I Encuentro sobre lactancia materna para profesionales de la salud y colectivos relacionados

Displaying Encuentro Lactancia HGU (8).JPGPoco a poco, en este país, nos vamos poniendo las pilas en el tema de la lactancia, pues, como sabemos, para ser exitosa, requiere, además de información y ganas por parte de la madre, el apoyo del entorno. Jornadas como la del pasado 14 de octubre, organizada por el Comité de Lactancia Materna del Departamento del Consorcio del Hospital General Universitario de Valencia, a la que asistimos varias voluntarias de Sina, allanan mucho el camino de las madres que cada vez van a encontrar que los profesionales que las atienden se preocupan más por estar formados y actualizados.

Displaying Encuentro Lactancia HGU (4).JPGLa jornada constó de dos mesas en las que participaron profesionales de gran experiencia, con una amplia formación en temas de lactancia y, sobre todo, calidad humana. Pues cuando un pediatra, médico, enfermera o matrona es capaz de mirar a los ojos y empatizar con la madre que tiene delante y que acude buscando su ayuda para sacar adelante su lactancia, la historia empieza a escribirse de forma muy diferente.

La primera mesa contó con la participación de la Dra. Ma Teresa Hernández y del Dr. Paco Vera. Se habló de “Problemas que dificultan pero no impiden la lactancia materna eficaz”. Así que ahí andaban resonando por la sala las temidas ingurgitaciones, obstrucciones, grietas, mastitis y abcesos, frenillos, producción comprometida… y de cómo una intervención profesional formada en lactancia y una buena dosis de empatía hacen posible salvar esas dificultades y lograr una lactancia exitosa.Diapositiva1

La segunda mesa trató de “Prácticas en la atención a la embarazada y al parto que influyen en la lactancia” y participó en ella el Dr. Adolfo Gómez Papí. Con su encantadora forma de acercar el día a día de los neonatólogos habló de piel con piel, de vínculo, apego, de miradas que se funden, del papel del padre, de colecho.

Fue una jornada muy interesante en la que hubo mucho debate entre profesionales, en el que se acercaron posturas, se compartieron experiencias y en la que nos ilusionó ver caras conocidas y nuevas, y, entre las nuevas, profesionales con años de práctica que acudían a actualizarse y a compartir su vivencia del mundo de la maternidad y jóvenes residentesformándose y profundizando en sus conocimientos.

Y, por supuesto, ahí estuvo Sina, como grupo de apoyo, con madres formándose para poder asesorar a otras madres y actualizando sus conocimientos, y participando con su póster sobre “El apoyo a la lactancia en la actualidad: ‘Tribu 2.0’, Whatsapp y el apoyo madre a madre”. En él se resume nuestra experiencia de poco más de un año con el apoyo madre a madre en los dos grupos que se han creado en una app de mensajería instantánea.

¡Nuestra más sincera enhorabuena al Comité de Lactancia Materna del Departamento del Consorcio del Hospital General Universitario de Valencia por esta iniciativa!

Folleto “Lactancia materna y medicamentos: una compatibilidad casi siempre posible”

En la asesoría sobre lactancia materna, uno de los temas recurrentes es la compatibilidad de la lactancia materna y algún tipo de sustancia: desde café, alcohol o tabaco, hasta medicamentos de todo tipo.

ComprimidosLas madres que amamantan no son seres de otro planeta y también enferman, se hacen pruebas diagnósticas y necesitan, cuando la salud decae, medicarse. A muchas les gusta beber café o té, alguna puede que tenga un evento familiar y prevea tomar alguna copa o encontremos una que esté preocupada por si un tratamiento de estética puede afectar a su lactancia.

