Arrestados por aceptar sobornos a cambio de promover la lactancia artificial

Las compañías de fórmula, en su afán por ganar mercado, pueden llegar a promover prácticas que atentan contra la salud pública. Lo grave es que algún profesional de la salud acepte sobornos por seguir su juego.

En Italia, doce pediatras han sido arrestados por aceptar regalos a cambio de promover el uso de leche de fórmula en lugar de aconsejar amamantar.

Aunque la aceptación de regalos a cambio de favorecer las ventas de un producto es una práctica extendida, que se produzcan arrestos por este motivo es una novedad.

¿Un nuevo paso hacia la promoción de la lactancia materna? Toda piedra hace pared y es seguro que si un profesional de la salud promueve prácticas saludables, la persona que acude a su consulta las tendrá en cuenta. Más que si las defendemos desde los grupos de apoyo, que a nosotras nos tildan de radicales y extravagantes por recomendar y apoyar lo que por naturaleza debería ser.

La lactancia artificial es el experimento más duradero sin grupo de control ni consentimiento informado en la historia de la medicina.
Frank Oski

Más información aquí.

¡Ya se puede hacer en el IVAM!

image

Estamos muy contentas, mucho, mucho, ¡muchísimo!

No ha habido que esperar casi nada para que la mamá que fue invitada a dar de mamar en el cuarto de baño del IVAM haya recibido una carta de disculpa por parte de la institución. Aseguran, además, que la situación se dio por una interpretación muy rígida de las normas que impiden comer y beber en el museo. Sin embargo, por lo que respecta a dar de mamar, esta norma no aplica, pues un bebé cuando necesita mamar no debe esperar.

Sinceramente, nos hubiera gustado también que se adujeran motivos más cercanos a la normalización, en el sentido de que dar de mamar es un acto que forma parte de la naturaleza humana y no tiene ningún matiz sexual ni extraño. Somos mamíferos, ergo, mamamos.

Entendemos (que no compartimos) que hay personas que se sienten incómodas viendo a una madre amamantar. Es tan fácil como no mirar. Pero apartar a esa madre, hacerla sentir sucia, pedir que dé de comer a su hijo en el cuarto de baño para que esas personas no se sientan mal es lo que no se puede tolerar.

Pero no nos vamos a poner a sacar peros… lo importante es que no hay impedimento para que una mamá que esté visitando el IVAM amamante a su bebé sin tener que salir del recinto o meterse en el cuarto de baño. El que, de forma habitual, se vaya dando esta situación devolverá la lactancia materna a su lugar: una parte más de nuestra faceta humana que puede vivirse en sociedad sin ser relegada a la trastienda de los espacios comunes.

Desde Sina agradecemos a las integrantes de la asociación Lactancia en Libertad el sacar a la luz y apoyar a las madres que se sienten discriminadas por alimentar a sus bebés en espacios públicos.

Os dejamos con el enlace al artículo donde explican cómo se solucionó esta historia tan polémica.

Así que en Valencia…

Y tú, ¿dónde lo has hecho?
¡En el IVAM!

Y tú, ¿dónde lo has hecho? En el IVAM, no

Y de nuevo, con todos ustedes, la desnormalización y la desnaturalización. Esta vez de la mano del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM). Sí, señor, si pensaban que el arte moderno y la vanguardia eran sinónimo de pensamiento abierto, parece que iban desencaminados, pues, para el equipo (o parte del equipo) de esta institución la lactancia es algo a esconder en lo profundo del cuarto de baño.

¿Será que la teta es tabú en este museo? ¿Será que un bebé mamando es algo que viene de tan antiguo que no es moderno? ¿A quién temen? ¿A la teta o al bebé?

Entonces…

“Madre e hijo” Picasso

image

“Alma mater” Munch

image

“Maternidad” Matisse

image

¿Y todo esto a qué viene? Al nuevo caso de una madre a la que se ha invitado a amamantar en un cuarto de baño. A que esto ocurrió hace unos días en el IVAM. Y nosotras, ilusas, que pretendimos con un spot remover conciencias y apoyar la normalización.

Este es el testimonio de la afectada:

No soy muy de escribir como me siento en las redes pero hoy me gustaría realizar una denuncia y decir que me siento indignada porque resulta que ayer (12.10.14) estaba en el IVAM (museo de arte moderno de Valencia), dando una vuelta con mi familia, y en cierto momento mi hijo me pidió teta.

