Semana Mundial del Parto Respetado 2013

publicado en: Parto / embarazo, Reivindicación | 0

En varias de nuestras entradas hemos hablado de hasta qué punto puede influir el parto en nuestra lactancia. Ibone Olza nos comentó en esta entrada cómo muchos signos apuntan a que la administración de oxitocina intraparto influye en la lactancia; en esta otra, Cristina Silvente hablaba de cómo las cesáreas programadas no sólo tienen riesgos emocionales, sino también cómo podían influir en la lactancia si el bebé nacía de forma prematura tras una cesárea programada; hace unos días, publicamos el resumen de un estudio llevado a cabo por la Dra. Maria Carmen Collado en el que se advertía sobre cómo el tipo de parto puede influir en la composición de la leche materna.

EstaNAMA Accouchement 1 semana se celebra la Semana Mundial del Parto Respetado (SMPR), una oportunidad para conocer las opiniones internacionales sobre este tema. Se trata de una iniciativa de AFAR (Alliance Francophone pour l’Accouchement Respecté), una organización francesa no lucrativa fundada en 2003. Siendo un órgano autónomo de ciudadanos, no defiende ningún dogma o teoría ni tampoco tiene inclinación filosófica, médica, religiosa o política. Desde 2011 es coordinada por la European Network of Childbirth Associations (ENCA).

En España, en el marco de la SMPR, que se celebrará hasta el próximo 26 de mayo de 2013, con el lema ¡Por favor, no molesten!… Estamos de parto, la asociación El Parto es Nuestro presentará en diferentes puntos de España y en colaboración con diferentes asociaciones e instituciones, la proyección y posterior debate del documental “La voz de las mujeres”. Se trata de un documental realizado con la participación de la citada asociación, filmado en el verano de 2011. Un vídeo hecho por mujeres, con la historia de parto de otras mujeres que decidieron “desnudar sus historias para ser grabadas”. Quienes asistan a dicho encuentro podrán escuchar el testimonio grabado de un ramillete de todo tipo de historias; tantas como mujeres somos: historias de partos maravillosos, de partos violentados, en hospitales públicos, privados, en casa, cesáreas, partos vaginales después de cesárea, etc. Podéis ver el listado de los sitios en los que se proyectará el documental en este enlace.

Además de El Parto es Nuestro, otras asociaciones españolas van a celebrar la SMPR con actividades diversas de las que os pasamos relación a continuación:

  • Zamora: Asociación Creciendo juntos. Charla gratuita “El derecho a un parto y nacimiento respetado”, con la abogada Francisca Fernández, el 23 de Mayo. Más información aquí.
  • Salamanca, Grupo Pares: 23 y 25 de mayo. Más información aqui.
  • Barcelona, Asociación Donallum, 1 de junio: Jornada “Part en progrés: no destorbeu”. Más información aquí.
  • Alicante, “Grupo de Alicante para la celebración de la Semana Mundial del Parto Respetado 2013”, 31 de mayo: Estreno del documental “Néixer”. Más información aquí.

Os dejamos también un enlace donde podéis consultar las actividades en otros países europeos: http://www.enca.info/index.php/iwrc

Sina con la investigación en lactancia materna (II)

publicado en: Leche materna, Parto / embarazo | 0
El pasado 21 de enero, nos hacíamos eco en esta entrada de una investigación llevada a cabo por el Instituto de Agroquímica y Tecnología de los Alimentos (IATA-CSIC) y el Centro Superior de Investigación en Salud Pública (CSISP-GVA) sobre la diversidad de bacterias presentes en la leche materna y de cómo el tipo de parto podía influir en esta composición.

Desde Sina, interesadas por este tema, hemos contactado con la Dra. Maria Carmen Collado del Departamento de Biotecnología, del IATA-CSIC, que, muy amablemente, nos ha hecho llegar un resumen que ha redactado para nosotras sobre esta investigación. Desde Sina le agradecemos enormemente su colaboración y animamos a los investigadores españoles a que sigan trabajando en temas tan interesantes y de tanta proyección.

h

k
ANTECEDENTES Y ESTADO ACTUAL

La microbiota del bebé incluye diversas especies bacterianas que llevan a cabo un amplio espectro de actividades relacionadas con la nutrición, metabolismo y estimulación del sistema inmune. Por tanto, las bacterias que van colonizando al recién nacido afectan a su desarrollo durante las distintas etapas el crecimiento y están influenciadas por diversos factores tales como la flora de la madre, alimentación durante el embarazo, tipo de parto, dieta del bebé (lactancia materna o fórmula) e higiene. En la actualidad, la práctica totalidad de entidades científicas reconocen la leche materna como el alimento de elección que debe suministrarse de forma exclusiva a los lactantes durante el primer semestre de vida.

Human Breastmilk - Foremilk and Hindmilk
Leche materna del principio y del final de la toma.
La leche materna es un fluido biológico complejo y vivo que se adapta a los requerimientos nutricionales e inmunológicos del bebé a lo largo de la lactancia, en función de sus necesidades energéticas y del desarrollo. La leche materna, además de los componentes nutritivos, contiene componentes inmunológicos, oligosacáridos y microorganismos que influyen decisivamente en el desarrollo de la flora intestinal.La leche humana es considerada uno de los factores clave en la iniciación y el desarrollo de la flora del recién nacido; sin embargo, su composición, así como el papel biológico de estas bacterias en el niño permanecen desconocidos. Uno de los grandes problemas para estudiar estas bacterias es que muchas de ellas no se pueden cultivar en el laboratorio, por lo que se han empezado a utilizar nuevas técnicas de estudio basadas en el ADN.

