Sina con la investigación en lactancia materna (III)

Dolores Silvestre Castelló, profesora de Nutrición de la Universidad CEU-Cardenal Herrera, en Valencia, ha participado en diversos estudios colaborativos de investigación sobre la leche materna, en particular sobre su composición, propiedades funcionales, manipulación, almacenamiento y uso en bancos de leche.
Desde el Blog de SINA queremos saber más, por lo que la hemos entrevistado.

 

Well cell culture platesSINA: Profesora Silvestre, cuéntenos, por favor, cómo se conforma su grupo de investigación en el CEU, con qué otros grupos científicos colabora y cuáles son sus principales líneas generales de investigación en lo que concierne a la leche materna (LM).

PROF.ª SILVESTRE: En el grupo de investigación sobre leche humana (LH) de la CEU-UCH participamos investigadoras de la universidad expertas en diferentes áreas como microbiología, fisiología, nutrición, centrando nuestra experiencia en el estudio conjunto y global de la leche. Así mismo, colaboramos estrechamente con profesionales clínicos de nuestra ciudad que desempeñan su labor en centros de salud y hospitales (pediatras, matronas, enfermeras). Es especialmente importante para nosotras la colaboración con los profesionales responsables del Banco de Leche Humana del Hospital la Fe de Valencia; participar con ellos nos permite no sólo las muestras para realizar los ensayos sino también, al contar con su experiencia, podemos disponer de una visión práctica en el conocimiento, uso y prioridades de la LH, facilitándonos establecer las líneas más idóneas en nuestras investigaciones y la correcta interpretación de los resultados que obtenemos. En nuestro historial investigador hemos colaborado con otros grupos, como el Banco de Leche de les Illes Balears, la Universidad de Valencia, el Hospital Clínico Universitario de Valencia, El Centro de Salud de Moncada y el de Meliana, y la Universidad de Salamanca.

Las principales líneas de trabajo versan sobre las diferentes propiedades nutricionales y funcionales de la LH, valorando su estabilidad durante la manipulación de la leche previa a la ingesta. Tratamos de establecer cuáles son las condiciones de manejo que preservan mejor sus cualidades, tanto para el uso casero de la LM, como para su empleo en los bancos de leche, con el fin de aportar datos que permitan establecer un óptimo protocolo para su empleo cuando se deba recurrir a la extracción y almacenamiento antes de su consumo.

SINA: ¿Por qué considera importante la investigación en lactancia materna?

PROF.ª SILVESTRE: En la actualidad no se conoce con exactitud cuáles son todos los componentes funcionales de la LM responsables del efecto protector para el lactante y permiten su óptimo crecimiento y desarrollo. En mi opinión, la importancia de investigar en LH podemos basarla en tres puntos:

  1. La preferencia de la LH como alimento óptimo para el lactante se basa, no sólo en sus propiedades nutricionales, sino en sus propiedades funcionales que proporcionan al lactante un óptimo crecimiento y desarrollo a la vez que protección y un mejor sistema inmunológico. En la actualidad, se conocen bien estas propiedades, pero no siempre la identidad de los componentes que las proporcionan.
  2. Es importante conocer con exactitud la composición de la LH para que pueda servir de referencia en la elaboración de alimentos artificiales para el lactante como alternativa para su alimentación cuando todas las demás opciones se ven impedidas. Y, como hemos comentado anteriormente, hay grandes lagunas en relación a los componentes funcionales de la LH, por lo que actualmente la alimentación con leche artificial dista enormemente de la alimentación natural con LM.
  3. La OMS valora la LH de banco de leche, como la mejor alternativa para la alimentación del lactante cuando no es posible el uso de la leche materna. Esta recomendación es especialmente importante en lactantes vulnerables, por ello la implantación de los bancos de leche está viviendo un creciente aumento en todos los países desarrollados. Con el fin de que en el uso de la leche de banco las propiedades funcionales de la leche queden preservadas al máximo, es interesante conocer la estabilidad de los componentes de la leche frente a cada uno de los pasos que comprende su manipulación. En base a ello, se explica el interés que puede tener la investigación en conocer lo más exactamente posible la composición de la LH, el efecto de estos componentes para el lactante, y su estabilidad durante el manejo de la leche.

SINA: ¿Qué es lo que han investigado con respecto a la conservación de la LM en los bancos de leche?

PROF.ª SILVESTRE: Los estudios que hemos llevado a cabo hasta ahora los hemos centrado, principalmente, en dos propiedades funcionales de la LH: el poder antioxidante, que le capacita para inactivar la acción dañina de los radicales libres; y la capacidad bactericida capaz de impedir el crecimiento de bacterias patógenas y con ello proteger frente a las infecciones que causan. Así mismo, hemos estudiado algunas de las propiedades nutricionales: la calidad proteica y la fracción lipídica. En todos los casos, estudiamos su estabilidad en los siguientes pasos: la conservación por calor, probando diferentes condiciones de tiempo/temperatura; y el almacenamiento en frío, estudiando condiciones de refrigeración y/o congelación, ambos durante distintos tiempos. Vimos que la estabilidad de cada propiedad es diferente, en las diferentes condiciones aplicadas en cada etapa. Por tratar de resumir las principales conclusiones, yo las centraría en: proponer la pasteurización a alta temperatura y corto tiempo (la empleada de forma habitual en la empresa láctea) como una buena alternativa en el uso de bancos de leche; y, respecto al almacenamiento de la leche, según el tiempo de almacenamiento previsto, deberá seleccionarse un método u otro. Parece recomendable emplear la refrigeración para cortos tiempos, inferiores a 48 horas, mientras que en almacenamientos más largos, la congelación es mejor, porque mantiene mejor la calidad funcional de la leche en las propiedades valoradas. Los resultados de los estudios comparativos de la congelación a diferentes temperaturas, mostraron que la congelación a -80ºC preserva mejor las propiedades antioxidantes, aunque no hemos realizado todavía el estudio en relación a la capacidad bactericida; este dato, obviamente, tiene interés exclusivo para bancos de leche, no para el uso casero ya esta temperatura no es propia de los congeladores habituales.