Yo como siempre hago, le explique que mama se estaba poniendo la mochila para darle la teta,  en cuanto estuve preparada procedí a calmarle con su adorada teti. En ese momento la jefa de sala, que estaba a mi lado, se dirigió a la guardia de seguridad y ambas vinieron a invitarme a ir al cuarto de baño a darle de mamar a mi hijo. Les pregunte si ellas almorzaban en el baño y que donde estaba escrito que no podía darle de mamar a mi hijo. Se fueron a consultarlo y nadie me dio mas explicaciones, Rafa (mi hijo) termino su teta, y luego la otra, y yo seguí esperando una explicación. Al final opte por preguntar y me indicaron que no podía darle, que estaba en las normas. Baje a recepción y pedí las normas pero nadie me supo decir donde estaban, así que, por supuesto, antes de irme pedí el libro de reclamaciones.

Llevaré la reclamación a la oficina del consumidor pero quiero que conste en muchos mas sitios, lo que paso ayer no solo es denigrante para mi como mujer, sino que perjudicais a mi hijo y a todos aquellos a los que llamais la atención. Esta es mi forma de poner un granito de arena mas a la normalización de la lactancia. Gracias a todos los que publiquéis estas palabra, porque gracias a vosotros tenemos fuerza y animo para seguir creyendo en lo que hacemos (me dais ánimos), y nos demostráis que no estamos solas, ni locas.

Así que, de ahí el título de esta entrada. Nos gustaría quitar ese “no” y que fuera un “y tú, ¿dónde lo has hecho? ¡En el IVAM!”

 

En respuesta al artículo de XL Semanal 17/08/2014

Asistimos horrorizadas al artículo que XL Semanal saca en portada con fecha 17/08/2014. Un artículo sin firma que se refiere a alimentación y salud. Entre sus “consejos” el número 15 que se titula “Dar el pecho, ¿hasta cuándo?”, indican con contundencia que “En realidad, no hay pruebas de que a partir del cuarto mes dar únicamente el pecho siga teniendo efectos beneficiosos para la salud de los niños” seguido por “Los expertos siguen debatiendo sobre si prolongar la lactancia al máximo podría ser incluso perjudicial para el pequeño, ya que, por ejemplo, retrasa su desvinculación de la madre”

Las redes sociales bullían con espanto comentando tamaños disparates (o intentando dejar comentarios en su página, que no nos ha resultado fácil). Adjetivos como vergonzoso, lamentable, poco profesional, sensacionalista, ignorante y demás adornan el pie del artículo, pero creemos que se quedan cortos.

Un artículo que pone al mismo nivel la lactancia materna y las patatas fritas de bolsa (que por cierto  anima a consumirlas porque “son mucho mejores que su fama”), que no cita referencias, que deja de lado que la lactancia materna es mucho más que un alimento y que es esencial para la salud del niño, no es solamente vergonzoso, es una acción que atenta contra la salud de la población más indefensa: los niños. XL Semanal no ha tenido problema en ir contra las recomendaciones de instituciones nacionales (Asociacion Española de Pediatria) e internacionales (OMS, Unicef), así como de cientos de estudios clínicos publicados en revistas científicas. No sólo atenta contra la salud pública, sino que se mete en temas de crianza, yendo en contra de teorías psicosociales refrendadas también por numerosos estudios.

Muchos estados hacen inversiones millonarias para fomentar la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses del bebé, y acompañada de otros alimentos hasta los 2 años o más, lo que recomiendan las autoridades de salud internacionales. XL Semanal sin embargo, de un plumazo, en 515 caracteres, se carga la labor de instituciones, profesionales de la salud, grupos de apoyo, y gran parte de la sociedad, que granito tras granito, apoyamos la lactancia materna  y la crianza con apego, como vías para mejorar nuestra sociedad y el mundo.

Photo Marianne Oosterom-Creative CommonsLamentablemente ya estamos viendo las víctimas de su atentado. Algunas madres que acuden a nuestros grupos de apoyo nos han comentado que han recibido comentarios por parte de bienintencionados familiares que leyeron el articulo de XL Semanal diciendo “¿Ves? estás perjudicando a tu niño amamantándolo más de 4 meses”. Imaginad el resultado que puede tener en mamás menos informadas o apoyadas.

¿Cómo puede ser que esto esté permitido? Las autoridades de salud deberían tomar medidas. Es inaceptable que un medio irresponsable atente contra la salud pública sin tener consecuencias.