 

NOVEDAD

Este trabajo ha sido uno de los pioneros a nivel mundial en el empleo de técnicas genómicas basadas en la secuenciación masiva del ADN para caracterizar el conjunto de bacterias (o “microbioma”) presente en la leche materna y además, proporcionar información sobre la influencia de ciertas variables perinatales y postnatales en la diversidad microbiana presente en la leche materna y que afectarían a la colonización microbiana del niño.

 

HALLAZGOS
Colostrum vs breastmilk
Calostro vs. leche madura
Este trabajo ha sido uno de los primeros en describir la diversidad microbiana mediante la técnica de pirosecuenciación en muestras de calostro y leche madura correspondientes a 1 y 6 meses de lactancia materna. Se observó una mayor diversidad bacteriana de la inicialmente pensada (aproximadamente más de 700 especies) y los géneros bacterianos predominantes se corresponden con Weisella, Leuconostoc, Staphylococcus, Streptococcus y Lactococcus, mientras que en las muestras leche madura de 1 a 6 meses se observó la aparición de bacterias típicas de la cavidad bucal como Veillonella, Leptotrichia y Prevotella. Estos resultados sugieren un contacto directo entre la microbiota de la madre y la microbiota oral en desarrollo del neonato.

El índice de masa corporal (IMC) materno, así como la ganancia de peso durante el embarazo también influyeron en la composición de las bacterias de la leche materna. Las mujeres con sobrepeso y con ganancia excesiva de peso durante el embarazo presentaron una composición microbiana distinta y una menor diversidad bacteriana comparada con aquellas madres con normopeso y ganancia adecuada de peso. El tipo de parto fue otra variable con gran impacto en el microbioma de la leche materna. Observamos diferencias en la composición bacteriana en aquellas mujeres con parto vaginal comparadas con las mujeres con cesáreas, que mostraron una menor diversidad bacteriana así como menores niveles de las bacterias Leuconostocaceae y mayores niveles de Carnobacteriaceae. La leche materna de las mujeres con cesáreas no-electivas (no-programadas) presentaron una composición bacteriana muy similar a aquellas mujeres con partos vaginales en comparación con las mujeres con cesáreas electivas o programadas que presentaron una composición diferente así como una menor diversidad bacteriana.

 

IMPLICACIONES

Estos resultados sugieren que la falta de señales y/o estrés fisiológico así como de las señales hormonales propias del trabajo de parto podrían influenciar de manera significativa en la composición y diversidad microbiana de la leche materna, cuyas consecuencias en la salud del bebé deben estudiarse. Dado que las bacterias presentes en la leche materna representan una de los primeros contactos con los microorganismos que colonizan nuestro tracto gastrointestinal, nuestros datos remarcan la necesidad de entender el papel biológico que el microbioma de la leche materna podría ejercer en el ser humano.

 

APLICACIONES DE FUTURO

Trabajando en determinar si el papel de las bacterias presentes en la leche materna es metabólico (ayudar al lactante a digerir la leche) o inmunitario (ayudar al cuerpo a distinguir los organismos beneficiosos y las células de nuestro cuerpo de los organismos extraños), ambos o algunas más. Para abordar este gran objetivo, hay que tener en cuenta la gran variabilidad interindividual, y que la leche de cada mujer tiene una composición bacteriana única.

 

Trabajo realizado por la Dra. Maria Carmen Collado del Dept. Biotecnologia, del IATA-CSIC en colaboración con el Dr. Alex Mira del Dept. Genomica y Salud del CSISP-GVA.

La lactancia materna, puente entre la experiencia intrauterina y la alimentación complementaria

¿Por qué los bebés amamantados suelen tener en el futuro una alimentación más variada y saludable?

Es un hecho que las sociedades actuales industrializadas tienen un grave problema frente a la prevalencia de la obesidad y, en particular, España se encuentra entre los países con mayor obesidad infantil en el mundo. Uno de los factores es la alta disponibilidad de alimentos superfluos y, algunas veces, el desconocimiento por parte de los padres acerca de las propiedades nutritivas de los alimentos o de cómo hacer que sus hijos elijan y disfruten alimentos más saludables. En un artículo anterior, comentamos cómo influye el comienzo de la alimentación complementaria en el desarrollo de las preferencias; en este caso, profundizaremos en un paso anterior: cómo la lactancia interviene en el comienzo del desarrollo de las preferencias por determinados sabores y texturas y cómo puede esto impactar a largo plazo en la predilección por alimentos más o menos sanos e incluso en la auto-regulación en cuanto a ingesta calórica, a la hora de decidir cuánto y qué comer.

Nos referimos al “desarrollo de las preferencias”, ya que la predilección por un alimento u otro no es algo inamovible, sino un proceso dinámico a lo largo de la vida, pero que se define en gran modo en la infancia. Es así que las prácticas de los padres en cuanto a la alimentación serán muy importantes en este proceso, que a la larga determinará la relación de ese niño frente a los alimentos por el resto de su vida. De hecho, la primera decisión importante en este desarrollo, será si alimentar al bebé con lactancia materna o con leche de fórmula; veremos por qué, pero comencemos por el principio.