La refrigeración a 4ºC durante 48hs y la congelación a -20º durante 1 mes son condiciones óptimas de conservación de la LM madura, que no sufrirá cambios significativos en su perfil lipídico, ya que preservan el contenido de tocoferoles (antioxidantes) y de ácidos grados.

Stability of fatty acids and tocopherols during cold storage of human milk” International Dairy Journal 27 (2012) 22-26

SINA : ¿Qué repercusiones prácticas tienen estos descubrimientos?

PROF.ª SILVESTRE: La repercusión práctica de nuestros trabajos tiene una proyección clínica, por lo que pueda aconsejar sobre el manejo de la leche materna en el BLH; y también para las madres lactantes dado que algunas de las condiciones que hemos valorado son habituales en la rutina de la lactancia. Así por ejemplo, yo me mostraría reticente a mantener la leche almacenada durante largos periodos, procurando que fueran lo más breves posibles. Si la mujer sigue lactando, no parece recomendable utilizar leche congelada 1 y 2 meses, si la tiene accesible más reciente.

SINA:  ¿Qué implicaciones tiene a nivel doméstico, de una mamá extrayéndose y conservando su leche? ¿Qué recomendaciones le podría dar?

PROF.ª SILVESTRE: Yo creo que la información que las madres puedan obtener de nuestros estudios, y su aplicación en la mejora de su lactancia, proporcionan a nuestro trabajo un valor humano, no sólo científico, muy gratificante. Me gustaría aprovechar esta oportunidad para insistir a las mujeres lactantes y a las potencialmente lactantes, que el empleo de su leche para alimentar a su hijo es la mejor decisión que puede tomar y que los innumerables beneficios que le proporcionan justifica los esfuerzos iniciales que pueda requerir. Yo creo que, los principales beneficios que conlleva el amamantamiento son los que no se “ven” de forma inmediata; no es el ahorro económico, la facilidad en la rutina, la satisfacción afectiva, etc., que también lo son, sino la seguridad de que, con la leche materna, el lactante va a conseguir lo mejor para su crecimiento, desarrollo y maduración , en esta etapa tan vulnerable y, además, va a estar fortaleciendo sus propiedades defensivas,  disminuyendo el riesgo de enfermar por numerosas causas habituales en esta edad.

Por ello, les invito a que empleen los recursos disponibles para facilitar y prolongar su lactancia  en lo posible, incluso cuando han de incorporarse al trabajo o deben distanciarse de su hijo. La extracción y almacenamiento de la leche facilita enormemente esta decisión. Para logarlo de forma óptima les puede ser de gran ayuda asistir a los numerosos talleres de lactancia y/o asociaciones que se ofrecen en Centros de Salud y otros Centros, en dónde se les enseñan los trucos y recursos más favorables para ellas y para el buen empleo de la leche.

Por otra parte, creo que ésta es una buena ocasión para difundir el enorme interés que los Bancos de Leche tienen en el óptimo cuidado de los lactantes más vulnerables como los grandes prematuros, los de bajo peso y otros neonatos, que necesitan de forma especial la ayuda que la leche materna les puede proporcionar, cuando no tienen acceso a la leche de su madre.

Para el funcionamiento de un BLH , la primera necesidad que debe cubrirse es la disponibilidad en suficiente cantidad de leche de donantes, por ello es muy importante que las mujeres lactantes tengan la generosidad de disponer de parte de su leche para donarla al BLH y permitir que sus beneficios sean accesibles a otros niños.

SINA:  Sabemos que también han investigado acerca de la evolución de la composición de la leche materna, en particular elementos traza como el zinc, cobre y hierro, que nos podrías comentar al respecto?

PROF.ª SILVESTRE: En efecto, estos estudios constituyeron el contenido de mi tesis doctoral, leída en 1998. Fue mi primera aproximación al estudio de la leche materna y desde entonces, lo cierto, es que siempre he mantenido este tema como objeto de mi actividad investigadora. El objetivo de aquel trabajo incluía una perspectiva más analítica: la optimización de métodos suficientemente sensibles para medir concentraciones tan bajas en leche materna, y la cuantificación en un elevado número de muestras, así como la valoración de los factores que podían explicar la alta variabilidad en la concentración de estos minerales encontrada en la bibliografía, de estos factores, la etapa de lactancia se mostró como muy significativo. El avance de la lactancia conllevaba un descenso muy acusado en la concentración de estos componentes.

El trabajo se realizó en colaboración entre la Universidad de Valencia, bajo la dirección de la Dra. Mª Jesús Lagarda y el Hospital Clínico Universitario de Valencia, bajo la codirección de la Dra. Cecilia Martínez-Costa, ambas me inculcaron el “gusanillo” de la investigación y me descubrieron el apasionante campo de la leche materna, no hubiera podido tener mejores directoras!

SINA:  ¿Cuáles son los siguientes pasos en sus investigaciones?

PROF.ª SILVESTRE: En la actualidad estamos estudiando la liofilización de la leche como técnica para su conservación, Los primeros resultados parecen interesantes y estamos trabajando de lleno en ultimar la parte experimental y extraer las pertinentes conclusiones para su publicación.

 

Muchas gracias Profesora Silvestre por su aportación y el tiempo que nos ha dedicado.

Una nueva investigación revela el importante papel de la insulina en la fabricación de la leche materna

publicado en: Leche materna | 0

Lo observado por un grupo de investigadores liderado por el Cincinnati Children’s Hospital Medical Center y la Universidad de California (ambos en EEUU) arroja nuevos datos nunca antes considerados. Según lo publicado en la revista PlosOne, el estudio llevado a cabo por este equipo viene a mostrar que la insulina tiene un papel importante en la producción de leche materna.