Esperamos rectificación inmediata por parte de XL Semanal, que se disculpen e informen correctamente acerca de los perjuicios de abandonar la lactancia materna tempranamente. Y nos gustaría que las autoridades de salud tuviesen una labor de control activa sobre este tipo de acciones irresponsables.

Segregando la lactancia materna

Llevamos un tiempo sin publicar, pues muchas voluntarias están de vacaciones y con los servicios mínimos como son la atención telefónica, los amadrinamientos, el correo, el hospital y la atención personalizada… ¡las pocas que quedamos en la ciudad no damos abasto!

Por otra parte, el verano, época de poca actividad en la prensa, período de calor y de surgimiento de pasiones encontradas, mueve a que se den situaciones un tanto desagradables.

Estos últimos días, parece que le ha tocado a la lactancia. Suponemos que terminada la semana de la lactancia, es lo que ha quedado más a mano y sobre ella se están cebando en muchos lugares.

Leemos con estupor y preocupación cómo se están dando cada vez más situaciones de segregación de las madres lactantes. Personas que publican en prensa artículos en los que refieren como un acto de “mal gusto” el que una madre amamante a su bebé en un espacio público, mujeres que son expulsadas de lugares públicos por saciar el hambre de sus hijos (podéis ver varias de estas noticias aquí, aquí y aquí).

¿Qué está ocurriendo?

En un artículo de Huffington Post de principios de este verano (lo puedes leer aquí), se hablaba de la belleza de los daguerrotipos que están apareciendo con fotos de madres lactantes. En la época victoriana, muchas mujeres quisieron inmortalizar el dulce momento de amamantar a su bebé y se hicieron retratar en ese instante. Instante íntimo, que se vive entre dos personas, como el beso de amor de dos amantes, como el pasear cogidos de la cintura. Momentos íntimos, pero que no por ello deben ocultarse. El amor no es obsceno, el amor no es antihigiénico, el amor no hace daño, el amor no puede corromper.

Corrompen las miradas de aquellas personas que, más allá de una madre que alimenta a su hijo, ven obscenidad, suciedad u ofensa en un acto tan puro, sagrado y especial para las dos personas que lo protagonizan.

Y nos preguntamos:

¿Qué hay de obsceno en esto?

Breastfeeding

 

¿Qué mirada es la que tiene la persona que ve en esta imagen obscenidad, suciedad u ofensa?

Algo está fallando en esta sociedad…

Según los datos publicados en la Encuesta Nacional sobre Hábitos de Lactancia, el principal inconveniente que las madres perciben a la hora de lactar a sus hijos se basa en la relación con el entorno. Un 43% destaca, como uno de los obstáculos, la dificultad de dar el pecho en lugares públicos. Estas noticias que nos llegan estos días no hacen más que refrendar esta estadística. Un entorno hostil, con información limitada de lo que es amamantar a un bebé, que repudia y aparta a las mujeres mientras tratan de calmar el hambre o el llanto de sus hijos.

Estas actitudes sociales conducen a que las mujeres abandonen sus lactancias. Muchas optan por esconderse para amamantar y esto, durante un tiempo, se puede sobrellevar mal que bien, pero una mujer no puede encerrarse entre cuatro paredes durante meses.

En China, están probando un proyecto piloto que consiste en asientos especiales en los autobuses para que las madres puedan amamantar a sus bebés lejos de las miradas de los otros pasajeros; en muchos comercios, han habilitado desde hace tiempo salas de lactancia para que las mujeres den de mamar a sus hijos sin que se las vea; y, el último grito para ocultarse, son los cubres lactancia. ¿Qué será lo siguiente?

Las personas que critican a una madre que amamanta a su bebé no son conscientes del daño que están haciendo. Madres que, en muchos casos, han tenido que luchar con su entorno, han sufrido dolor, han tenido miedo, han superado dificultades, han librado batallas con sus pediatras, médicos o familiares. Presión, miedo, dolor, frustración… y una vez todo esto se supera, vergüenza y segregación. ¿Por qué?

Podría pensarse que una ola de puritanismo está sacudiendo el planeta, pero las imágenes que cada día amenizan los programas televisivos, o acompañan artículos o anuncios en prensa, nos demuestran que no es así.