Muchas personas ya conocen la posibilidad de consultar sus dudas sobre la compatibilidad entre una sustancia concreta y la lactancia materna en la web www.e-lactancia.org; pero el gran problema, la mayor parte de las veces, radica en el profesional sanitario que atiende a la madre y le receta un tratamiento. En la mayoría de casos, hay un enorme desconocimiento de esta herramienta tan útil. Esto tiene como consecuencia que muchas madres lactantes sean instadas a suspender temporalmente la lactancia o, incluso, a destetar cuando, realmente, no hay riesgo en que sea administrado el medicamento pertinente a la madre. Incluso, si se diera el caso de que no es compatible, podría buscarse en esa misma web otro alternativo que no diera problema de ningún tipo.

Por lo tanto, como no es fácil a veces hacerse escuchar, la web de la iHAN en su apartado de publicaciones ha colgado este magnífico documento que compartimos con todos vosotros con el ánimo de que os sea de utilidad… ¡Hay que hacerle un hueco en la cartera al lado de la tarjeta sanitaria!

El documento es un folleto que lleva por título Guía Rápida de Compatibilidad entre Medicamentos y Lactancia Materna “Lactancia Materna y Medicamentos, una Compatibilidad casi siempre posible” y ha sido editado por José Mª. Paricio y Juan José Lasarte.

¡Esperamos que os sea de ayuda!

Lactancia materna: superando adversidades

Resulta raro escribir una experiencia cuando todavía está pasando, y cuando aún queda mucho por pasar… Así que no os voy a contar la historia de mi lactancia, sino que os voy a contar cómo superamos las dificultades que tuvimos.

 

Soy una madre muy joven. Me quedé embarazada con solo 16 añitos, y tuve a mi primera hija, Marta, a los 17. Tuve mucha suerte en lo que a apoyos se refiere, no fue una situación nada “traumática” como son muchos embarazos adolescentes, yo era una chica muy madura… Pero por muy madura que fuera, era poco más que una niña. Recuerdo llorar como una magdalena cuando le di el pecho a Marta por primera vez, y ella me miró con esos grandes ojos negros... Fue la experiencia más maravillosa de mi vida. En un instante entendí muchas cosas, entendí lo que significaba el amor incondicional, lo que significaba ser madre y lo que significaba ser mujer… Pero no era más que una niña. Cuando al día siguiente le comenté al ginecólogo que tenía problemas para que se enganchara, me dio directamente las pastillas. Me dijo que tenía mucha cantidad de pecho, y que por eso le costaba engancharse, y que cuando me subiera la leche, unido al tamaño de mis mamas y al parto, iba a acabar con la espalda fatal… Además, ¡dos semanas después tenía que hacer selectividad! Y yo le hice caso y me tomé las pastillas. No quiero justificarme, sino explicar de dónde vengo.

Un año después de parir, me sometí a una operación de reducción mamaria. Era muy joven y tenía mucho pecho. Mi espalda se resentía y me lo recomendaron los médicos. Me dijeron que puede que tuviera problemas para dar el pecho en un futuro, o que quizás no tuviese ningún problema en absoluto. Honestamente, en ese momento no era algo que me preocupara.

Cuando Marta tenía seis años, nació Carlos. Esta vez era un bebé muy buscado y deseado, y aunque sigo siendo muy joven, no es lo mismo ser madre con 17 que con 23. Desde antes de quedarme embarazada, tenía muy claro que quería dar de mamar. Cada vez que pensaba en ello, recordaba los ojos negros de mi hija mientras le di por mamar de primera vez. Quería eso, lo tenía muy claro, lo que no tenía muy claro es si podría.

Fui a hablar con el cirujano que me operó (amigo de la familia) y me animó a intentarlo, me dijo que no debía tener problemas para lactar, por el tipo de operación que mi hicieron, pero que la única manera de saberlo era intentándolo… La verdad es que me animó mucho, y pensé que sí que sería capaz. Yo pensaba que el único problema que podría haber es que mis conductos estuviesen seccionados, la leche no fuese capaz de salir y me provocase una mastitis. Cuando fue pasando el tiempo y fui viendo cómo aparecía un poco de calostro en mis pezones, me llené de alegría: ¡mis conductos no estaban seccionados! Estaba claro que ese calostro había tenido que salir de algún sitio. Eso me convenció de que sí que podía. No entendía que una reducción mamaria podía afectar a otros aspectos mucho más complejos que los conductos seccionados.