Amamantar a un bebé es algo que el 99% de las mujeres puede hacer; sólo algunas patologías impiden lactar a un bebé y, muchas veces, con apoyo y un tratamiento, pueden superarse los problemas derivados de estas situaciones.

En una investigación anterior, Laurie A. Nommsen-Rivers, científica del hospital estadounidense y autora principal del estudio, mostró como a las madres con indicios de diabetes –sobrepeso, avanzada edad maternal o exceso de peso del bebé–, les llevaba más tiempo el empezar a generar leche, lo que sugería una influencia negativa de una mala regulación de la insulina.

File:Insulin.jpg
Insulina

Los nuevos resultados concluyen que la glándula mamaria es mucho más susceptible a la insulina durante el proceso de lactancia.

Los investigadores, utilizando un método no invasivo, capturaron ácido ribonucléico (ARN) de la glándula mamaria. lo que les permitió crear la primera biblioteca accesible públicamente de genes expresados en la glándula mamaria basada en la tecnología de secuenciación de ARN. Los científicos descubrieron una activación y desactivación orquestada de varios genes que facilita que las glándulas mamarias pasen de segregar pequeñas cantidades de calostro en los primeros días tras el parto a una abundante producción de leche madura después. En particular, los autores estudiaron el gen Protein Tyrosine Phosphatase Receptor Type (PTPRF), que suprime las señales intracelulares que se activan por unión a su receptor en la superficie celular de insulina, y observaron que puede actuar como biomarcador que relaciona la resistencia a la insulina con la baja producción de leche.

Laurie A. Nommsen-Rivers afirma que el mejor método para combatir esta patología es el preventivo, como son las modificaciones en la dieta y el ejercicio, pues, según argumentó, “son más poderosos que cualquier otro medicamento”.

y

Fuentes:

Artículo PlosOne: http://www.plosone.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pone.0067531

Noticia agencia EFE: http://m.europapress.es/salud/noticia-revelan-importante-papel-insulina-fabricacion-leche-materna-20130706130904.html

Sina con la investigación en lactancia materna (II)

publicado en: Leche materna, Parto / embarazo | 0
El pasado 21 de enero, nos hacíamos eco en esta entrada de una investigación llevada a cabo por el Instituto de Agroquímica y Tecnología de los Alimentos (IATA-CSIC) y el Centro Superior de Investigación en Salud Pública (CSISP-GVA) sobre la diversidad de bacterias presentes en la leche materna y de cómo el tipo de parto podía influir en esta composición.

Desde Sina, interesadas por este tema, hemos contactado con la Dra. Maria Carmen Collado del Departamento de Biotecnología, del IATA-CSIC, que, muy amablemente, nos ha hecho llegar un resumen que ha redactado para nosotras sobre esta investigación. Desde Sina le agradecemos enormemente su colaboración y animamos a los investigadores españoles a que sigan trabajando en temas tan interesantes y de tanta proyección.

h

k
ANTECEDENTES Y ESTADO ACTUAL

La microbiota del bebé incluye diversas especies bacterianas que llevan a cabo un amplio espectro de actividades relacionadas con la nutrición, metabolismo y estimulación del sistema inmune. Por tanto, las bacterias que van colonizando al recién nacido afectan a su desarrollo durante las distintas etapas el crecimiento y están influenciadas por diversos factores tales como la flora de la madre, alimentación durante el embarazo, tipo de parto, dieta del bebé (lactancia materna o fórmula) e higiene. En la actualidad, la práctica totalidad de entidades científicas reconocen la leche materna como el alimento de elección que debe suministrarse de forma exclusiva a los lactantes durante el primer semestre de vida.

Human Breastmilk - Foremilk and Hindmilk
Leche materna del principio y del final de la toma.
La leche materna es un fluido biológico complejo y vivo que se adapta a los requerimientos nutricionales e inmunológicos del bebé a lo largo de la lactancia, en función de sus necesidades energéticas y del desarrollo. La leche materna, además de los componentes nutritivos, contiene componentes inmunológicos, oligosacáridos y microorganismos que influyen decisivamente en el desarrollo de la flora intestinal.La leche humana es considerada uno de los factores clave en la iniciación y el desarrollo de la flora del recién nacido; sin embargo, su composición, así como el papel biológico de estas bacterias en el niño permanecen desconocidos. Uno de los grandes problemas para estudiar estas bacterias es que muchas de ellas no se pueden cultivar en el laboratorio, por lo que se han empezado a utilizar nuevas técnicas de estudio basadas en el ADN.

 

NOVEDAD

Este trabajo ha sido uno de los pioneros a nivel mundial en el empleo de técnicas genómicas basadas en la secuenciación masiva del ADN para caracterizar el conjunto de bacterias (o “microbioma”) presente en la leche materna y además, proporcionar información sobre la influencia de ciertas variables perinatales y postnatales en la diversidad microbiana presente en la leche materna y que afectarían a la colonización microbiana del niño.

 

HALLAZGOS
Colostrum vs breastmilk
Calostro vs. leche madura
Este trabajo ha sido uno de los primeros en describir la diversidad microbiana mediante la técnica de pirosecuenciación en muestras de calostro y leche madura correspondientes a 1 y 6 meses de lactancia materna. Se observó una mayor diversidad bacteriana de la inicialmente pensada (aproximadamente más de 700 especies) y los géneros bacterianos predominantes se corresponden con Weisella, Leuconostoc, Staphylococcus, Streptococcus y Lactococcus, mientras que en las muestras leche madura de 1 a 6 meses se observó la aparición de bacterias típicas de la cavidad bucal como Veillonella, Leptotrichia y Prevotella. Estos resultados sugieren un contacto directo entre la microbiota de la madre y la microbiota oral en desarrollo del neonato.