Son los bebés comiendo de un pecho lo que molesta a un sector de la sociedad. Estas personas consideran que las madres cuando están en un lugar público, deberían amamantar en el retrete. A ellos va dirigido este spot de la Australian Breastfeeding Association:

Desde Sina, instamos a las madres que amamantan a que miren a los ojos de sus bebés mientras les alimentan, que los sientan, que olviden el mundo que les rodea y que sepan que los grupos de apoyo estamos para luchar por su bienestar, por que las dejen libres de disfrutar sus lactancias.

Que no nos roben la opción de vivir plenamente una experiencia tan pura e íntima.

Es nuestra y no debemos permitir que la ignorancia y la mala fe nos la quiten.

Se requiere feedback a la IHAN

publicado en: Reivindicación | 0

Todos sabemos que, si queremos que cambien las cosas, no basta con sentarse a esperar. Es necesario actuar y reivindicar lo que nos gusta, quejarnos de lo que no. Sólo así se consigue hacer un mundo mejor.

En el año 1991 surge la Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia (IHAN). Algo que se llevaba gestando desde hacía años, pues cada vez eran más las mujeres y profesionales que, conscientes de lo que supone dejar de lado la capacidad instintiva de la mujer cuando da a luz o amamanta, clamaban por la recuperación de los partos en los que el protagonismo fuera de la mujer y la normalización de la lactancia materna en todas las sociedades (tanto las de los países desarrollados como las de los países en vías de desarrollo).

La estrategia de la IHAN, según viene descrito en el documento “IHAN. Calidad en la asistencia profesional al nacimiento y la lactancia”, tiene dos ejes principales de actuación:

  • Estimular a los/las profesionales que trabajan en maternidades, hospitales y centros de salud para que adapten las rutinas de asistencia a las mujeres en el embarazo, el parto y la lactancia a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF «Diez Pasos para tener éxito en la lactancia», recogidas en el documento “Protección Promoción y Apoyo a la Lactancia Materna”. Estas recomendaciones incluyen la alimentación de los recién nacidos y lactantes.
  • Proteger a las madres de la publicidad comercial poco ética de los productos artificiales a través del cumplimiento del código de Comercialización de Sucedáneos de Leche Materna en los centros sanitarios de la OMS.

Por lo tanto, ya son casi 25 años desde que la IHAN fue constituida y, en este tiempo, en España, son varios los hospitales y los centros de salud que han realizado todos los esfuerzos necesarios para conseguir la certificación que los identifica como centros donde se llevan a cabo prácticas que siguen los Diez Pasos hacia una feliz lactancia (en el caso de los centros de salud, son siete los pasos).

En concreto, los hospitales españoles acreditados a día de hoy son los siguientes:

NOMBRE CENTRO DIRECCIÓN TELÉFONO FECHA
Hospital Josep Trueta Avda. de França, s/n
17007 – Girona (Girona)
972940200 31/01/2005
Hospital Joan XXIII Doctor Mallafré Guasch, s/n
43007 – Tarragona (Tarragona)
977295800 31/10/2005
Hospital de Jarrio Jarrio – Coaña s/n
33719 – Jarrio-Coaña (Asturias)
985639300 31/01/2006
Hospital Asilo de Granollers Avda. Francisco Ribas, s/n
08402 – Granollers (Barcelona)
938491011 28/02/2006
Hospital Carmen y Severo Ochoa Ctra. de Letariegos, s/n
33800 – Cangas de Narcea (Asturias)
985812346 01/01/2000
Hospital de Zumárraga Barrio Arguixauo, s/n
10700 – Zumárraga (Guipúzcoa)
943035000 31/01/2007
Hospital Comarcal Mora d’Ebre Benet Messeguer, s/n
43740 – Mora d’Ebre (Tarragona)
977401674 31/01/2001
U.S.P Insitut Universitari Dexeus Sabino Arana, 5-19
08028 – Barcelona (Barcelona)
932274747 31/01/2002
Hospital Virgen del Castillo Avda. de La Feria, s/n
30510 – Yecla (Murcia)
968719800 30/11/2007
Hospital Do Salnes Ande/Rubians, s/n
36600 – Vilagarcia de Arousa (Pontevedra)
986568000 31/12/2004
Hospital de Fuenlabrada Camino del Molino, 2
28019 – Fuenlabrada (Madrid)
916006002 02/05/2012
Hospital Comarcal de Laredo Avda. de Los Derechos Humanos, s/n
39770 – Laredo (Cantabria)
942638500 30/06/2009
Hospital Costa del Sol Autovía A-7, Km. 187
29603 – Marbella (Málaga)
951976669 31/05/2009
Hospital de Barbastro. Ctra. Nacional 240
22300 – Barbastro. (Huesca)
974249000 30/04/2009
Hospital 12 de Octubre Avenida de Córdoba s/n
28041 – Madrid (Madrid)
913908272 29/03/2011
Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda Manuel de Falla s/n
28220 – Majadahonda (Madrid)
91911916437 25/01/2011

En cuanto a los centros de salud, aunque no hay ninguno acreditado a día de hoy, son 40 los que están llevando a cabo las gestiones necesarias para conseguir la acreditación.

