Fiesta de la Lactancia Materna en Viveros 2012

Como venimos haciendo desde hace 10 años, el pasado domingo nos dimos cita para celebrar la Semana de la Lactancia Materna en los Jardines de Viveros de Valencia. El evento fue organizado por SINA, con la colaboración de otras organizaciones que apoyan la lactancia materna, como UNICEF, Red Canguro, Amamanta, El Parto es Nuestro, Volem Creixer y Som de Pit.

Pasamos una mañana genial, acompañada por un clima casi veraniego, durante la cual pudimos compartir juegos y danzas con nuestros niños. El objetivo, aparte de la celebración, era informar a los concurrentes de las diferentes vías de apoyo a la lactancia materna en nuestra comunidad, a través de stands informativos de las diferentes asociaciones y de una charla para embarazadas organizada por SINA, “Hacia una lactancia feliz”.

A pesar de que fue un domingo de mitad de puente, pues el 9 de octubre es festivo en la Comunidad Valenciana, el apoyo fue muy importante, y a la hora de la “tetada”, varios cientos de madres nos reunimos a amamantar a nuestros niños y a escuchar el manifiesto del 2012, en el que, como siempre, se deseó que la lactancia materna esté cada día más normalizada en nuestra sociedad y que sea apoyada desde todos los niveles: familiar, gubernamental, desde el ámbito sanitario y de la sociedad en general.

El año que viene, ya serán 21 años desde que empezó a celebrarse la Semana Mundial de la Lactancia Materna, y Sina cumplirá 20 años. Será una fecha especial, así que esperamos que acuda mucha más gente ya que eso será signo de que la lactancia está extendiéndose y normalizándose.

Apuntaos la fecha en vuestras agendas, que luego diréis que no lo decimos con suficiente antelación. ¡Avisados estáis! ¡El año que viene no podéis faltar!

¡Gracias a todos los que acudisteis!

5 Respuestas

  1. Patricia

    Mientras se leía el manifiesto a la lm se perdió un niño, las organizadoras interrumpisteis la lectura del mismo para dar la noticia. Pero tras dar datos sobre vestimenta, nombre, y edad (2 años) del niño, se continuó leyendo y con la tetada como si el problema estuviera resuelto. Yo, sentada dando el pecho a mi niño no dí crédito, como la chica del micro pedía perdón ( ¿¿Perdón?? ) por interruptor la lectura mientras la mamá del niño perdido, (embarazada, por cierto) corría desesperada por el parque.
    No dudé en levantarme, correr junto a ella y decirle q yo y mi marido le ayudaríamos a encontrar a Teo, creo q fuimos de los únicos … Como pudo ser???? Como se pudo continuar con el acto como si nada???? Un niño estaba perdido en el parque, con sus fuentes, con sus puertas a la calle !!
    Porque??? Porque las del micrófono no organizaron su búsqueda???
    Mi marido tuvo la suerte de encontrar al niño por si os interesa el desenlace de la historia, aunque ese dia no mostrasteis ningún interés… Tan importante era la tetada? O el comunicado? Y si hubiera sido el hijo de una de las organizadoras? Tal vez hubiera sido diferente, mi reaccion hubiera sido la misma, ¿Por que la vuestra no?
    Quedé tan decepcionada…

  2. Hola, Patricia:
    Soy una de las voluntarias de Sina y me dirijo a ti ya que me ha sorprendido muchísimo tu comentario (y, si te soy sincera, también me ha dolido).
    No es la primera vez que ocurre un incidente tan desafortunado y angustioso durante un acto multitudinario.
    Para que cuentes con toda la información, te diré que hubo más gente buscando a Teo y que entre esas personas había gente de Sina; yo era una de ellas.
    Por otra parte, la noticia de que Teo había por fin aparecido llegó cuando se iba a proceder al sorteo y así se hizo saber entre las personas que estaban allí. El aplauso no se hizo esperar. Desgraciadamente, los medios técnicos con los que se contaba este año no eran los mejores, con lo que tal vez no se llegó a escuchar la buena nueva en todo el recinto.
    En casos como el de Teo o el que se ha dado con otros niños en alguna otra ocasión, aunque parezca que todo sigue igual, que los actos se desarrollan como si no pasara nada, se crea una red en segundo plano que actúa para que esos niños sean encontrados. Son los participantes en el acto los que deben mostrar interés por colaborar y unirse a la búsqueda. No creo que deba ser Sina ni ninguna de las otras asociaciones las que tengan que obligar a nadie que no se preste a echar una mano.
    Lamento tu impresión de cómo se desarrollaron los acontecimientos. La realidad fue muy distinta a cómo la sentiste y te aseguro que se vivió entre muchas personas con verdadera angustia la situación de esa madre, pues era inevitable no ponerse en su lugar.
    Me he sentido mal por tus palabras ya que me quedo con la sensación de que la imagen que se tiene de la actuación de las personas si no es visible, se considera que no se da. No es así.
    De todas formas, y ya hablando desde mi faceta de voluntaria, también te reconozco que no es la primera vez que me llega un desaire porque a alguien le da por pensar que nuestra labor, que tratamos de que pase desapercibida, se acaba considerando inexistente. Y me duele porque para estar ahí, las voluntarias tenemos que dejar de lado parte de nuestra vida y lo hacemos con todo el amor del mundo porque queremos ayudar a otras personas que nos pueden necesitar.
    Un saludo,

    Zule

  3. elblogdesina

    Querida Patricia:

    Gracias, en primer lugar, por haber participado en la búsqueda de Teo. No muchas personas fuera del entorno de las asociaciones se volcaron en ello.

