Más del 60% de los miembros del Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría han renunciado a su cargo

Indignadas y un poco huérfanas. Así nos sentimos al leer el motivo por el que más del 60% de los miembros del Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría (AEPED), haciendo gala de su honradez y su ética, han decidido dejar el Comité.

Nurse the Baby poster by Erik Hans KrauseEl Comité de Lactancia de la AEPED lleva años apoyando a las madres que hemos optado por amamantar a nuestros hijos. Han puesto a disposición de quien lo necesite un foro en el que responden a multitud de dudas que se plantean las madres lactantes (también hay uno para profesionales). Publican de forma regular documentos con información relevante y de gran interés. Organizan congresos a los que invitan a pretigiosos ponentes y eventos que tienen gran repercusión mediática. En los grupos de apoyo, nos basamos en sus indicaciones cuando, atacadas y menoscabadas, tenemos que justificar nuestras lactancias, porque nos tildan de snobs, de excéntricas y tratan de convencernos de que total es lo mismo…

k

Años de trabajo, de dedicación en cuerpo y alma de los profesionales que componen este Comité, han sido menospreciados por la Asociación Española de Pediatría que no sólo ha pasado por encima de un trabajo de años, sino que ha cometido una falta muy grave al violar el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna.

La noticia nos llegaba a través de esta publicación en la Telasmoteca (la puedes ver aquí).

Por lo que comentan en ella, en la revista Anales Españoles de Pediatría, en su última edición, la AEPED ha dado su visto bueno a la publicidad engañosa de una leche de fórmula de inicio, violando de forma flagrante el artículo 7.2. del Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna que dice lo siguiente:

7.2 La información facilitada por los fabricantes y los distribuidores a los profesionales de la salud acerca de los productos comprendidos en las disposiciones del presente Código debe limitarse a datos científicos y objetivos y no llevará implícita ni suscitará la creencia de que la alimentación con biberón es equivalente o superior a la lactancia natural. Dicha información debe incluir asimismo los datos especificados en el párrafo 4.2.

680*420Como se puede ver en el anuncio, que no reproduciremos aquí, la información dada es totalmente sesgada. En él se da a entender que, en casos de cesárea, el alimentar a un bebé con esa leche de fórmula evita en un 46% el riesgo de infección gastrointestinal en el neonato. Obvian, de manera insultante, el papel protector de la leche materna en las infecciones gastrointestinales, entre otras. En concreto, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) Food and Agriculture Organization, en uno de sus documentos sobre lactancia materna, establece que:

el calostro y la leche materna tienen elementos anti infecciosos que ayudan a limitar las infecciones;

la alimentación con biberón aumenta el riesgo de infecciones por contaminación con organismos patógenos en la leche, la fórmula láctea y el agua que se usa en la preparación, así como los biberones, chupetes y otros artículos utilizados para la alimentación del niño;

Un caso de publicidad engañosa con todas las de la Ley. En Telasmos comentan que es denunciable ante Baby Milk Action. Añadimos que, según lo dispuesto en nuestro país en el artículo 9.2. del Real Decreto 867/2008, de 23 de mayo, por el que se aprueba la reglamentación técnico-sanitaria específica de los preparados para lactantes y de los preparados de continuación:

2. Los anuncios de los preparados para lactantes cumplirán las condiciones establecidas en los artículos 6.4.d); 7.b); 7.c) y 7.d) y contendrán únicamente información objetiva de carácter científico.

Tal información no deberá insinuar ni hacer creer que la alimentación con biberón es equivalente o superior a la lactancia materna.

Por lo tanto, según este mismo Real Decreto, existe en España un régimen sancionador que regula estas prácticas y que determina lo siguiente (artículo 15.2 del Real Decreto):

2. En particular, el incumplimiento de los preceptos referidos a etiquetado, información y publicidad de los productos contemplados en esta reglamentación técnico-sanitaria, tendrán la consideración de una infracción grave, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 35.B).1.º, de la Ley 14/1986, de 25 de abril.