El camino para lograrlo es largo y requiere grandes esfuerzos por parte del personal del área sanitaria (tanto facultativos, como personal administrativo o de servicios generales). Esfuerzos que no está de más recompensar con el apoyo que podamos darles, ya que, en el momento que estamos viviendo, la salud pública no está contando con demasiado sostén por parte de las administraciones. Como sabéis, los recortes en sanidad están a la orden del día y muchos centros que optan a la acreditación no están siendo respaldados por las instituciones públicas que no dan valor al tiempo y dedicación que esto supone para sus trabajadores.

Para que se valore el trabajo realizado por los centros acreditados y que se sigan animando otros hospitales y centros de salud a emprender este camino y, de esta forma, asegurarnos los pacientes de que recibimos una calidad asistencial óptima en relación con los partos y el apoyo a la lactancia materna, debemos contribuir activamente con un pequeño gesto: enviar a la IHAN un mensaje con nuestro agradecimiento por la asistencia recibida en el hospital o centro de salud (o lo que nos gustaría que mejoraran) completando el formulario que tienen preparado a tal efecto en este enlace.

Tal como dicen en su web:

“Su opinión nos ayuda. Si quiere contarnos lo bien que le fue en algún centro IHAN o felicitar a sus profesionales, escríbanos. Esto nos anima a todos a seguir trabajando.
Del mismo modo, escríbanos si tiene alguna queja sobre nuestros servicios o sobre algún hospital IHAN, para que podamos mejorarlo.
Muchas gracias.”

Aprovechamos desde Sina para dar ánimos a los hospitales de la Comunidad Valenciana que están optando a la certificación: Hospital General Universitario de Elche, Hospital General de Castellón, Hospital General de Elda, Hospital de la Plana, Hospital del Vinalopó, Hospital Virgen de los Lírios, Hospital Universitario Dr. Peset, Hospital de Torrevieja Manuel García Gea, Hospital Lluis Alcanyis; así como a los centros de salud que están también trabajando por conseguirla: CS Fuente de San Luis, CS Sedaví, CS Gran Vía, Centro de Salud de Xátiva, Centro de Salud de Crevillente, Centro de Salud Carrús, Consultorio José María Pemán, Centro de Salud Dr. Sapena, El Toscar, CS Aspe, CS Plá Vinalopó, CS La Loma, CS Orihuela Costa, CS Guardamar de Segura, CS Acequión, CS San Luis, CS Pilar de la Horadada, CS San Miguel de Salinas, CS La Mata, CS Rojales, CS Patricio Pérez, CS de Moncada, CS Fuensanta, Consultorio Auxiliar Barrio de la Luz.

Puedes consultar la lista de hospitales acreditados o en vías de conseguirlo aquí.

Si lo que quieres es consultar la lista de centros de salud, la tienes aquí.

 

Otras fuentes de interés:

http://www.ihan.es/publicaciones/libros_manuales/2011_IHAN_Calidad_en_asistencia_profesional.pdf

http://www.asociacionsina.org/2009/06/09/iniciativa-hospital-amigo-de-los-ninos-ihan-y-los-10-pasos-hacia-una-feliz-lactancia/

Más del 60% de los miembros del Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría han renunciado a su cargo

Indignadas y un poco huérfanas. Así nos sentimos al leer el motivo por el que más del 60% de los miembros del Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría (AEPED), haciendo gala de su honradez y su ética, han decidido dejar el Comité.