Venimos al mundo con algunas preferencias ya determinadas genética y evolutivamente:

  • la predisposición a preferir lo dulce y rechazar lo amargo, porque como toda especie estamos programados para buscar nutrientes y en la naturaleza “dulce” significa “calórico” y en general los venenos en la naturaleza tienen sabor amargo;
  • la predisposición a rechazar lo nuevo (neofobia) y preferir lo conocido, para protegernos de potenciales tóxicos desconocidos; y
  • la predisposición a “aprender” preferencias asociando alimentos con contextos (“me gusta lo que como en casa de la abuela”) y asociando las consecuencias de comerlos (por ejemplo el efecto saciante de las grasas, en general gustan más los alimentos enteros que los desnatados).

Pero las preferencias innatas van a ser modificadas por las experiencias pre y post natales, el mecanismo de “aprendizaje”, la exposición de un individuo a diferentes estímulos sensoriales (sabores, olores, texturas) contribuirán a su patrón único de preferencias, ya que la exposición repetida a un sabor determinado aumenta su familiaridad y resulta en una mayor aceptación de dicho sabor.

Se ha demostrado que las primeras experiencias sensoriales, las primeras exposiciones a sabores y olores que tendrán impacto en el desarrollo de las preferencias se producen en el útero, durante la ingestión y olfacción del líquido amniótico y más adelante durante el amamantamiento.

Algunos de los sabores de los alimentos que come la madre llegan al feto o pasan a la leche materna. Pero no solamente lo proveniente de la dieta tiene un efecto en la etapa prenatal. Se ha comprobado que los bebés de madres que vomitan mucho durante el embarazo tienen preferencias más marcadas hacia el sabor salado, y que los niños con peso más bajo en el nacimiento muestran mayor preferencia por este sabor ya desde los dos meses.

Muchos gustos específicos de ciertas culturas (por ejemplo picantes en México, ajo en la cultura mediterránea) tienen su origen durante la gestación y la lactancia. El aprendizaje de sabores, olores y el desarrollo de las preferencias continúa inmediatamente luego del nacimiento como consecuencia de la exposición a la leche humana o a la de fórmula. Evidentemente, las experiencias en cuanto sabores que tendrá un bebé amamantado, que recibe la exposición a múltiples percepciones que le llegan de la dieta variada de la madre diferirán drásticamente de las experiencias de un bebé alimentado con fórmula, cuyo sabor, olor y textura, permanecerán constantes durante sus primeros seis meses de vida. Y es que, si nos paramos a pensar por un momento en cómo debe ser alimentarse con leche artificial, no será difícil imaginar lo poco apetecible de esa dieta que, aunque esté nutricionalmente equilibrada, no deja de ser absolutamente monótona y poco estimulante. La exposición pre-natal y post-natal temprana a sabores y olores provenientes de la dieta de la madre sirven como transición natural: de la vida fetal al amamantamiento y de éste al inicio de la alimentación complementaria, un proceso que determinará la relación como adulto con los alimentos y que es un continuo.

La evidencia científica indica que la composición en compuestos sápidos y aromáticos del líquido  amniótico y de la leche materna es muy similar cuando la madre come el mismo tipo de alimentos durante el embarazo y la lactancia; por lo tanto, la leche materna sirve como puente entre las experiencias sensoriales (de sabor y olor) en el útero y las que tendrá el bebé cuando se le introduzca la alimentación complementaria. El hecho de que pasen sabores y olores a la leche materna tiene muchas veces connotaciones negativas, y se suele decir a las madres que “cuiden lo que comen, pues puede pasar a la leche”, pero por el contrario, este fenómeno es algo planificado por la naturaleza para que los bebés se vayan adaptando a la alimentación sólida que vendrá después.

La evidencia señala que los bebés alimentados con lactancia artificial estarían menos abiertos a la aceptación de alimentos sólidos variados que los alimentados con lactancia materna. Se ha observado en numerosos trabajos científicos, que la exposición temprana a una amplia variedad de sabores puede mejorar a largo plazo la relación con los alimentos y lleva más frecuentemente a tener una dieta variada, ya que genera niños más dispuestos a probar nuevos alimentos. Por ejemplo, se ha evidenciado una menor aceptación de frutas y verduras en niños alimentados con fórmula en comparación con niños amamantados, a quienes sus sabores les eran familiares, provenientes de la dieta de la madre durante la lactancia. Las madres que tengan dietas más variadas y equilibradas mientras amamanten estarán favoreciendo que sus hijos acepten luego más fácilmente alimentos saludables.

En cuanto a las leches artificiales, aparte del hecho de no presentar fuentes de estímulo variadas, pueden influir en las preferencias futuras diferentemente según el tipo de fórmula. En particular, los bebés alimentados con leches hidrolizadas tienden a preferir sabores salados, ácidos y amargos con más frecuencia, que podrían asociarse a un consumo más frecuente de snacks o productos preparados.

Por otra parte, durante los primeros seis meses del bebé no se recomienda ningún otro alimento o bebida aparte de la leche. La administración de agua azucarada, infusiones endulzadas, o el agregar al biberón un edulcorante, aparte de favorecer la caries, predeterminaría una mayor predisposición al consumo de dulces en el futuro.