El índice de masa corporal (IMC) materno, así como la ganancia de peso durante el embarazo también influyeron en la composición de las bacterias de la leche materna. Las mujeres con sobrepeso y con ganancia excesiva de peso durante el embarazo presentaron una composición microbiana distinta y una menor diversidad bacteriana comparada con aquellas madres con normopeso y ganancia adecuada de peso. El tipo de parto fue otra variable con gran impacto en el microbioma de la leche materna. Observamos diferencias en la composición bacteriana en aquellas mujeres con parto vaginal comparadas con las mujeres con cesáreas, que mostraron una menor diversidad bacteriana así como menores niveles de las bacterias Leuconostocaceae y mayores niveles de Carnobacteriaceae. La leche materna de las mujeres con cesáreas no-electivas (no-programadas) presentaron una composición bacteriana muy similar a aquellas mujeres con partos vaginales en comparación con las mujeres con cesáreas electivas o programadas que presentaron una composición diferente así como una menor diversidad bacteriana.

 

IMPLICACIONES

Estos resultados sugieren que la falta de señales y/o estrés fisiológico así como de las señales hormonales propias del trabajo de parto podrían influenciar de manera significativa en la composición y diversidad microbiana de la leche materna, cuyas consecuencias en la salud del bebé deben estudiarse. Dado que las bacterias presentes en la leche materna representan una de los primeros contactos con los microorganismos que colonizan nuestro tracto gastrointestinal, nuestros datos remarcan la necesidad de entender el papel biológico que el microbioma de la leche materna podría ejercer en el ser humano.

 

APLICACIONES DE FUTURO

Trabajando en determinar si el papel de las bacterias presentes en la leche materna es metabólico (ayudar al lactante a digerir la leche) o inmunitario (ayudar al cuerpo a distinguir los organismos beneficiosos y las células de nuestro cuerpo de los organismos extraños), ambos o algunas más. Para abordar este gran objetivo, hay que tener en cuenta la gran variabilidad interindividual, y que la leche de cada mujer tiene una composición bacteriana única.

 

Trabajo realizado por la Dra. Maria Carmen Collado del Dept. Biotecnologia, del IATA-CSIC en colaboración con el Dr. Alex Mira del Dept. Genomica y Salud del CSISP-GVA.

Lactancia materna y caries

Os hacemos llegar un nuevo artículo de la Dra. Irene Iglesias, odontóloga que tuvimos la oportunidad de escuchar el pasado 17 de noviembre de 2012 en la charla que organizamos con ella sobre Odontopediatría y Lactancia y que, además, publicó en diciembre de 2011, en nuestra web, una entrada sobre caries del biberón (que puedes consultar aquí).

 

LACTANCIA MATERNA Y CARIES

 

Todos sabemos de los beneficios de la LM para la salud del niño, de la prevención de muchas enfermedades (diabetes, obesidad, asma…), además de la sensación de afecto y protección que proporciona al niño. También conocemos los beneficios sobre la madre, ya desde el mismo momento del parto pero también a largo plazo.

La OMS recomienda amamantar mínimo 6 meses y hasta los dos años, pudiendo prolongar la lactancia cuanto deseen madre e hijo.

Sin embargo, muchos profesionales consideran que las caries infantiles se deben a la “lactancia prolongada”, haciendo creer que esto es una moda, y que propicia el desarrollo de las caries de la infancia temprana. Muchos, de hecho, confunden caries de la infancia temprana con “caries del biberón” y para ellos es exactamente igual amamantar que dar el biberón.  Vuelven la vista hacia el hecho de que el destete natural en la especie humana ocurre entre los 2 y los 7 años, y que todo lo que sea destetar antes de los dos años es un destete precoz. ¿Podría ser que en esta ocasión la naturaleza se haya equivocado? ¿Podría ser que la naturaleza provea de dientes a los niños y sin embargo la LM los destruya poniendo en riesgo la salud y la vida de los niños?

Fijémonos en los animales: ¿hasta cuándo maman los animales? En su ambiente natural hasta que les parece oportuno. ¿Tienen caries los cachorros? No. Los veterinarios ven caries en animales cuya dieta se ha “humanizado”, con dueños que les proporcionan alimentos que no son propios para animales

y

Hablemos de las caries.

Para encontrar una respuesta, veamos qué son las caries: llamamos caries al proceso destructivo del diente que tiene lugar como consecuencia de la desmineralización de la superficie dental. Esta desmineralización ocurre debido a que las bacterias se alimentan de los restos de glucosa que se quedan depositados sobre la superficie dental. Las bacterias metabolizan la glucosa y como producto eliminan ácidos, que son los que van destruyendo el esmalte, primero produciendo una mancha blanca, que se puede remineralizar, y luego penetrando ya en el diente. Por tanto para que haya caries tienen que concurrir varios factores:

  • Que haya dientes: cuando aún no ha erupcionado ningún diente no se puede producir una caries. Aún así se insiste en que se limpien las encías con una gasita.
Streptococcus mutans, uno de los microorganismos de la placa dentobacteriana
  • Que haya bacterias: sólo con que haya azúcar pegado en los dientes no se provoca caries. A un diente sumergido en un azucarero no le pasa nada. Pero las bacterias están, y no aparecen por generación espontánea: ¿de dónde proceden las bacterias que inician y hacen que progresen las caries? Pues de la madre y de los cuidadores: el hecho de probar la comida nosotros primero antes de dársela al bebé, el soplar la comida para que no queme y el dar besos en la boca al niño, sobre todo si la madre ha tenido o tiene caries activas en el último año está demostrado que es un factor de ALTO riesgo para la aparición de caries en niños menores de 3 años, ya que inoculamos involuntariamente las bacterias en la boca del niño. Por otra parte, las bacterias sobreviven de los azúcares que introducimos en la dieta: nuestra dieta actual está plagada de azúcares refinados que ni nos damos cuenta que comemos. Los alimentos con más de un 14% de azúcar son de ALTO riesgo de caries. Cuando un niño empieza con la AC ¿qué comenzamos a ofrecerle? Normalmente plátano, papillas, galletas, zumos. Todos estos son alimentos de alto riesgo. Los dientes recién erupcionados tienen el esmalte aún sin terminar de mineralizar, por tanto son mucho más susceptibles a los ácidos. En ese momento precisamente es cuando más debemos evitar el contacto directo con sustancia azucaradas como zumos.
  • El tiempo durante el cual las bacterias están adheridas al diente es fundamental: no es lo mismo comer un donuts y luego un puñado de frutos secos que al revés. Los alimentos duros realizan una labor de arrastre y ayudan, junto con la saliva, a eliminar los restos más pegajosos. Terminar de comer con un pedazo de tarta no es lo mismo que con un trozo de queso. De la misma manera, no es lo mismo que el ataque de las bacterias tenga lugar 5 veces al día que 17. El tiempo en el que el riesgo es mayor son los primeros veinte minutos tras haber comido. En esos primeros  minutos es cuando hay que lavarse los dientes. Pero la frecuencia con la que nos expongamos al riesgo es importante, así como el tiempo de contacto, aumentado en alimentos más pegajosos.
  • Y, finalmente, los factores de resistencia individual del paciente como la cantidad de saliva (reducida en ciertas enfermedades, o con el uso de medicamentos como corticoides comúnmente utilizados para el asma), un esmalte deficiente de forma congénita, una anatomía irregular de la superficie dental y otras circunstancias individuales pueden predisponer al niño a tener más caries. Aquí la higiene dental, el aporte de flúor y la conveniencia o no de colocar selladores oclusales juegan el papel más importante, pues estas medidas está demostrado que disminuyen drásticamente el número de caries presentes.

y

Entonces, ¿qué papel juega en todo esto la LM?

Vamos a ver qué factores juegan a favor de la LM en cuanto a la boca:

  • Al mamar el niño aprende a respirar por la nariz, lo que hace que se estimule el crecimiento del tercio medio de la cara.
  • File:Breastfeeding.gifLa lactancia hace que al mamar la mandíbula se desplace hacia atrás y adelante, disminuyendo el retrognatismo mandibular fisiológico del recién nacido.
  • Los bebés cuanto más tiempo son amamantados menos se chupan el dedo o recurren a chupetes: hay una relación inversa entre el tiempo de lactancia y los hábitos bucales nocivos.
  • El bebé es capaz de controlar la longitud del pezón, su flexibilidad y el flujo de líquido, cosa que no puede hacer con tetinas ni chupetes.

Y concretamente, en cuanto a la caries:

  • El pezón se coloca al final de la boca, en el límite entre paladar duro y paladar blando. No toca los dientes, cosa que sí sucede con los biberones. 
  • Si el pezón no es ordeñado no sale leche de forma continua. Aunque el bebé se duerma con el pezón en la boca, la leche no sigue saliendo. No se queda leche desbordando la boca. En el mismo acto en que el pezón se exprime, la leche es ingerida. Con el biberón sí existe ese riesgo, y de hecho es el mayor peligro
  • La lactosa es el azúcar que tiene la leche. Este azúcar se metaboliza en los dos monosacáridos que lo componen gracias a la lactasa, una enzima que se sintetiza en el intestino delgado. De esta forma en la boca no hay glucosa, las bacterias no obtienen glucosa de la lactosa en la boca, sino que la obtienen de otros azúcares como la fructosa. El riesgo pues es debido a la alimentación complementaria, no a la LM. En cualquiera de los casos, la lactosa es el azúcar menos cariogénico que existe.
  • La leche materna contiene enzimas e inmunoglobulinas que inhiben el crecimiento de las bacterias que producen caries así que, de hecho, la leche materna previene la caries.
  • La leche materna en realidad hace que se deposite calcio y fósforo en el esmalte. No causa una disminución significativa en el pH, al contrario de lo que piensan muchos dentistas. La leche humana no es cariogénica a menos que haya algún otro azúcar fermentable introducido por la dieta.

En un paciente que no mama, y más en los niños, el ver que el niño está “todo el día” comiendo induce a pensar que está sufriendo un ataque ácido detrás de otro. Al dormir disminuye la producción de saliva con lo cual el arrastre de restos de comida se reduce al mínimo, y de hecho cualquier resto se queda adherido al diente hasta la mañana siguiente. Esto supone aumentar muchísimo el riesgo de caries. El niño que se duerme sin cepillarse los dientes es el perfecto candidato para tener caries.  El dentista siempre ha de insistir en que hay que cepillarse los dientes antes de irse a dormir, tanto niños como adultos. Pero el niño que mama es diferente. No es un adulto chiquitito. No funciona igual. No es extrapolable. Si simplemente el único cambio en la conducta de la madre y el niño es suspender la lactancia, no va a mejorar ni a disminuir el riesgo de caries. Mamar por la noche no supone de ninguna manera el mismo riesgo que dejar el biberón colgado de la boca del niño por la noche.

y

Entonces ¿Por qué me hijo tiene caries? ¿Qué puedo hacer ahora?

Las caries aparecen porque el equilibrio entre desmineralización y remineralización se ha roto. La boca se ha convertido en un entorno ácido.  Hay que ver por qué. Hay que estudiar qué come el niño, cada cuánto, cómo están las bocas de sus padres y cuidadores, si come alimentos protectores contra la caries o no, y en cuyo caso introducirlos. Comprobar que la higiene bucal es buena y si es necesario aportar flúor en la pasta de dientes o en barnices o como sea mejor para él. Hay que estudiar muy pormenorizadamente todos los hábitos. Y mamar no es un hábito. Ni bueno ni malo. Mamar es una necesidad. Cuando se hayan controlado todos los factores externos anteriormente comentados, nos daremos cuenta que la LM no juega un papel decisivo en el inicio ni el desarrollo de las caries.

