Suplementación con yodo durante la lactancia

publicado en: Lactancia en general | 0
El 30 de octubre de 2012, en un taller llevado a cabo por la Dirección de Salud Pública del Gobierno Vasco con la colaboración de la Dirección General de Investigación y Salud Pública de la Generalitat Valenciana, se analizó y discutió la evidencia disponible sobre la necesidad y seguridad del uso de suplementos de yodo y ácido fólico durante el embarazo y la lactancia. El pasado mes de septiembre, la revista Endocrinología y Nutrición publicaba un artículo sobre la toma de posición del Grupo de Trabajo de Trastornos relacionados con la Deficiencia de Yodo y Disfunción Tiroidea de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición sobre este tema, que daba un giro de 180 grados a lo recomendado en el taller del año anterior. Dada la importancia de mantener unos niveles adecuados de yodo durante el embarazo y la lactancia, hemos considerado de interés dar difusión a este artículo.

File:Iodine-sample.jpgEl 30 de octubre de 2012, la Dirección de Salud Pública del Gobierno Vasco, con la colaboración de la Dirección General de Investigación y Salud Pública de la Generalitat Valenciana, llevaba a cabo un taller en Bilbao en el que se estudió la evidencia disponible que ha llevado desde hace tiempo a recomendar los suplementos de yodo y ácido fólico durante la gestación y la lactancia. En el documento que publicaron a raíz de lo estudiado en el taller (lo puedes consultar aquí), se recomendaba en el punto 2 lo siguiente: “La suplementación universal con comprimidos de IK [yoduro potásico] durante la gestación y la lactancia materna en estos momentos no está justificada en España, ya que con el contenido de yodo en la sal yodada y en la leche y derivados lácteos es posible cubrir las necesidades en la gestación y lactancia, evitando asimismo los posibles riesgos del exceso. La suplementación farmacológica durante el embarazo y la lactancia podría realizarse, como una medida temporal, en las áreas donde haya evidencia clara de yododeficiencia en la población. Cuando no sea así, debería quedar restringida exclusivamente para las mujeres en riesgo de realizar ingestas insuficientes de yodo o desarrollar disfunción tiroidea en estas etapas. Es decir, a las mujeres que no toman ni van a tomar leche ni derivados lácteos y mujeres que no consumen ni van a consumir sal yodada.”

Desde el Comité de Lactancia de la AEPED no se secundaron estas recomendaciones. Así, en una consulta realizada el 10 de diciembre de 2012 en el foro que tienen para padres (puedes consultar el hilo aquí), ante la pregunta de si se debía seguir suplementando a la luz de lo publicado en el mencionado documento, la respuesta fue esta: “Hasta que no tengamos buenos estudios y la recomendación, basada en estudios adecuados, de un organismo oficial, lo ideal es seguir como hasta ahora.”

Como entenderéis, desde Sina hemos seguido con gran interés este tema, ya que es importante que los niveles de yodo en la madre durante la gestación y la lactancia sean adecuados, pues las carencias pueden tener consecuencias importantes para el bebé.

Hoy mismo ha llegado hasta nosotras un nuevo artículo, editado el pasado mes de septiembre en la versión on-line de la revista  Endocrinología y Nutrición, que arroja nuevos datos sobre este tema. El artículo lleva por título: “Suplementación con yodo durante el embarazo y la lactancia. Toma de posición del Grupo de Trabajo de Trastornos relacionados con la Deficiencia de Yodo y Disfunción Tiroidea de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición” y las conclusiones dejan clara la recomendación:

“En espera de alcanzar la meta de que la inmensa mayoría de la población gestante de nuestro país presente un adecuado estado nutricional de yodo, nuestro Grupo de Trabajo TDY-DY mantiene la recomendación explícita de la prescripción de yoduro potásico antes de la gestación, si es posible, durante la misma y en el período de lactancia.”

Podéis consultar el artículo completo aquí.

Comentarios Cerrados.