Empecé a ilusionarme mucho con el tema. Leí Un regalo para toda la vida, de Carlos González; acudí religiosamente a mis clases de educación maternal donde nos hablaban de la lactancia, y gracias a mi matrona contacté con un grupo de apoyo a la lactancia en mi ciudad: Huelva Lacta. Empecé a asistir a las reuniones al final de mi embarazo, y compartí mis inseguridades y miedos, pero también me dijeron que podría dar de mamar. Con toda esta información llegué a mi parto convencida de que no tendría ningún problema, confiando en mi cuerpo, en la naturaleza humana, y en mi hijo.

Seguramente cualquier mujer que haya pasado por eso puede entender lo que sentí la primera vez que me puse a mi hijo al pecho, en el paritorio, mientras besaba sus deditos diminutos, sintiéndome la mujer más poderosa y feliz del mundo. Estaba tan segura de que podría dar el pecho, que ni siquiera tuve las inseguridades típicas de cualquier madre reciente. Me sabía toda la teoría, me había informado lo más posible, y no pensaba dejar que nadie e convenciera de que no podía dar el pecho.

Disfruté mucho de la lactancia los primeros días, a pesar de las grietas, de la subida de leche… Me daba igual. ¡Estaba dando el pecho! Y tenía toda la confianza del mundo en que todo iría bien. A la semana le pesé, y había perdido casi 200gr. peso (pero le pesé vestido y en una báscula distinta). Sabía que era una pérdida fisiológica, que era normal, y tampoco había perdido TANTO. Yo seguí dando el pecho a demanda, que era básicamente 24h al día, sin parar casi. Cuando hizo dos semanas, me acerqué a la pediatra porque tenía un ojito regular, y la pediatra (era una sustituta) decidió pesarle “para ver qué tal iba”. Bueno, pues seguía bastante por debajo del peso de nacimiento… Decidió dar una semana de márgen para ver cómo evolucionaba (ya que todos los pesos fueron tomados en básculas distintas). Me dio también unos consejos “estupendos”, como que le diera 10 minutos de cada pecho cada 3 horas (porque si no “le entraba aire”) y cosas así; realmente no entendía cómo iba a ayudar darle menos el pecho… Si quería que engordase lo lógico sería darle más a menudo, no menos. Salí de la consulta casi indignada; estaba tan convencida de que todo iba bien, que pensaba que la pediatra quería “robarme” mi lactancia. Pero realmente no estaba viendo (o no quería ver) los signos de alarma. Mi hijo había empezado a dormir más… De hecho dormía mucho. Había que despertarle para que comiera, mamaba dos minutos y se volvía a quedar dormido 4 o 5 horas si no le despertabas. Además, no tragaba. No tenía niños cerca que mamasen, así que realmente no sabía cómo mamaban los bebés; pero en internet (en la página web del doctor Jack Newman), pude ver vídeos de niños que mamaban bien y niños que no. Me di cuenta de que algo fallaba, que el niño no mamaba bien. Esa semana fue de locura: estaba TAN contenta con la lactancia que me daba pánico perderlo.