    Entendemos que en medio de la confusión a veces uno no llega a ser consciente de lo que ocurre realmente, por eso queremos que sepas, en primer lugar, que sí que hubo más gente buscando al pequeño.

    Por otra parte, en relación con tu pregunta sobre el por qué de la decisión de no parar el acto para montar un dispositivo de búsqueda, te diremos que el motivo es doble: por un lado, está el tema del pánico y del caos que se puede generar, ya que las personas en situaciones de emergencia no siempre están preparadas para dar una respuesta cabal y serena; esto enlaza con el segundo motivo: aquellos que sienten que están capacitados para hacer algo y quieren actuar no tienen más que preguntar e informarse sobre qué pueden hacer para ayudar, pero no es labor de nadie, que no sea experto en la materia, el montar un dispositivo de búsqueda con personas que no se han ofrecido a ello y que, seguramente, no están preparadas ni intelectual ni emocionalmente para afrontar una situación como esa.

    De todas formas, queremos que sepas que el dispositivo de búsqueda se organizó, pero en un segundo plano, como siempre se ha hecho cuando se han dado desafortunados incidentes como este.

    Situaciones como la que vivimos con Teo, desgraciadamente, se dan muchas veces en lugares muy concurridos y hay que estar bien preparados para actuar. No es cuestión de crear caos y de arriesgarse a que, en medio de la confusión, pueda haber más incidentes. Ya sabes que las desapariciones intencionales se suelen dar aprovechando los momentos de desorden, así que hay que ser cautos con estos temas.

    Sentimos mucho tu sensación de impotencia y entendemos que, con la información que tenías, te hayas sentido indignada y enfadada. Por eso queremos que sepas que, como te hemos comentado, hubo más personas buscando, que se dio la noticia de que Teo había aparecido haciendo uso de la megafonía de la que disponíamos (somos conscientes, por tu comentario, de que no fue suficiente y trataremos de ponerle solución en próximas ediciones) y que nos sentimos tan nerviosas durante el tiempo que se le buscó como debiste sentirte tú.

    Por otra parte, también dices que si hubiese sido el hijo de una de las organizadoras tal vez nuestra reacción hubiese sido diferente. Lamentablemente, este caso también se dio: el hijo de una de nuestras compañeras se perdió. Nuestra reacción fue la misma o quizás menor ya que, por lo que comentas, no muchas personas se dieron cuenta.

    Esperamos que sucesos como estos sean cada vez menos frecuentes. No es el primer año que pasa, pero nos gustaría pensar que ha sido el último. Sin embargo, nuestros niños son imprevisibles y en su inocencia no son conscientes de lo que les puede ocurrir ni de cómo nos sentimos cuando les perdemos de vista. La prevención es nuestra mejor aliada y también el trabajar codo con codo y con serenidad tanto para evitar que esto suceda como para actuar con claridad cuando se dan estas situaciones.

    Un saludo,

    Asociación Sina

  4. Me gustaría añadir a las palabras de Zule, las cuales corroboro, que además de Sina había más asociaciones participando en el evento y desconozco si también les has hecho llegar tu decepción. Personalmente me duele, también, que la responsabilidad haya recaído sobre nosotras pues todas somos voluntarias y madres.
    El niño que también se perdió era mi nieto. Y lo encontró un papá que se ofreció voluntario para la búsqueda… una pérdida y una búsqueda que no tuvo trascendencia más allá de nuestro grupo.
    Así es que, querida Patricia, lamento si te sentiste mal, pero las cosas no siempre son lo que parece.
    Un abrazo.

  5. Hola Patricia,
    soy Laura Villanueva, Presidenta de Sina. Fui yo quien empezó leyendo el comunicado y pasé el micro a las representantes de las otras asociaciones. Mis compañeras del blog te han respondido sobre lo que ocurrió y el desenlace de la situación.
    Ahora yo te escribo a título personal, porque el otro niño que se perdió fue mi propio hijo. Pero no por eso paramos el acto de celebración ni hicimos ninguna acción a la desesperada, porque ni mi hijo ni yo somos ni más, ni menos que nadie. Organizamos un dispositivo de búsqueda, de manera tranquila y sosegada, y al cabo de 45 terribles minutos, lo encontramos. Por eso, para mí ha sido especialmente doloroso leer tu escrito.
    Agradezco tu preocupación por ese niño, y te pediría que en próximas ocasiones, si tienes dudas sobre el desenlace o cómo ser útil en una búsqueda, confíes en que las organizadoras llevamos a cabo muchas acciones “desde la sombra” para no enturbiar el día de fiesta.
    Un saludo,
    Laura

Comentarios Cerrados.