A diferencia de la lactancia artificial, la lactancia natural también prepara al niño para aceptar diferentes texturas. La leche materna varía en consistencia: entre madres, entre tomas e incluso en una misma toma (la leche se va haciendo más viscosa a lo largo de la toma), proveyendo al bebé de una mayor riqueza de experiencias oro-sensoriales. Esto no sólo determina la aceptación posterior de alimentos de texturas más variadas, sino que provee una exposición inicial a la regla general de que los alimentos más densos contienen más calorías, enseñando al bebé las primeras pautas fisiológicas para determinar cuándo está saciado. Es así que más allá de la influencia sobre la variedad de la dieta, la lactancia materna fomenta la autorregulación del niño ante la ingesta calórica. En una lactancia materna a demanda es el bebé quién determina la cantidad ingerida, regulada por las señales fisiológicas de saciedad. Las curvas de crecimiento en un bebé amamantado difieren de las de los alimentados con fórmula, que tienen mayor tendencia al sobrepeso y mayor riesgo de obesidad infantil.

Los padres suelen preocuparse por las estrategias de iniciación de la alimentación complementaria para favorecer que a su niño le gusten los alimentos sanos y variados, en particular frutas y verduras; pero ya antes de esto puede ayudarse a que el niño tenga con mayor probabilidad una futura dieta sana, eligiendo la alimentación natural del recién nacido, la lactancia materna.

Hace poco leí una opinión del Dr. Jack Newman, que hacía referencia a la lactancia materna a nivel mundial, que decía:

“estoy cansado de que se diga que la leche de fórmula y la humana se parecen”

Pues eso, terminemos de desterrar de una vez la falsa creencia de que con leche artificial “crecen igual de bien”. Esto no es cierto ni al momento de la lactancia ni muchos años después. La lactancia materna sienta las bases para el futuro del niño, a nivel emocional, inmunológico y también nutricional.

 

Paula Varela Tomasco

Socia voluntaria de Sina y madre de Gael (20 meses).

Doctora en Tecnología de Alimentos, Investigadora Posdoctoral en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Especialista en propiedades físicas y sensoriales de los alimentos y su influencia en las preferencias.

 

Bibliografía

Crystal, S.R. y Bernstein, I.L. (1995). Morning sickness: impact on offspring salt preference. Appetite, 25, 231–40.

Birch, L. (1999). Development of food preferences. Annual Review of Nutrition, 69, 41-62.

Stein, L.J., Cowart, B.J. y Beauchamp, G.K. (2006). Salty taste acceptance by infants and young children is related to birth weight: longitudinal analysis of infants within the normal birth weight range. European Journal of Clinical Nutrition, 60, 272–9.

Forestell, C.A. y Mennella, J.A. (2008). Food, Folklore, and Flavor Preference Development. En Handbook of nutrition and pregnancy. Ed. Human Press.

Harris, G. (2008) Development of taste and food preferences in children. Current Opinion in Clinical Nutrition & Metabolic Care, 11, 315-319.

Beauchamp, G.K. y Mennella, J.A. (2009). Early Flavor Learning and Its Impact on Later Feeding Behavior. Journal of Pediatric Gastroenterology and Nutrition, 48, S25–S30.

Cooke, L. y Fildes, A. (2011). The impact of flavour exposure in utero and during milk feeding on food acceptance at weaning and beyond. Appetite, 57, 808–811.

700 especies de bacterias y un parto respetado

Estos días varios medios de comunicación han publicado la noticia de que un equipo de investigadores españoles ha trazado el mapa de la microbiota bacteriana en la leche materna. ¡Y se han encontrado con más de 700 especies de bacterias en ella!

Bacteria photomicrograph ¿Qué quiere decir esto? Hay que tener en cuenta que la leche que toma el recién nacido de su madre es uno de los factores que determinan cómo será la flora bacteriana que se desarrolle en el bebé. Sin embargo, todavía no está claro cuál es el papel concreto de estas bacterias, por lo que serán necesarias más investigaciones para saberlo.

El tema de descubrir qué componentes tiene la leche materna trae de cabeza a los investigadores desde hace años. Uno de los motivos no es ni más ni menos que hallar la forma de crear fórmulas artificiales que alimenten a nuestros hijos de la manera más parecida a lo que sería si fuesen amamantados. Luego venden eso que es “parecido” como algo que puede “sustituir”.

Imágenes de microscopio donde se evidencia la diferencia en la composición entre la leche artificial y la leche materna.
Foto: Nancy Wight.

Sin embargo, todos sabemos que un sustituto nunca va a resultar igual que un original. Nadie duda de que las imitaciones no tienen el mismo valor que los originales. ¿En qué punto nos dio por pensar que en el caso de la leche materna sí que es así? ¿Cómo podemos equiparar la leche artificial, que no es más que una serie de polvos que tienen como base la leche de vaca, a los que se añaden, se quitan y se ponen más polvos, con un elemento vivo como la leche materna que, además, tiene una composición totalmente adaptada a los requerimientos nutricionales del que la consume? ¡Es como comparar la comida congelada con tener un cocinero en casa que te prepare el menú con alimentos de temporada y teniendo en cuenta tu estado de salud!

En nuestra labor como asesoras encontramos muchas personas que piensan que da igual una cosa que otra y consideran que defender que no es cierto resulta un tanto radical. Y sorprende. Realmente es chocante encontrar personas que opinan que un sucedáneo puede sustituir al original. Y que lo digan con absoluto convencimiento…

Noticias como la que da pie a esta entrada reflejan esa verdad innegable: la leche de fórmula es una imitación de la leche materna, no la mejora (pues la tiene como modelo a seguir) sino que trata de emularla, ergo, es peor que la leche materna. Y no hay más.