Nurse the Baby poster by Erik Hans KrauseEl Comité de Lactancia de la AEPED lleva años apoyando a las madres que hemos optado por amamantar a nuestros hijos. Han puesto a disposición de quien lo necesite un foro en el que responden a multitud de dudas que se plantean las madres lactantes (también hay uno para profesionales). Publican de forma regular documentos con información relevante y de gran interés. Organizan congresos a los que invitan a pretigiosos ponentes y eventos que tienen gran repercusión mediática. En los grupos de apoyo, nos basamos en sus indicaciones cuando, atacadas y menoscabadas, tenemos que justificar nuestras lactancias, porque nos tildan de snobs, de excéntricas y tratan de convencernos de que total es lo mismo…

k

Años de trabajo, de dedicación en cuerpo y alma de los profesionales que componen este Comité, han sido menospreciados por la Asociación Española de Pediatría que no sólo ha pasado por encima de un trabajo de años, sino que ha cometido una falta muy grave al violar el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna.

La noticia nos llegaba a través de esta publicación en la Telasmoteca (la puedes ver aquí).

Por lo que comentan en ella, en la revista Anales Españoles de Pediatría, en su última edición, la AEPED ha dado su visto bueno a la publicidad engañosa de una leche de fórmula de inicio, violando de forma flagrante el artículo 7.2. del Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna que dice lo siguiente:

7.2 La información facilitada por los fabricantes y los distribuidores a los profesionales de la salud acerca de los productos comprendidos en las disposiciones del presente Código debe limitarse a datos científicos y objetivos y no llevará implícita ni suscitará la creencia de que la alimentación con biberón es equivalente o superior a la lactancia natural. Dicha información debe incluir asimismo los datos especificados en el párrafo 4.2.

680*420Como se puede ver en el anuncio, que no reproduciremos aquí, la información dada es totalmente sesgada. En él se da a entender que, en casos de cesárea, el alimentar a un bebé con esa leche de fórmula evita en un 46% el riesgo de infección gastrointestinal en el neonato. Obvian, de manera insultante, el papel protector de la leche materna en las infecciones gastrointestinales, entre otras. En concreto, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) Food and Agriculture Organization, en uno de sus documentos sobre lactancia materna, establece que:

el calostro y la leche materna tienen elementos anti infecciosos que ayudan a limitar las infecciones;

la alimentación con biberón aumenta el riesgo de infecciones por contaminación con organismos patógenos en la leche, la fórmula láctea y el agua que se usa en la preparación, así como los biberones, chupetes y otros artículos utilizados para la alimentación del niño;

Un caso de publicidad engañosa con todas las de la Ley. En Telasmos comentan que es denunciable ante Baby Milk Action. Añadimos que, según lo dispuesto en nuestro país en el artículo 9.2. del Real Decreto 867/2008, de 23 de mayo, por el que se aprueba la reglamentación técnico-sanitaria específica de los preparados para lactantes y de los preparados de continuación:

2. Los anuncios de los preparados para lactantes cumplirán las condiciones establecidas en los artículos 6.4.d); 7.b); 7.c) y 7.d) y contendrán únicamente información objetiva de carácter científico.

Tal información no deberá insinuar ni hacer creer que la alimentación con biberón es equivalente o superior a la lactancia materna.

Por lo tanto, según este mismo Real Decreto, existe en España un régimen sancionador que regula estas prácticas y que determina lo siguiente (artículo 15.2 del Real Decreto):

2. En particular, el incumplimiento de los preceptos referidos a etiquetado, información y publicidad de los productos contemplados en esta reglamentación técnico-sanitaria, tendrán la consideración de una infracción grave, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 35.B).1.º, de la Ley 14/1986, de 25 de abril.

Por otra parte, en nuestro país también contamos con una Ley General de Publicidad (Ley 34/1988, de 11 de noviembre, General de Publicidad) que regula la práctica publicitaria y define la publicidad ilícita en su artículo 3.d. de la siguiente manera:

d. La que infrinja lo dispuesto en la normativa que regule la publicidad de determinados productos, bienes, actividades o servicios.

Así que, indignadas es poco…

La AEPED en este caso nos ha echado un jarro de agua fría por encima. Prácticas ilegales en una institución que debe velar por la salud de nuestros hijos… ¿Hasta dónde pueden llegar? ¿Qué será lo siguiente?

Con una acción tan pusilánime han echado por la borda años de trabajo del Comité de Lactancia y años de voluntariado de las asociaciones. Cuando tratamos de informar al personal sanitario y a los pacientes sobre la alimentación óptima del lactante es mucho el esfuerzo para los resultados obtenidos. Mucha lucha contra titanes, pues un sanitario desinformado echa por tierra una labor informada de una asesora con una facilidad pasmosa. Hasta ahora contábamos con la AEPED para respaldarnos, pero vemos que los que la dirigen bien poco piensan en sus pacientes y en sus mismos compañeros del Comité de Lactancia. Consideramos un gesto de menosprecio abrumador el que han tenido con ellos.