Por otra parte, en nuestro país también contamos con una Ley General de Publicidad (Ley 34/1988, de 11 de noviembre, General de Publicidad) que regula la práctica publicitaria y define la publicidad ilícita en su artículo 3.d. de la siguiente manera:

d. La que infrinja lo dispuesto en la normativa que regule la publicidad de determinados productos, bienes, actividades o servicios.

Así que, indignadas es poco…

La AEPED en este caso nos ha echado un jarro de agua fría por encima. Prácticas ilegales en una institución que debe velar por la salud de nuestros hijos… ¿Hasta dónde pueden llegar? ¿Qué será lo siguiente?

Con una acción tan pusilánime han echado por la borda años de trabajo del Comité de Lactancia y años de voluntariado de las asociaciones. Cuando tratamos de informar al personal sanitario y a los pacientes sobre la alimentación óptima del lactante es mucho el esfuerzo para los resultados obtenidos. Mucha lucha contra titanes, pues un sanitario desinformado echa por tierra una labor informada de una asesora con una facilidad pasmosa. Hasta ahora contábamos con la AEPED para respaldarnos, pero vemos que los que la dirigen bien poco piensan en sus pacientes y en sus mismos compañeros del Comité de Lactancia. Consideramos un gesto de menosprecio abrumador el que han tenido con ellos.

Desde Sina nos posicionamos totalmente en contra de esta actuación de la AEPED y damos nuestro apoyo a todos los componentes del Comité de Lactancia, tanto a los que renuncian, como a los que se quedan.

m

Gracias, Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría por vuestra dedicación y vuestro apoyo.

m

Hoy nos sentimos un poco huérfanas, pero seguimos el camino que iniciamos hace años. Parece que hoy algunos miembros de la AEPED lo han hecho más escarpado, pero a las madres lactantes no hay obstáculo que se nos resista porque sabemos que podemos.

El gobierno sueco da un paso más en la reglamentación de la comercialización de leches de fórmula

La nueva ley, en preparación por el ministerio sueco de Asuntos Rurales, entrará en vigor a partir de agosto de 2013, y dará un paso más en la regulación de los sucedáneos de la leche materna. Se prohibirá la utilización de fotos de bebés en los envases y en la publicidad de las leches de fórmula, para evitar la idealización del uso del producto. Además, los envases deberán incluir un claro mensaje de advertencia en el que se informará de que los padres no deberían dar fórmula sin recomendación previa de un profesional. Cualquier indicación de que la fórmula pudiera ser mejor o incluso comparable a la leche materna será estrictamente prohibida.

Hace 30 años que el gobierno sueco y la industria alimentaria tienen un acuerdo de no publicitar activamente sucedáneos de leche materna, pero además, la nueva ley prohibirá explícitamente la entrega de muestras gratis o los descuentos en comercios. Se restringirá la publicación de anuncios de leches de fórmula y únicamente estará permitida en revistas científicas y publicaciones especializadas en cuidado infantil.

Suecia tiene uno de los porcentajes más elevados de madres que amamantan hasta los 6 meses; aún así, el gobierno promueve activamente la lactancia materna, apoyando las directivas de la OMS bajo el lema “breast is best” (el pecho es mejor).

Sin embargo, el de Suecia no es el único gobierno que promueve iniciativas de este tipo. El estado de Nueva York, a través del programa “Latch On NYC” (Engánchate NYC), prohíbe a los hospitales, desde septiembre de 2012, dar a las madres canastillas que contengan muestras de leche de fórmula. Además, recomienda al personal sanitario que cuando una madre mencione que quiere dar fórmula, intenten persuadirla para que trate de dar pecho, explicándole los riesgos de la lactancia artificial. De hecho, cuando una madre solicite leche artificial en el hospital, le harán firmar un documento similar al que se utiliza para administrar medicamentos. Esta iniciativa sigue la línea de otras similares llevadas a cabo en Rhode Island y Massachusets en 2011.

Fuentes:

http://www.thelocal.se/44294/2012110

http://www.huffingtonpost.com/2012/07/30/bloombergs-breast-feeding-latch-on-nyc-hospitals-hide-baby-formula_n_1718664.html