En respuesta al artículo de XL Semanal 17/08/2014

Asistimos horrorizadas al artículo que XL Semanal saca en portada con fecha 17/08/2014. Un artículo sin firma que se refiere a alimentación y salud. Entre sus “consejos” el número 15 que se titula “Dar el pecho, ¿hasta cuándo?”, indican con contundencia que “En realidad, no hay pruebas de que a partir del cuarto mes dar únicamente el pecho siga teniendo efectos beneficiosos para la salud de los niños” seguido por “Los expertos siguen debatiendo sobre si prolongar la lactancia al máximo podría ser incluso perjudicial para el pequeño, ya que, por ejemplo, retrasa su desvinculación de la madre”

Las redes sociales bullían con espanto comentando tamaños disparates (o intentando dejar comentarios en su página, que no nos ha resultado fácil). Adjetivos como vergonzoso, lamentable, poco profesional, sensacionalista, ignorante y demás adornan el pie del artículo, pero creemos que se quedan cortos.

Un artículo que pone al mismo nivel la lactancia materna y las patatas fritas de bolsa (que por cierto  anima a consumirlas porque “son mucho mejores que su fama”), que no cita referencias, que deja de lado que la lactancia materna es mucho más que un alimento y que es esencial para la salud del niño, no es solamente vergonzoso, es una acción que atenta contra la salud de la población más indefensa: los niños. XL Semanal no ha tenido problema en ir contra las recomendaciones de instituciones nacionales (Asociacion Española de Pediatria) e internacionales (OMS, Unicef), así como de cientos de estudios clínicos publicados en revistas científicas. No sólo atenta contra la salud pública, sino que se mete en temas de crianza, yendo en contra de teorías psicosociales refrendadas también por numerosos estudios.

Muchos estados hacen inversiones millonarias para fomentar la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses del bebé, y acompañada de otros alimentos hasta los 2 años o más, lo que recomiendan las autoridades de salud internacionales. XL Semanal sin embargo, de un plumazo, en 515 caracteres, se carga la labor de instituciones, profesionales de la salud, grupos de apoyo, y gran parte de la sociedad, que granito tras granito, apoyamos la lactancia materna  y la crianza con apego, como vías para mejorar nuestra sociedad y el mundo.

Photo Marianne Oosterom-Creative CommonsLamentablemente ya estamos viendo las víctimas de su atentado. Algunas madres que acuden a nuestros grupos de apoyo nos han comentado que han recibido comentarios por parte de bienintencionados familiares que leyeron el articulo de XL Semanal diciendo “¿Ves? estás perjudicando a tu niño amamantándolo más de 4 meses”. Imaginad el resultado que puede tener en mamás menos informadas o apoyadas.

¿Cómo puede ser que esto esté permitido? Las autoridades de salud deberían tomar medidas. Es inaceptable que un medio irresponsable atente contra la salud pública sin tener consecuencias.

Esperamos rectificación inmediata por parte de XL Semanal, que se disculpen e informen correctamente acerca de los perjuicios de abandonar la lactancia materna tempranamente. Y nos gustaría que las autoridades de salud tuviesen una labor de control activa sobre este tipo de acciones irresponsables.

Oxitocina intraparto y lactancia

Queremos agradecer a Ibone Olza que nos haya autorizado a publicar su artículo en el blog de Sina. Os dejamos el enlace a la fuente original: Oxitocina intraparto y lactancia.

Hace años, cuando comencé a indagar sobre los efectos de la oxitocina sintética me llevé dos sorpresas. La primera fue comprobar que la oxitocina tiene efectos a nivel de sistema nervioso central muchísimo más importantes de lo que yo pensaba. De hecho se le llama la hormona facilitadora de la vida porque interviene en funciones vitales modulándolas.

La segunda fue comprobar que hay una enorme cantidad de investigaciones en animales que señalan que la manipulación con oxitocina sintética en el momento del parto puede alterar de por vida la conducta social, parental y sexual de diversos mamíferos. Y sin embargo se utiliza masivamente en los partos sin que se haya estudiado los posibles efectos en los recién nacidos, como si fuera inocua.


Compartí mi preocupación con varios colegas investigadores pediatras y obstetras y formamos un pequeño y humilde grupo de investigación, al que se sumaron matronas y enfermeras. Durante los tres últimos años nos hemos dedicado a investigar por amor al arte, con mucha ilusión y esfuerzo. Los primeros resultados que hemos obtenido apuntan hacia que la oxitocina sintética administrada intraparto puede llegar al cerebro del bebé e interferir muy negativamente en la lactancia.


Los resultados del estudio piloto los publicamos ahora en Acta Pediátrica, (aquí se puede ver)estamos embarcados en un estudio bastante más amplio. Habrá que ver si se confirman o no, ya que de momento solo es eso, un piloto con una pequeña muestra. Pero de confirmarse tal vez nos permitiría comprender porque muchas madres no consiguen amamantar a pesar de su esfuerzo y deseo. Mi intuición es que la oxitocina intraparto afecta severamente a la lactancia, tanto en la madre como en el bebé, y quien sabe si afecta a muchas otras funciones o no.
Tendremos que seguir investigando.

Ibone Olza
Psiquiatra infanto-juvenil y perinatal
Profesora de la UAM
Investigadora y escritora
Co-autora de “¿Nacer por cesárea?”
Co-fundadora del foro Apoyocesáreas
Y, sobretodo, madre de tres preciosos hijos

Publicado por Ibone Olza en http://iboneolza.wordpress.com/