Así fue como empezó mi lucha. Tenía el número de teléfono de Carmen, la matrona que coordinaba el grupo de lactancia de mi ciudad. Me dio unos consejos y apoyo, y me ofreció un relactador por si hiciera falta. Comencé a investigar, porque no entendía cuál era el problema, y sin saber cuál era el problema no podía poner una solución. Investigando sobre la lactancia después de reducción de mama, descubrí que las ideas que tenía estaban equivocadas: el gran problema de las operaciones de reducción no era el corte de los conductos (de hecho muchos conductos cortados vuelven a unirse), sino que al eliminar tanto tejido, la sensibilidad del pecho cambia, y el estímulo del bebé no es suficiente. Estaba deshecha: al final era cierto que no podría dar el pecho. Se me vino el mundo encima y comencé a obsesionarme. Pesaba prácticamente a diario al niño y claro, los resultados no eran buenos. Empecé a sacarme leche (manualmente) después de cada toma, y a despertarle cada dos horas para mamar. Cada vez dormía más y era más difícil despertarle. Hablé con otra matrona de mi grupo de lactancia que me dio también mucho apoyo, me contó su experiencia personal y me consigió el relactador, porque era más que probable que fuera a necesitarlo. Agradecí mucho que me preguntara MIS impresiones y qué era lo que YO pensaba y quería hacer.

Cuando a la semana volví al pediatra, solo había cogido 40gr. y aún seguía por debajo del peso de naciminto (y ya tenía 3 semanas). La pediatra me recomendó darle “una ayudita” (odio ese término) después de cada toma de pecho.

Salí de la consulta completamente desolada, pensaba que era el final. Eran las 14h, y pensé en esperar a que abriera la farmacia para comprar la leche. Compraría leche artificial y se la daría con el relactador, después del pecho, y después de eso me sacaría leche. Ese era mi plan.El niño al poco de salir de la consulta se despertó, me lo puse al pecho y se quedó dormido al momento. Esta vez era imposible despertarlo: le hice cosquillas, le cambié el pañal y la ropa, le bañé… ¡incluso le pasé un hielo por los pies! Y nada funcionaba. ¡Me puse histérica! Cogí un biberón y le di (dormido) la poca leche que había conseguido extraerme manualmente esos días, y se lo tomó rápidamnte. Seguía con el miedo metido en el cuerpo y fui al centro de salud a hablar con mi matrona. Me puse a llorar al poco de entrar en la consulta. Me ofreció cariño y consuelo, y un sacaleches eléctrico con el que poder estimularme mejor que manualmente (que no me apañaba muy bien). Le expliqué mi plan: teta, relactador y sacaleches, y me advirtió que sería duro y que sólo yo sabría si me merecía la pena… Pero me apoyaba. También me apoyaban y me ayudaban varias asesoras de lactancia vía on-line (gracias Laura y Patricia), y me ayudaron mucho a entender qué pasaba, qué podía hacer y por qué merecía la pena.

Empecé a darle un suplemento después de cada toma de pecho; a veces con la leche que me sacaba, y cuando no llegaba, de leche artificial. Me sentía culpable por cada mililitro de sucedáneo que le daba. Había leído mil veces que cuando empiezan las “ayuditas” se acaba la lactancia, y no quería eso. La situación era la siguiente: cada dos horas o así me lo ponía al pecho, estaba casi una hora mamando (se quedaba dormido mucho), luego le daba leche con el relactador (que tardaba un buen rato) y después de eso me sacaba leche… Pero claro, para cuando terminaba de sacarme leche, ya tenía que darle el pecho otra vez. No tenía vida, no podía salir a la calle ni hacer nada. Estaba tan obsesionada con el tema que llevaba un registro de cada toma que hacía, la hora, cuánto suplemento tomaba, si era LA o LM y cuántos ml me sacaba con el sacaleches. Había días en los que me sacaba hasta 12 veces. Tomaba galactógogos, como el fenogreco o la domperidona, con el visto bueno de mi médico de cabecera, claro. Básicamente estaba relactando, pero sin relactar. Esa semana cogió 350gr. Por lo menos tenía la tranquilidad de que el niño estaba bien, y pese a todo, mi pediatra me aseguraba que el estado físico del niño era envidiable.