Es importante ser conscientes de que un niño con caries de aparición temprana (las que aparecen en menores de 3 años) es un niño con alto riesgo de caries, es decir, con riesgo de tener tres o más lesiones cariosas al año. Pero es más importante aún cuidar las piezas que no tienen caries, y de hecho eso es lo más fundamental, crear un entorno en la boca que permita que el resto de piezas libres de caries, incluyendo las que aún no han erupcionado, las definitivas, sigan libres de caries.

y

Irene Iglesias Rubio

Odontóloga (nº Col. 40005606)

 

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA:

  • Ramos-Gomez FJ, Weintraub JA, Gansky SA, Hoover CI, Featherstone JD. Bacterial, behavioral and environmental factors associated with early childhood caries.J Clin Pedi Dent 2002;26(2):165-73
  • Brambilla E, Felloni A, Gagliani M, Malerba A, García-Godoy F, Strohmenger L. Caries prevention during pregnancy: Results of a 30-month study. J Am Dent Assoc 1998;129(7):871-7.
  • Ercan E, Dulgergil CT, Yildirim I, Dalli M. Prevention of maternal bacterial transmission on children’s dental caries development; 4-year results of a pilot study in a rural child population. Arch Oral Biol 2007;52(8):748-52.
  • Isokangas P, Söderling E, Pienihäkkinen K, Alanen P. Occurrence of dental decay in children after maternal consumption of xylitol chewing gum: A follow-up from 0 to 5 years of age. J Dent Res 2000;79(11):1885-9.
  • Köhler B, Andréen I, Jonsson B. The effects of caries preventive measures in mothers on dental caries and the oral presence of the bacteria Streptococcus mutans and lactobacilli in their children. rch Oral Biol 1984;29(11):879-83.
  • Erickson PR, Mazhari E. Investigation of the role of human breast milk in caries development. Pediatr Dent 1999;21(2):86-90
  • Reisine S, Douglass JM. Psychosocial and behavioral issues in early childhood caries. Comm Dent Oral Epidem 1998;26(suppl 1):32-44.

 

 

 

La leche materna reduce la resistencia de las bacterias a los antibióticos

Según una investigación publicada este miércoles en Plos One, una de las proteínas presentes en la leche materna, la conocida por el acrónimo HAMLET (Human Alpha-Lactalbumin Made Lethal to Tumoral Cells) ha mostrado ser capaz de aumentar la sensibilidad de las bacterias a algunos antibióticos.

Cada vez son más los estudios que arrojan nuevos datos sobre la composición de la leche materna y muestran lo que ya sabía la humanidad desde siempre: la leche materna es el alimento óptimo y natural para el lactante humano. Como sabéis, los sucedáneos de la leche materna han sido creados para los casos reales en los que el bebé no puede ser alimentado con leche de su madre (en torno al 1% de las madres tiene hipogalactia verdadera) o de donante, ya que el 99% de las madres es capaz, con apoyo e información, de llevar a cabo una lactancia exitosa.

Al compartir con nuestros seguidores este nuevo descubrimiento, no queremos demostrar la superioridad de la leche materna sobre otras leches artificiales destinadas a alimentar a los lactantes, ni siquiera sus ventajas sobre otros sucedáneos. Lo que queremos es compartir nuestros conocimientos y seguir asombrándonos con vosotros por cómo la naturaleza ha sido capaz de crear algo tan maravilloso.

Una de las grandes preocupaciones en el mundo de la medicina es el hecho de que las bacterias van haciéndose, con el paso del tiempo, más resistentes a los antibióticos, lo que nos deja en una situación cada vez más vulnerable. Frente a esto, la leche materna, no sólo prepara a nuestro organismo y lo deja más protegido frente al ataque de virus y bacterias, sino que, en caso de agresión, según esta nueva investigación, la proteína HAMLET hace que algunas bacterias se vuelvan más sensibles a antibióticos (como la penicilina o la eritromicina) a los que habían sido resistentes con anterioridad.

File:Methicillin-resistant Staphylococcus aureus (MRSA) Bacteria.jpg
Staphylococcus aureus resistente a meticilina

Y, no sólo eso, además, según declaraciones de Anders Hakansson, investigador principal y profesor asistente de Microbiología e Inmunología en la Universidad de Buffalo (Estados Unidos), a Europa Press: “HAMLET tiene el potencial de reducir las concentraciones de los antibióticos que tenemos que utilizar para luchar contra las infecciones y nos permite usar de nuevo antibióticos bien establecidos contra las cepas resistentes“. En concreto, lo que se observó fue el aumento de la sensibilidad de Staphylococcus aureus resistente a meticilina, cuyas siglas son MRSA, (responsable de infecciones como la infección nosocomial, cuya manifestación más grave es la neumonía nosocomial) y de Streptococcus pneumoniae (el neumococo es un patógeno casi exclusivamente humano causante de un gran número de infecciones como la neumonía, sinusitis, o peritonitis, entre otras, y de procesos invasivos severos como la meningitis o la sepsis) a la meticilina y otros antibióticos.

Si queréis acceder al estudio publicado, no tenéis más que visitar este enlace.