La leche artificial está para cuando no hay otra opción posible, pero no debería ser una opción que se situara al mismo nivel que la materna.

Por otra parte, para redundar en el tema, dentro de la misma noticia, viene otro hallazgo que es de sumo interés y que casi pasa desapercibido: la influencia del tipo de parto en la lactancia.

Hasta ahora cuando se hablaba de parto y lactancia se comentaban cosas como que las intervenciones durante el parto pueden dificultar el establecimiento de la lactancia, pero nunca se había analizado y comparado la composición de la leche materna en mujeres que habían tenido partos diferentes. El equipo halló que la leche producida por mujeres sometidas a cesáreas programadas era más pobre en microorganismos que las que tuvieron un parto vaginal. Sin embargo, cuando la cesárea no es programada, la composición de la leche materna es muy parecida a la que producen las mujeres que han tenido un parto vaginal. Según declaraciones de los investigadores, “la falta de señales de estrés fisiológico, así como de las señales hormonales propias del trabajo de parto, podrían influir en la composición y en la diversidad microbiana de la leche materna”.

Sería interesante, ya que comentan el tema de las señales hormonales, que se realizasen nuevas investigaciones que analizaran en detalle de qué manera influye la administración de oxitocina intraparto en la composición de la leche materna. A este respecto, hace un tiempo nos hacíamos eco de un artículo de Ibone Olza sobre los efectos de la oxitocina intraparto en el sistema nervioso central y en la conducta social, parental y sexual; en él quedaba patente de qué manera afecta la instrumentalización del parto en nuestro desarrollo a nivel psicológico.

Mientras esperamos nuevas evidencias sobre los efectos nocivos de las intervenciones en los partos y sus efectos en la lactancia y desarrollo de nuestros hijos, lo más lógico es seguir pensando que esa máquina perfecta que es el cuerpo humano está capacitada para hacer frente a las situaciones naturales propias de la especie, como son el parto y el amamantamiento.

Varios siglos de existencia de la humanidad lo avalan.

Fuente:

http://m.europapress.es/salud/noticia-investigadores-espanoles-descubren-leche-materna-compuesta-mas-700-bacterias-20130103125250.html

7 de junio: día Mundial por Derechos del Nacimiento

publicado en: Parto / embarazo, Reivindicación | 0

La Plataforma pro Derechos del Nacimiento estableció el día 7 de junio para celebrar el Día Mundial por los Derechos del Nacimiento. Está constituida por un grupo de personas, profesionales de diversos campos, padres… que tienen entre sus objetivos procurar que los nuevos “ciudadanos” entren en el mundo de la forma menos traumática posible.
Señalamos las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud acerca del cuidado perinatal y para establecer un buen contacto entre madre e hijo:

Recomendaciones extraídas de un informe sobre “Tecnologías de Parto Apropiadas” publicado por la OMS en abril de 1985.

El principio básico de estas recomendaciones es el de que cada mujer tiene el derecho fundamental de recibir atención prenatal apropiada; que la mujer tiene un papel central en todos los aspectos de esta atención, incluso participar en la planificación, realización y evaluación de la atención; y que los factores sociales, emocionales y psicológicos son decisivos en la compresión e instrumentación de la atención prenatal apropiada.

1. Toda la comunidad debe ser informada sobre los diversos procedimientos que constituyen la atención del parto, a fin de que cada mujer pueda elegir el tipo de atención que prefiera.

2. Debe fomentarse la capacitación de obstétricas o matronas profesionales. Esta profesión deberá encargarse de la atención durante los embarazos y partos normales, así como del puerperio.

3. Debe darse a conocer entre el público servido por los hospitales información sobre las prácticas de los mismos en materia de partos (porcentajes de cesáreas, etc.)

4. No existe justificación en ninguna región geográfica para que más de un 10 al 15% sean por cesárea.

5. No existen pruebas de que se requiera cesárea después de una cesárea anterior transversa del segmento inferior. Por lo general deben favorecerse los partos vaginales después de cesáreas, donde quiera que se cuente con un servicio quirúrgico de urgencia.

6. No existen pruebas de que la vigilancia electrónica del feto durante el trabajo de parto normal tenga efectos positivos en el resultado del embarazo.

7. No está indicado el afeitado de la región pública ni los enemas preparto.

8. Las embarazadas no deben ser colocadas en posición de litotomía (acostada boca arriba) durante el trabajo de parto ni el parto. Se las debe animar a caminar durante el trabajo de parto y cada mujer debe decidir libremente la posición que quiere asumir durante el parto.

9. No se justifica el uso rutinario de la episiotomía (incisión para ampliar la abertura vaginal)

10. No deben inducirse los partos por conveniencia. La inducción del parto debe limitarse a determinadas indicaciones médicas. Ninguna región geográfica debe tener un índice de trabajos de parto inducidos mayor al 10%.

11. Debe evitarse durante el parto la administración por rutina de fármacos analgésicos o anestésicos que no se requieran específicamente para corregir o evitar una complicación en el parto.

12. No se justifica científicamente la ruptura artificial de membranas por rutina.

13. El neonato sano debe permanecer con la madre cuando así lo permita el estado de ambos. Ningún procedimiento de observación del recién nacido justifica la separación de la madre.