Estuve así varias semanas, y mi producción no aumentaba, ni con los galactógogos, ni con sacaleches ni con nada. La situación era muy frustrante, porque estaba haciendo todo lo que estaba en mis manos, y nada funcionaba. Hay mujeres que consiguen relactar completamente en el tiempo que yo llevaba intentando aumentar mi producción. Además, no entendía por qué mi hijo tardaba tanto en mamar ¡con relactador! Estaba claro que la reducción mamaria no era el único problema que había. Gracias a las IBCLCs Patricia López y Laura Villanueva, y al Dr. Briz, dieron con que mi hijo tenía frenillo, tipo III. Y además, casi en el mismo día, mi médico de cabecera me dio los resultados de unos análisis de sangre en los que se veía que tenía la TSH bastante alta (hipotiroidismo), que sabía que podía causar hipogalactia (poca leche). Los médicos me dijeron abiertamente que, en estas condiciones, sería prácticamente imposible que diera el pecho. Se me vino el mundo encima y acudí a mi grupo de apoyo. Allí saqué todo lo que llevaba dentro y lloré mucho. Ahora casi me da vergüenza reconocerlo, pero así fue. En mi entorno no tenía a nadie con quien hablar realmente de estas cosas. Mi marido me apoyaba y me ayudaba en todo lo posible, pero tampoco tenía los conocimientos necesarios sobre lactancia ni la experiencia necesaria para ayudarme. En mi grupo me escucharon y me apoyaron, y me dieron grandes consejos. Había una chica, Cinta, que también había tenido que pasar por lo mismo que yo; ella tuvo una lactancia mixta con relactador por culpa de un frenillo submucoso diagnosticado demasiado tarde. Ella me recomendó que cambiara el chip, que disfrutara de la lactancia y me sintiera orgullosa por cada día que conseguía seguir con él al pecho. Pero la verdad es que a mí me daba mucho miedo, y veía que el final estaba cerca.

Decidí que si me quedaba tan poco tiempo de lactancia, no quería perder el tiempo con sacaleches y agobios. Le haría caso a Cinta, y me tomaría las cosas con otra filosofía. Dejé el sacaleches progresivamente, los galactógogos, y lo único que hacía era darle el pecho siempre que él quisiera, y después toda la leche que quisiera en el relactador, para asegurarme de que no se quedaba con hambre. No me había rendido, no me gusta pensarlo así, pero había decidido disfrutar del proceso. Mi objetivo ya no era conseguir una lactancia materna exclusiva, sino no destetar. Y así fue pasando el tiempo, una semana y otra, un mes y otro… Tuve que “reconciliarme” con mi cuerpo, con mi lactancia, con la naturaleza… Dejé de sentir que “traicionaba” de alguna manera a mi hijo cuando le daba leche artificial. En este proceso, ambos necesitamos estar lo más cerca posible. Me ayudó muchísimo portearle, sentirle cerca y poder dar el pecho siempre que él quisiera; así como colechar, dormir abrazados y con acceso a mi pecho. Poco a poco, aunque tomara bastante leche artificial, la lactancia fue convirtiéndose en algo más natural, espontáneo y feliz de lo que nunca imaginé.

Poco antes de los 6 meses, mi hijo tomaba al menos 5 suplementos al día de 120 ml cada uno, con el relactador, y toda la teta que quisiese, por supuesto. Empezamos a introducir la alimentación complementaria. En nuestro caso, optamos por el Baby Led Weaning, que es la alimentación complementaria dirigida por el bebé, sin papillas. Básicamente se trataba de que fuese el niño el que participase en la comida de la casa, que se sentara con nosotros a la mesa y comiera con nosotros, que coma él solo con sus manos, cómo y cuanto él quisiera. Se trataba de que experimentase con la comida, que su acercamiento a ella fuese positivo, de juego, de descubrimiento, de aprendizaje. Por supuesto, introdujimos los alimentos de uno en uno, dejando margen entre ellos, y le dábamos solo cosas que fuesen adecuadas para él. Por ejemplo, le dábamos verdura en bastones cocida o al vapor, y él la cogía con sus manitas y se la comía. Lo que más me convencía de este método es que es “a demanda”, y yo me sentía mucho más tranquila así. Me parece tan importante la lactancia a demanda como la alimentación complementaria a demanda. Así que eso hice: comencé a sentar al niño con nosotros a la hora de comer, y le ponía algo de comida por delante. Antes de darle AC siempre le daba el pecho y el relactador, porque esa era y debía ser la base de su alimentación.