Otras fuentes:

Europa Press

Leche materna y contaminación ambiental

Hace unos días nos desayunamos con un nuevo descubrimiento en la red. No era el resultado de ninguna investigación, sino un artículo de un diario basado en las erróneas conclusiones que su autor ha sacado a raíz de la publicación de un estudio científico.
Pero no sólo el artículo del diario es un cúmulo de despropósitos y errores de interpretación, sino que su titular lleva a un alarmismo sin fundamento.
Ahora viene la adivinanza: ¿a qué afectaba este artículo? Pues, sí, lo habéis adivinado, ¡a la lactancia materna!
Así que vamos a empuñar nuestras mejores armas, que son la pluma y la evidencia científica, y las vamos a mezclar con una buena dosis de sentido común. ¡A ver qué nos sale!

 

Chimenea térmica de LadaLo primero que hay que tener en cuenta, cuando leemos un artículo científico sobre toxinas en la leche materna, es que ésta es un elemento que se utiliza con frecuencia para medir los niveles de contaminación ambiental, por dos motivos: por un lado, porque los contaminantes liposolubles pueden medirse con mayor facilidad en la leche materna; y, por otro, porque es un elemento en el que es más fácil hacer las mediciones y su obtención es indolora (a diferencia, por ejemplo, de la sangre).

Por lo tanto, cuando se estudian las toxinas que hay en la leche materna no se está queriendo decir que ésta está más contaminada que otros órganos de nuestro cuerpo; los resultados sobre qué niveles de tóxicos han aparecido en las muestras de leche materna estudiadas lo único que indican es que los seres vivos, que habitan la zona afectada, están expuestos por igual a unos niveles determinados de contaminación ambiental.

Dicho esto, cabría señalar que, por un lado, tanto seres humanos como animales van a estar afectados por las toxinas. Es decir, no sólo la leche materna las tendrá, sino también la leche de vaca que es la base sobre la que se fabrican las leches de fórmula.

InmunoglobulinaPor otra parte, hay que tener en cuenta que, cuando un agente extraño se instala en nuestro organismo, éste empieza a fabricar defensas contra ese desconocido. Por consiguiente, la leche materna contendrá factores inmunológicos protectores, que el organismo de la madre ha creado, que pueden atenuar los efectos de los contaminantes ambientales a los que el bebé también está expuesto.

También, si las toxinas detectadas son ambientales, debemos considerar que tanto el agua con la que se preparen las leches artificiales como la que se use para lavar los biberones y tetinas estará contaminada.

Asimismo, tal como evidencian varias investigaciones científicas, el mayor impacto que pueden tener los contaminantes ambientales sobre un bebé se da durante el periodo gestacional, no durante el amamantamiento. Es más, el amamantamiento ayuda a limitar los daños que se producen por la exposición fetal a los contaminantes.

Por último, recordar que amamantar es la forma natural de alimentar a un bebé pues es la opción más saludable y nutritiva.

No amamantar a causa de la existencia de contaminantes ambientales
puede entrañar riesgos innecesarios para la salud del bebé.

En conclusión, según determina la OMS, son mayores las ventajas que conlleva la alimentación con leche materna que los riesgos potenciales que pueden derivarse de la supuesta ingesta a través de ella de contaminantes ambientales. Debería centrarse la atención en la eliminación, o al menos la reducción, de la contaminación ambiental al tiempo que debería insistirse en que la leche materna es la forma sana y óptima de alimentar a los bebés.

 

http://www.aeped.es/documentos/recomendaciones-contaminantes-ambientales-en-madres-lactantes

 

https://www.breastfeeding.asn.au/bfinfo/breastfeeding-and-environmental-pollutants

 

http://www.waba.org.my/whatwedo/environment/penny.htm

 

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16307830

Sina organiza una Jornada sobre Odontopediatría y Lactancia – 17/11/2012


En nuestro día a día, las asesoras nos encontramos con muchas dudas por parte de las familias en relación con temas relativos a la boca del bebé. Preguntas como en qué medida afecta el uso del chupete a la estructura oral, hasta qué edad usarlo, qué es realmente un frenillo y su incidencia en el desarrollo bucal, o la caries del biberón, nos llegan a diario como parte de las consultas sobre lactancia materna.

En vista de ello, Sina ha decidido organizar una Jornada sobre Odontopediatría y Lactancia que impartirá la Dra. Irene Iglesias, Licenciada en Odontología y conocedora de los últimos avances en materia de Odontopediatría en relación con la lactancia.

La Jornada se desarrollará en dos partes: una primera sesión formativa dirigida a odontólogos, pediatras, IBCLCs, asesoras de lactancia y profesionales en general interesados en este tema y una sesión consistente en una charla en la que la Dra. Irene Iglesias nos hablará de temas como la lactancia nocturna o el mito de la caries, entre otros.

Esta Jornada tendrá lugar el próximo sábado 17 de noviembre de 2012 en el Salón de actos del Ayuntamiento de Godella (Valencia), sito en la Calle Mayor nº 83. De 10.00 a 14.00 hrs. se realizará la sesión de formación y a las 17.00 hrs. tendrá lugar la charla.

Debido al aforo limitado de la sala, se ruega confirmar asistencia a la sesión de formación enviando un correo a info@asociacionsina.org.

Podéis venir acompañados de vuestros hijos.

¡Os esperamos!

Sobre Irene Iglesias:

  • Colabora con la Fundación Odontología Solidaria tanto en atención clínica como en educación para la salud impartiendo charlas de higiene bucodental en centros de discapacitados, colegios, asociaciones, etc.
  • Fue Directora del curso de formación del Programa Factor-E del Ayuntamiento de Segovia para la formación de auxiliares de Odontología.
  • Participante en el 34th Annual Meeting of the European Continental Division of the International Association for Dental Research.
  • Es odontóloga en el Centro Penitenciario de Segovia, actividad que compagina también con la llevanza de su clínica en Segovia.

El cartel de la conferencia en pdf se puede descargar AQUÍ.

A vueltas con la cerveza

A finales de 2010, se publicaron los resultados de un estudio llevado a cabo en Valencia, en el que colaboraron profesionales sanitarios del Hospital Dr. Peset, del C. S. Arabista Ambrosio Huici y personal de la Universidad de Medicina de la citada ciudad.