14. Debe fomentarse el inicio inmediato del amamantamiento, inclusive antes de que la madre salga de la sala de partos.

15. Deben identificarse las unidades de atención obstétricas que no aceptan ciegamente toda tecnología y que respetan los aspectos emocionales, psicológicos y sociales del nacimiento. Deben fomentarse las unidades de este tipo y los procedimientos que las han llevado a adoptar su actitud deben estudiarse, a fin de que sirvan de modelos para impulsar actitudes similares en otros centros e influir en las opiniones obstétricas en todo el país.

16. Los gobiernos deben considerar la elaboración de normas que permitan el uso de nuevas tecnologías de parto sólo después de una evaluación adecuada.

DECÁLOGO DE LOS DERECHOS DEL NACIMIENTO

El bebé tiene derecho al reconocimiento de su capacidad física y emocional, en su vida intrauterina y extrauterina y, especialmente, durante el tránsito entre ambas.

El bebé intraútero tiene derecho a que el bienestar emocional de su madre no sea alterado por un exceso y abuso de controles durante la gestación.

El bebé y su madre tienen derecho a que se respeten el momento, ritmo, ambiente y compañía en el parto-nacimiento y a que el mismo transcurra de forma fisiológica. Un bebé y madre sanos tienen derecho a no ser tratados como enfermos.

El bebé y su madre tienen derecho a intimidad y respeto antes, durante y después del nacimiento-parto.

El bebé y su madre tienen derecho a permanecer juntos en las horas y días siguientes al nacimiento. Ninguna exploración ni estancia hospitalaria justifica la separación de ambos.

El bebé tiene derecho a disfrutar de lactancia materna a demanda, al menos, durante el primer año. A que durante su estancia en hospital se respeten los “10 pasos para una lactancia feliz” establecidos por UNICEF y la OMS y recomendados por la Asociación Española de Pediatría.

El bebé tiene derecho a ser atendido personalmente por su madre, como mínimo, durante el primer año. La madre tiene derecho a disfrutar del contacto íntimo con su bebé cuanto crea necesario.

El bebé prematuro tiene derecho a permanecer pegado al cuerpo de su madre hasta que adquiera el peso y las condiciones óptimas de salud. Ninguna unidad de neonatología es más saludable para el bebé que la piel materna.

El bebé tiene derecho a permanecer pegado al cuerpo de su madre durante los primeros meses de vida extrauterina. El contacto cuerpo a cuerpo es vital para instaurar en él la seguridad y la confianza.

10º El bebé tiene derecho a que sean sus padres quienes personalmente tomen las decisiones y quienes para ello busquen la información relacionada con su bienestar.

 

Plataforma pro Derechos del Nacimiento

 

 

Hospital de Pamplona: prematuros y neonatos con sus padres

El que los bebés prematuros y neonatos estén con sus padres todo el tiempo que permanezcan en el hospital, es una necesidad y un derecho propio del que nadie debería de verse privado.
Algo que se desconoce y se acepta desde la “normalidad” aunque se nos haga difícil imaginar a una criatura en una incubadora y alejada de su madre, de sus padres… algo que debería de ser la norma y no lo es. Por eso, es por lo que se sigue luchando desde muchos hospitales  contando con el apoyo de colectivos de lactancia y crianza.

Ya son algunos los centros hospitalarios que lo tienen como norma, pero todavía quedan demasiados en los que hay unos horarios de visitas establecidas y, en muchos, bastante rígidos.


La unidad de neonatología del Complejo Hospitalario de Navarra, en Pamplona, es otro de los que lo han conseguido. Desde aquí animamos a todos los hospitales donde tengan unidades de maternidad y neonatos a que instauren cuanto antes esta norma tan urgente y necesaria para la pronta y mejor recuperación de los bebés, de sus madres, de la familia.

 

http://www.amabizia.asociacionespamplona.es/

Día Internacional del bebé prematuro

Charla del Dr. Gómez Papí el pasado 6 de noviembre de 2010

Decáologo de los Derechos del bebé prematuro

Que no os separen: artículos piel con piel

 

Baby Boom: violencia obstétrica televisada

publicado en: Parto / embarazo, Reivindicación | 2

 

Era viernes por la noche. No me encontraba bien. Un resfriado me rondaba y mi cabeza parecía que iba a estallar. Como tantas otras veces, me había quedado dormida dándole el pecho a mi hija. La dejé en la habitación descansando, calentita, relajada y feliz… Cuando la observo dormir, vienen a mi cabeza un montón de imágenes, pero sobre todo las de los primeros momentos tras su nacimiento. Su olor tan especial, su cara y sus ojos escrutándome, reconociéndome. Me recuerdo reflejada en una mirada como nunca antes me había visto. Rememoro la imagen de mi bebé recién llegada a este mundo, cuando hacía unas horas estaba dentro de mí; veo otra vez la escena: mi bebé ya no estaba en mí, era nuestro primer distanciamiento y ella me miraba registrando con esos ojos tan tiernos cada centímetro de mi cuerpo.

Salí de la habitación navegando entre esos recuerdos y sensaciones.

Y durante un rato, mientras estuve en el sofá de casa dormitando, seguí hundiéndome en esas imágenes, esos olores, ese tacto suave que me enamoró. Evoqué la luz tenue de la habitación, una matrona que estuvo ahí sólo cuando la necesité, el calor del agua durante la dilatación, las sensaciones de los pujos y mi cuerpo animal haciendo lo que el instinto le decía en cada momento.