Descubrí con gran alegría que tenía entre manos a un comilón, y le veía disfrutar experimentando y comiendo cada cosa. Descubrí que, poco a poco, fue “regulándose” en las horas, porque empezó a pedir pecho y relactador más o menos a las mismas horas siempre. Supongo que al sentarle con nosotros en la mesa, fue estableciendo él solo unos patrones de rutina él solito. Con el tiempo, fue dejándose cada vez más leche en los relactadores… Suponía que, como iba comiendo más y más alimentación complementaria, cada vez iba necesitando menos leche artificial. Llegó un momento en el que empezó a quitar tomas. Hubo una semana entera en la que se negaba a tomar dos suplementos enteros, así que dejé de dárselos… Semana tras semana fui observando (porque me he dado cuenta de que en este proceso no he sido más que una observadora) que sus necesidades de leche artificial se habían reducido tanto que, en un momento, al poco de cumplir 8 meses, simplemente no quiso más LA. Fue un proceso tan natural, que aún me maravillo de pensarlo.

El tiempo que llevamos sin leche artificial ha sido maravilloso, y espero que la lactancia dure todo el tiempo que quiera mi hijo. Cuando echo la vista atrás, creo que no habría sido posible sin el apoyo de mucha gente, sin mi grupo de lactancia, sin mi marido y mi hija mayor, que tanto me ayudaron en el proceso. Creo que el “clan” es importantísimo para que funcione una lactancia, conocer a otras madres que den el pecho y que pueden entender qué está pasando. Por eso quiero dar un gran GRACIAS a toda la comunidad que soporta y apoya la lactancia, porque sin todos vosotros, mi lactancia y otras muchas se hubiesen ido al traste; y quiero agradecéroslo de parte del que está más feliz en todo esto: mi hijo.

Marta.

Prótesis PIP y lactancia materna (por Carlos González y Rocío Martín-Gil Parra)

Por Carlos González:

Es cierto que no se han evaluado los posibles efectos de las siliconas de uso industrial sobre la salud, pero sí que se han evaluado ampliamente los efectos de la lactancia artificial.

Continue reading “Prótesis PIP y lactancia materna (por Carlos González y Rocío Martín-Gil Parra)” »

Microcalcificaciones en el pecho y lactancia: un sufrimiento y el alivio que llegó con el apoyo y la información veraz.

Recibimos estas cariñosas palabras de una madre y su hija, que nos autorizan a compartirlas en nuestro blog.

Os escribo en nombre de Laura, mi hija de 4 años, que sigue siendo lactante gracias a vuestra información y quiere que os cuente su historia para animaros a seguir trabajando por la lactancia.

En una mamografía que me hice este verano, la radióloga apreció unas microcalcificaciones y me remitió al especialista para dictaminar si eran de origen benigno o cancerígenas.

Continue reading “Microcalcificaciones en el pecho y lactancia: un sufrimiento y el alivio que llegó con el apoyo y la información veraz.” »

Jo no compro! / ¡Yo no compro!

publicado en: Lactancia: problemas | 16

Publicat per Alba Padró (blog “Som la llet”). http://criatures.ara.cat

Ahir al matí encara no tenia aquesta entrada feta, però de cop el meu àngel de la guàrdia,  la Myriam Moya em va donar l’idea!! GRÀCIES!!!

I quina era l’idea, us preguntareu? Em va demanar per quina raó no m’agradava el PureLan. Ha arribat el moment de dir-ho tot, tot i tot! Així que entrada dedicada a aquesta crema.