No nos hicimos eco en su momento de esta investigación ya que no vimos necesidad de comentarlo. Lo que nos ha llevado a publicar esta entrada es el relanzamiento de los resultados de dicho estudio en los medios de comunicación

En el estudio lo que se observó es que la cerveza sin alcohol incidía en las capacidades antioxidantes de la LM. Concretamente, que el descenso de esta capacidad es más lento y progresivo en mujeres suplementadas con antioxidantes (en este caso usaron cerveza sin alcohol). La conclusión a la que llegó el estudio fue la siguiente: si suplementamos con antioxidantes, disminuiremos los riesgos cardiovasculares futuros. Y como la cerveza sin alcohol tiene propiedades antioxidantes… que cada cual saque sus propias conclusiones.

 

A la luz de esta investigación, no hemos podido evitar reflexionar y haceros partícipes de varios comentarios:


– en el estudio se habla de suplementar la dieta materna con antioxidantes. ¿Con qué finalidad? Modificar la concentración de antioxidantes en la LM. Sin embargo, en varios estudios, se ha observado que hay propiedades de la LM que a priori no tienen explicación y luego se ha visto que sí que tienen un por qué. Este es el caso del colesterol. En la LM hay grandes cantidades, pero, lejos de ser perjudiciales, lo que hacen es preparar al cuerpo para un futuro. De esta forma, en un estudio se concluyó que personas alimentadas con LM han tenido a los 30-40 años niveles más bajos de colesterol que los alimentados con LA. Por lo tanto, ¿por qué no dejar que la sabia naturaleza siga su curso como siempre y la LM se regule como durante toda la evolución? ¿Por qué crear desconfianza en la perfecta e idónea composición de la LM, un alimento que se ha demostrado hasta la saciedad que es el más adecuado para todos los bebés? Además, ¿esa alteración en su composición no podría ir en detrimento de algún otro compuesto? Es decir, ¿el hecho de que haya más antioxidantes puede afectar a la concentración de otros componentes? ¿Qué consecuencias sobre la composición de la LM tendría esta alteración?

– por otra parte, en el estudio se tuvo en cuenta la dieta de las madres. No obstante, bien es sabido que la ingesta de cerveza (aunque ésta no lleve alcohol) está ligado a un consumo de alimentos poco saludables, pues suele tomarse como aperitivo acompañado de platos con un alto contenido en grasas y calorías, y de poco valor nutricional. Esto provoca que el hecho de beber cerveza acabe disminuyendo las ganas de comer otros alimentos y conduzca a que la madre no tenga una dieta ni sana ni equilibrada, algo muy importante no sólo durante la lactancia, sino también durante toda las etapas de nuestra vida.

– además, sería necesario un estudio que demostrase que esa suplementación realmente conduce a esos efectos deseados. Nos resulta un tanto aventurado basarse en los niveles de antioxidantes en la orina y en que se conoce que los antioxidantes tienen un efecto positivo en la salud cardiovascular para establecer una relación causa-efecto directa y beneficiosa. Os enlazamos un estudio de lectura muy amena sobre antioxidantes y efectos sobre la salud en el que nombran un caso que se dio con los carotenos y el cáncer de pulmón

– siguiendo con nuestra reflexión, si admitimos como cierta la conclusión de que la suplementación con antioxidantes es aconsejable durante la LM, ¿por qué ceñirnos a la cerveza sin alcohol? El estudio lo único que ha determinado es que, suplementando con antioxidantes, el descenso de la capacidad antioxidante de la leche era menor y más progresivo. Pues comamos tomates o zanahorias… más barato, ¿no?

– es más, en el estudio no dicen que se haya visto que las personas alimentadas con LM tengan un riesgo cardiovascular más alto, incluso hay investigaciones que demuestran que ocurre todo lo contrario, que la LM está asociada a un menor riesgo cardiovascular. .. entonces, ¿por qué alterar nada?

– por último, y no por último menos importante ¡dejemos en paz a la lactancia materna! Para que se dé una buena lactancia materna lo único que hace falta es una madre y un bebé. Puede que haga falta algo de apoyo si las cosas parece que no van bien, pero nada más. Si dejásemos trabajar al instinto, a la naturaleza y nos quitásemos de en medio en esa diada tan sagrada, todo iría mejor. Para una buena lactancia materna no hace falta ni cerveza sin alcohol (en todo caso el botellín para tirárselo a la cabeza a los que nos hacen dudar), ni pezoneras, ni sacaleches, ni almohada de lactancia, ni camiseta especial, ni cuna sidecar, ni copas de cera, ni sujetador de lactancia. Esto lo único que hace es poner más trabas a la lactancia como un hecho natural y más cosas en medio de una madre y su bebé.

Y un apunte final: sí que hay indicios de que el consumo de cerveza puede estimular la secreción de prolactina (debido a un polisacárido derivado de la cebada), pero, hay algo que no debemos olvidar: aumentar la producción de leche no conlleva que el bebé mame más. Incluso, el aumento de la producción de leche podría ser contraproducente, pues la leche no ingerida por el bebé podría acumularse en el pecho produciendo una ingurgitación.

 

Si una madre tiene dudas sobre su producción de leche o sobre si su bebé mama lo suficiente, lo recomendable es que busque asesoramiento en un grupo de apoyo o con un profesional experto en lactancia. No existen panaceas ni remedios caseros para una lactancia exitosa. El deseo de amamantar y el apoyo son las claves para una lactancia feliz.

GT Comunicación

 

 

Actividad antioxidante de la leche materna

Composición química de la leche materna

Antioxidantes y alimentos

Asociación de la duración de la lactancia materna exclusiva y los niveles de fibrinógeno en la infancia y adolescencia