Nunca olvidará mi cuerpo la sensación del cuerpecito de mi hija cuando por fin salió de mí. Tras su cabeza, el resto resbaló entre mis piernas… fue como tantas veces había visto en los partos de los animales, como tantas veces había imaginado, como tantos partos de mujeres visionados en los que el lado mamífero latía con fuerza.

Me gusta sumergirme en esos recuerdos y cada noche repito ese ritual desde hace más de dos años. Pero el viernes pasado fue diferente.

Me sacó de la ensoñación un puñetazo violento. Algo me golpeó demasiado fuerte e hizo añicos la atmósfera cálida que envolvía mi mente.

Fueron unas imágenes y unas palabras que llegaron entre brumas. Una mujer estaba en la tele a punto de parir. Ella,  que ya había tenido otros partos, era tratada como una niña-muñeca en manos de una matrona. Ella, que en un parto anterior, sin epidural y bastante rápido, según sus palabras, había dado a luz a un bebé de cuatro kilos. Y la matrona le decía que  era una campeona por eso (y yo pensé que no era una campeona; era una mamífera que había tenido a su bebé). El parto iba deprisa y el bebé estaba alto y era grande, según comentarios de la matrona. Y entonces siguió una batería de preguntas a las que yo veía responder a esta madre como podía, entre contracción y contracción, dejando de lado SU PARTO, su cuerpo y su mente de parto. Veía luchar al instinto contra la razón. Porque en un parto no debe existir la razón. Somos instinto en ese momento y debemos dejar que la naturaleza nos coja de la mano y nos lleve.

Algo se removió dentro de mí. Algo se contrajo. No entendía nada. Veía un paritorio con un montón de aparatos, con mucha luz (demasiado blanco), yo quería una luz tenue para esa madre. Había demasiada gente. Demasiadas preguntas: cuánto era el peso estimado del bebé (¿para qué?), cuánto había engordado en su embarazo (¿a qué venía eso?) Pero lo peor venía después de que esas preguntas fueran contestadas por su marido, ya que ella no podía más que atender como podía a su cuerpo. Lo más violento era ser espectador de cómo puede menoscabarse la confianza en una misma de una mujer. Frases pronunciadas por la matrona como “me estáis asustando” (por el peso del bebé), “¡madre mía esta mujer!” (por el peso que había cogido la madre). ¿Y fuera de paritorio? Denigrante: “yo quería una secun facilita (risas)”, “ha engordado veinte kilos (risas de las compañeras y comentario de una de ellas: “¡qué bien te lo vas a pasar!”). Y otra vez la matrona  que volvía a la carga en el paritorio: “en principio yo entiendo que no quieras la epidural” (y yo me decía: no, no lo entiendes en absoluto); “en principio vamos a intentar no ponértela… es que el niño es muy grande” (¿vamos a intentar NO ponértela? ¡Como si fuera necesaria!). La madre se inquietaba con cada frase de su matrona. Yo me subía por las paredes…

Y finalmente, la madre claudicó. La matrona venció. Pudo conseguir poner a la mujer a sus pies, que se dejara hacer como una muñeca, vulnerable, atemorizada, desconfiando de su capacidad para parir como toda mujer… ¡para parir como ya había hecho en una ocasión anterior! Aceptó la epidural. Al cabo de un momento llegó la anestesista. La mujer lloraba. Parecía poco convencida con su decisión. Había que persuadirla. “Yo creo que va a parir bien, pero que, por si acaso, no está mal que esté con analgesia”, dijo la anestesista. El alma se me cayó a los pies;  la madre, sola ante ese entorno hostil, a punto de parir, vulnerable como nunca, no pudo luchar más. Es difícil luchar cuando te amenazan con que algo va a fallar, con que tu bebé podría salir malparado por una decisión tuya que a los demás se les antoja un capricho de niña malcriada.

La administración de la epidural fue un suplicio. Las contracciones no le permitían ser una buena chica y estarse quieta. Y ella quería ser lo que el mundo le pedía ser, pero su cuerpo se rebelaba. Pudo la razón contra el instinto.

En un parto rápido y sin complicaciones, entorpecido por una anestesia innecesaria como todos habíamos preconizado (anestesista incluida), llegó su niño al mundo.

A los diez segundos de estar encima de su madre, los separaron, se llevaron al bebé... para pesarlo…

A unos metros, en otro paritorio, estaba otra madre a punto de parir. Según la locutora, ” va a dar a luz su tercer hijo y lo va a hacer sin epidural y sin oxitocina”. Lo contaba como algo extraño, como si fuera a dar a luz haciendo el pino o subida a la rama de un árbol.

La matrona también tuvo su papel. Tuvo que enseñarle a hacer las cosas porque debió encontrar algún fallo en el perfecto cuerpo de una mujer de parto, un cuerpo como el de todas las mujeres, preparado para parir. “No empujes todavía” le espetó la matrona, a lo que la mujer contestó “si no puedo… ¡empuja ella!” “Vamos a ponernos de acuerdo” insistió la matrona “si te digo que no empujes, aunque el cuerpo te pida empujar, sopla” y continuó: “tu cuerpo te va a pedir lo contrario a lo que yo te diga”.

La niña nació en un parto vaginal no instrumentalizado. Los pujos habían sido dirigidos, el parto no fue respetado ni respetuoso. Menos de un minuto después de nacer, le clamparon el cordón.