Desde Sina nos posicionamos totalmente en contra de esta actuación de la AEPED y damos nuestro apoyo a todos los componentes del Comité de Lactancia, tanto a los que renuncian, como a los que se quedan.

m

Gracias, Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría por vuestra dedicación y vuestro apoyo.

m

Hoy nos sentimos un poco huérfanas, pero seguimos el camino que iniciamos hace años. Parece que hoy algunos miembros de la AEPED lo han hecho más escarpado, pero a las madres lactantes no hay obstáculo que se nos resista porque sabemos que podemos.

No hay guerra si uno no quiere…

Estamos hasta la coronilla. Sí. Ya estamos llegando a un punto muy molesto.

Los medios de comunicación, en su afán de hacer caja, venden guerras que no existen. En este artículo, nos referimos a la guerra contra la leche de fórmula que supuestamente mantenemos algunas asociaciones y profesionales defensores de la lactancia materna. Ahora le ha tocado el turno a Venezuela…

¡Qué empeño más aThe Home Front in Britain during the Second World War HU36171gotador! ¡Qué ganas de poner palabras inventadas en boca de otros!

Llevamos varios días leyendo en diversos medios que Venezuela ha declarado la guerra al biberón.

Como en otras ocasiones, tras leer el titular, se encienden los ánimos y nos ponemos a la lectura de los artículos que ilustran tan polémicas afirmaciones, para encontrarnos que la realidad dista mucho de lo que se anuncia en esos avances demagógicos.

Lo que leemos es que Venezuela ha decidido imponer una sanción económica para quien incumpla lo dispuesto en el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna, que lleva aprobado desde 1981. Nada más. Multar a quien cometa una infracción.

El Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna es un código que promueve la lactancia materna porque: (1) es el alimento creado por la naturaleza para los lactantes, igual que el oxígeno es el elemento natural para nuestros pulmones (no hay sucedáneo del oxígeno que los haga funcionar de forma óptima); (2) la administración de sucedáneos de leche materna a bebés lactantes conlleva riesgos para su salud cuantificados y probados.

  • Los grupos de apoyo defendemos que toda madre tiene el derecho y es totalmente libre de alimentar a su bebé con la leche (materna o de fórmula) que considere más conveniente, pero promovemos que esta decisión se base en información veraz y científicamente probada.
  • Mantenemos que alimentar a un bebé con una leche que no es la idónea para su desarrollo lleva parejas consecuencias y que las personas tienen derecho a tener la información necesaria para tomar una decisión que puede tener efectos importantes sobre la salud de sus hijos.
  • Los grupos de apoyo llamamos la atención sobre el hecho de que ninguna empresa de fórmula ha publicado un compendio de los perjuicios que tiene el consumo de sus productos, algo que es de obligado cumplimiento por parte de los fabricantes de otros productos.
  • Siendo que hay una vasta bibliografía sobre los riesgos que conlleva alimentar a los bebés con sucedáneos de leche materna, instamos a que los cuidadores y responsables de la crianza de los niños se informen, e informen a su vez a aquellas personas en su misma situación, de los efectos nocivos que tiene sobre la salud de los lactantes el no ser alimentados de la forma más conveniente.

La defensa de la lactancia materna no es una cuestión de guerra o no guerra, es una cuestión de salud pública.

Curiosamente, la defensa y promoción de la lactancia materna no cuenta con el sostén económico que tienen las fórmulas artificiales.

Curiosamente, no hay un sólo estudio que avale que la afirmación de que “una y otra son iguales” sea cierta.

Curiosamente, no hay evidencia sobre la similitud de la composición de una y otra leche.

Curiosamente, detrás de la leche de fórmula hay una industria que ingresa millones, mientras que detrás de la promoción de la leche materna sólo hay personas que no obtienen ingresos por promocionarla.

Curiosamente, sobre los riesgos que conlleva la alimentación con leche artificial no sólo hay evidencia científica, sino cifras (y son muy alarmantes).

Los grupos de apoyo damos sostén a las madres que quieren amamantar y que tienen dificultades para hacerlo; aconsejamos sobre cómo conseguir una lactancia exitosa; nos basamos en las recomendaciones de organismos internacionales (no empresas privadas de ámbito internacional); reivindicamos que la lactancia materna sea, como lo fue hasta hace bien poco, considerada el alimento normal del bebé lactante.