Lanolina

Com sabeu, hi ha productes de la marca Medela que valoro per la seva eficàcia. Tenen productes molt bons (tirallets, mugroneres…) i d’aquests no en puc dir res de res, però el tema PureLan em supera!

La cremeta de tacte enganxós que sembla cera d’abella fosa i quan l’apliques sobre el mugró  forma una capa densa… No m’agrada!

Continue reading “Jo no compro! / ¡Yo no compro!” »

El difícil comienzo de mi lactancia

Soy Vanesa y me gustaría contaros la historia de mi lactancia.

Está siendo muy, muy dura, y gracias al apoyo tan grande que he tenido lo estoy pudiendo remontar.

Ha habido momentos en que pensé que tiraría la toalla, pero mis ganas locas por amamantar a Hugo, mi perseverancia y sobre todo el apoyo de mi marido, de Ade y de Laura (ambas voluntarias de Sina) han hecho que crea en mí misma y en que puedo hacerlo.

Continue reading “El difícil comienzo de mi lactancia” »

Marina y Elena, una lactancia extraordinaria: la historia de un triunfo más del instinto.

El nacimiento de Marina, hija de Elena, nos pilló a todos por sorpresa. Todavía no habían comenzado las Navidades y lo esperábamos para mitad de enero. Elena y yo sólo habíamos podido mantener un encuentro, hacía escasamente dos semanas.

Al poco tiempo recibí un mensaje de Sofía, coordinadora del Grupo de Trabajo Sina “madrinas de lactancia” y prima de Elena, explicándome en qué circunstancias se había producido el nacimiento de Marina, en una cesárea urgente por una súbita peritonitis de Elena, que aunque ya se encontraba relativamente bien estaba dolorida y muy cansada.

La intervención había sido complicada y la madre se recuperaba mientras la bebé, en perfecto estado de salud, estaba en Neonatos dentro de una incubadora.

Continue reading “Marina y Elena, una lactancia extraordinaria: la historia de un triunfo más del instinto.” »

Catherine Watson Genna BS, IBCLC NYC. Entrevista

Publicado en Alba Lactancia (Barcelona) el 27/04/2011

Catherine Watson Genna

Catherine Watson Genna es Consultora Certificada en Lactancia Materna (IBCLC) y se dedica a la práctica privada en Nueva York desde 1992. Tiene un interés especial por las influencias anatómicas, genéticas y neurológicas en las habilidades de succión infantil.

Es co-investigadora en un estudio que utiliza ultrasonidos para examinar los movimientos de la lengua durante la lactancia materna en lactantes con anquiloglosia y otros problemas de succión. Sus fotografías y vídeos clínicos se han publicado en decenas de medios científicos. Tiene publicado el libro Supporting Sucking Skills in Breastfeeding Infants (Ed. Jones and Bartlett).

Continue reading “Catherine Watson Genna BS, IBCLC NYC. Entrevista” »

JORNADAS SINA DE ACTUALIZACIÓN EN LACTANCIA MATERNA, impartidas por el Dr. Paco Vera Espallardo (12 y 13/XI/2010, Aulario del Hospital General Universitario de Valencia, aula 5)

La Asociación SINA, en colaboración con el Hospital General Universitario de Valencia, presenta en estas jornadas los últimos estudios científicos que se están realizando actualmente sobre lactancia materna.

En los últimos años, los investigadores de este área están corroborando o contradiciendo muchos de los mitos y creencias no contrastadas que existen sobre este tema.  Es por ello necesario estar al día de los últimos avances para transmitir una información lo más veraz posible a pacientes, consultoras y compañeras.

Continue reading “JORNADAS SINA DE ACTUALIZACIÓN EN LACTANCIA MATERNA, impartidas por el Dr. Paco Vera Espallardo (12 y 13/XI/2010, Aulario del Hospital General Universitario de Valencia, aula 5)” »

1 2 3