El resto del programa fue más de lo mismo.

No sólo asistimos los espectadores a una vulneración de los derechos del paciente, como viene determinado en el BOE, en lo referente al consentimiento informado, libre elección, el derecho a la intimidad, derecho a la autonomía del paciente; también se hizo caso omiso en todo momento al Plan de Parto y Nacimiento elaborado por el Ministerio de Sanidad, a las recomendaciones de la OMS sobre el Nacimiento, así como a las evidencias científicas publicadas por la OMS relativas a la atención durante el parto.

Esa noche no dormí bien. Hoy tras escribir esto tampoco lo haré. Éstas y muchas otras mujeres vendrán a mi mente antes de cerrar los ojos. Y una pregunta, que nunca llegarán a contestar tantos y tantos intervencionistas innecesarios:

¿PARA QUÉ?

Zule
Madre voluntaria de Sina

 

Estrategia de atención al parto normal en el Sistema Nacional de Salud

Recomendaciones de la OMS para un parto más seguro, humano y respetuoso

Listado de evidencias científicas sobre las recomendaciones de la OMS

 

Oxitocina intraparto y lactancia

Queremos agradecer a Ibone Olza que nos haya autorizado a publicar su artículo en el blog de Sina. Os dejamos el enlace a la fuente original: Oxitocina intraparto y lactancia.

Hace años, cuando comencé a indagar sobre los efectos de la oxitocina sintética me llevé dos sorpresas. La primera fue comprobar que la oxitocina tiene efectos a nivel de sistema nervioso central muchísimo más importantes de lo que yo pensaba. De hecho se le llama la hormona facilitadora de la vida porque interviene en funciones vitales modulándolas.

La segunda fue comprobar que hay una enorme cantidad de investigaciones en animales que señalan que la manipulación con oxitocina sintética en el momento del parto puede alterar de por vida la conducta social, parental y sexual de diversos mamíferos. Y sin embargo se utiliza masivamente en los partos sin que se haya estudiado los posibles efectos en los recién nacidos, como si fuera inocua.


Compartí mi preocupación con varios colegas investigadores pediatras y obstetras y formamos un pequeño y humilde grupo de investigación, al que se sumaron matronas y enfermeras. Durante los tres últimos años nos hemos dedicado a investigar por amor al arte, con mucha ilusión y esfuerzo. Los primeros resultados que hemos obtenido apuntan hacia que la oxitocina sintética administrada intraparto puede llegar al cerebro del bebé e interferir muy negativamente en la lactancia.


Los resultados del estudio piloto los publicamos ahora en Acta Pediátrica, (aquí se puede ver)estamos embarcados en un estudio bastante más amplio. Habrá que ver si se confirman o no, ya que de momento solo es eso, un piloto con una pequeña muestra. Pero de confirmarse tal vez nos permitiría comprender porque muchas madres no consiguen amamantar a pesar de su esfuerzo y deseo. Mi intuición es que la oxitocina intraparto afecta severamente a la lactancia, tanto en la madre como en el bebé, y quien sabe si afecta a muchas otras funciones o no.
Tendremos que seguir investigando.

Ibone Olza
Psiquiatra infanto-juvenil y perinatal
Profesora de la UAM
Investigadora y escritora
Co-autora de “¿Nacer por cesárea?”
Co-fundadora del foro Apoyocesáreas
Y, sobretodo, madre de tres preciosos hijos

Publicado por Ibone Olza en http://iboneolza.wordpress.com/

Taller Sina: “DOULA, un camino de dar y recibir”

publicado en: Parto / embarazo | 2

Desde Sina también ofrecemos nuestro apoyo e información a las mujeres embarazadas. Por ello, vamos a realizar una serie de talleres en nuestros Grupos de apoyo,  sobre lo que es una Doula y su papel en cuanto al acompañamiento  en el embarazo, parto y lactanciase refiere.

La encargada del taller será Concha, Doula y socia voluntaria de Sina, como parte de su voluntariado en nuestra Asociación.

 

El Taller Sina: “DOULA, un camino de dar y recibir” se realizará:

  • Lunes día 23 de abril a las 17:30 h. En el GAM  de Paterna,  en el CP Ausiàs March, Parque de Alborxí, C/ San Mateo 5. PATERNA (Valencia). La puerta para entrar al GAM está por el parque, que es la calle San Martín, continuación de la C/ Ramón Ramia Querol.

Sina ofrece este Taller de interés para las mujeres: las que tienen hijos,  las embarazadas y las que quieran ser madres en un futuro. No es necesario inscribirse previamente. Puedes acudir acompañada de tu hijo o tu pareja si así lo deseas.

¡Os esperamos!

Asociación Sina

Grupo de Trabajo Asesoría en Lactancia Materna (Grupos de apoyo)


Ser doula: un camino de dar y recibir

Una epidural llamada ‘doula’

Charlas para embarazadas sobre lactancia materna: “HACIA UNA LACTANCIA FELIZ”

Diario de un VOLUNTARIADO activo: recibo mucho más de lo que puedo dar. Voluntariado Sina en el Hospital General Universitario de Valencia.

Acompañando a Ruth

Han sido dos partos, mi título como IBCLC (que ha costado mucho de parir) y mi hija, que me ha traído el mejor de los regalos: MI PARTO.

“¿Por qué estoy en Sina? (III)”, por Concha

1 2 3 4 16