No hay guerra si uno no quiere.

Nosotras tenemos bastante con apoyar a quien quiera ser apoyado y con informar a quien quiera escuchar.

La guerra para quien tenga tiempo y dinero que perder.

Algunas de las fuentes que nos han inspirado (e irritado):

Venezuela: guerra al tete y biberón con ley de lactancia

EFE: se abre la guerra al biberón en Venezuela para incentivar la lactancia materna

 

Cuando lo natural se convierte en espectáculo

Una portada de revista con una madre amamantando a su hijo de tres años, un presentador probando la leche materna directamente del pecho de una madre invitada a su programa, una famosa declarando que amamantará a su hijo hasta que empiece la universidad

Hace pocos años, las mujeres que lactaban eran denostadas, criticadas, señaladas. De un tiempo a esta parte, la lactancia se ha convertido en espectáculo de masas.

De ser algo que se ocultaba, de lo que no se hablaba en público, a la televisión y al papel cuché. Ninguna postura beneficia, porque la lactancia materna ni es buena ni es mala, es lo natural.

Imaginemos todas estas situaciones teniendo de protagonista a otra función biológica, pongamos el embarazo. Imaginemos un mundo en el que los niños se crearan en un laboratorio. Imaginemos un grupo de madres que defendieran su naturaleza de mujer y decidieran gestar a sus hijos y disfrutar de su embarazo.

Imaginemos el capital que moverían esos laboratorios, los intereses económicos que habría detrás de todo ello. Consideremos un marketing que consiguiera hacer creer a las mujeres que no son capaces de crear vida, de que el embarazo es un fastidio que se puede evitar y así la figura femenina permanece inalterada.

Pensemos en esas madres que optaran por una gestación normal. ¿Cómo las vería el resto de la sociedad? Snobs, raras, extremistas… Sería difícil para ellas llevar a cabo un embarazo placentero pues a la primera molestia alguien vendría a recordarles que es que se habían empeñado en un absurdo. Que si no salía bien no tenían porqué sentirse mal pues otras opciones eran posibles.

La mayoría de los profesionales de la salud dejarían de estar formados en el tema de la gestación. Ya no haría falta saber sobre ese asunto y, cuando una gestante se acercara a sus consultas con algún problema con su embarazo que las preocupase, no sabrían cómo atenderla, le darían pautas erróneas y llegarían incluso a menospreciar su decisión de ser madres gestantes, borrando también de un plumazo su derecho al duelo si su sueño se viese truncado.

Estas mujeres se agruparían, tratarían de encontrar lugares en los que compartir con iguales sus experiencias, sus inquietudes, lugares en los que buscar apoyo. Lugares en los que hubiese mujeres que, como ellas, pensaran que el embarazo es bello, que no sólo es posible sino lo natural, pues para eso somos mamíferas, y las acompañaran en su proceso, haciéndolas sentir bien con su cuerpo, disfrutar de su momento, vivirlo plenamente.

Y cuando, además, la ciencia empezara a tratar de demostrar que la gestación es lo óptimo (¡qué absurdo, tener que demostrar que lo natural es lo más recomendable!), que conlleva beneficios tanto para la madre como para el hijo, se iniciaría el cambio.

Volverían las mujeres a vestir ropa que no tratara de esconder su tripa llena de vida. ¡Qué escándalo!

Y los medios, empezarían a mostrar interés en esta nueva tendencia… Una mujer saldría en la portada de una prestigiosa revista enseñando su barriga de 41+6 semanas, una presentadora de televisión decidiría ponerse una barriga de embarazada falsa para saber qué se siente, si pesa mucho, si la figura cambia tanto; una famosa declararía que iba a mantener su gestación hasta la semana 40.

¿Contribuiría esto a normalizar la gestación?

¿Qué intentaban la revista Time, el presentador holandés y Shakira? ¿Su momento de gloria, provocar, escandalizar? ¿O pensaban realmente que estaban favoreciendo a la lactancia?

En el camino hacia la normalización de la lactancia, los cambios deben producirse poco a poco, sin sobresaltos, sin aspavientos, sin desnaturalizar lo que es un acto biológico, común a toda la especie y, por ende, natural.

La lactancia no es ni una moda, ni una rareza promovida por un grupo de mujeres, es un proceso biológico propio de los mamíferos.

No confundamos, por favor.

1 2 3 4 12