Cronobacter sakazakii

publicado en: Riesgos de la lac. art. | 1

Cronobacter sakazakii es un microorganismo con una clara acción contaminante que afecta sobre todo a bebés prematuros, y en general, a lactantes de menos de 6 meses de edad que reciben lactancia artificial.

Varios brotes de Cronobacter sakazakii han sido descritos como causantes de las enfermedades transmitidas por alimentos en recién nacidos y lactantes.

La fórmula infantil en polvo ha sido identificada como una fuente de infección, especialmente en los viveros del hospital, donde se prepara una masa de nutrientes fórmula para todo el día y las instrucciones de preparación no siempre se siguen correctamente.


Hay muchos casos de diarreas infantiles, que pueden llegar a ser incluso mortales, por contaminación de la leche de formula.

Cronobacter sakazakii se puede encontrar en los preparados de leche en polvo de lactantes, en el intestino de los animales, en el del hombre y en el ambiente.

Es importante señalar que los preparados en polvo para lactantes que cumplen las normas actuales no son productos estériles, ya que no se ha podido desarrollar aún un método, utilizando la tecnología actual, para producir preparados estériles de este tipo sin alterar sus propiedades nutricionales.

La temperatura óptima para el desarrollo del C. sakazakii está entre 37º y 43ºC. Aunque se cree que la resistencia térmica varía entre las diferentes cepas.

El tipo de superficie suele tener considerable importancia como hábitat microbiano: en el microambiente de una superficie, las concentraciones de nutrientes pueden ser muy superiores a las de toda la solución. Por lo tanto, la concentración de microorganismos que crecen en una superficie suele ser mayor que la concentración de los que viven en la solución.

Sobre dichas superficies se desarrollan rápidamente colonias de microorganismos, que crecen incluidos en microcolonias revestidas de células bacterianas adosadas a una superficie mediante polisacáridos adhesivos secretados por las propias células.

Los biofilms que forman atrapan nutrientes para el crecimiento de las poblaciones microbianas y ayudan a impedir el desprendimiento de las células que crecen sobre las superficies expuestas a corrientes de líquido.

Cuando un biofilm se encuentra en estado maduro, las células del interior se encuentran protegidas tanto frente a agentes físicos (temperatura, desecación) como químicos (desinfectante, antibióticos), debido a varias causas. Primero, al estar en el interior hay una menor difusión de estos agentes al interior. Y por otro lado, puede haber diferentes cepas bacterianas en las cuales cada una puede tener una sensibilidad diferente a los agentes químicos que aplicamos.

Esto hace a Cronobacter sakazakii ser más resistente a las limpiezas y da lugar a que se acumulen bacterias en el material.

.

Puntos críticos de contaminación

Hay varios puntos en los cuales se puede producir la contaminación, pero se pueden destacar tres puntos importantes:

  1. Mediante los componentes que se usan para elaborar el preparado en polvo, si no han sufrido un proceso térmico previo.
  2. Si hay una contaminación de los componentes secos una vez se ha realizado la pasteurización, ya que la bacteria se encuentra en el ambiente de la fábrica.
  3. Cuando se reconstituye la fórmula, si no se almacena en refrigeración de manera adecuada o si se añaden compuestos como almidón o azúcar, se puede contaminar.

Destacar que Cronobacter sakazakii puede mantenerse durante largos periodos de tiempo en el preparado en polvo y si al reconstituirlo se almacena de manera inadecuada, se puede producir un crecimiento muy rápido de la bacteria. Por esto, una pequeña cantidad del microorganismo puede causar la infección.

.

Adecuada reconstitución y empleo del preparado en casa

Para reconstituir el preparado: hervimos agua, añadimos la leche en polvo y agitamos el biberón para mezclar bien. Luego disminuimos su temperatura para poder ingerirlo inmediatamente.

El agua de los biberones se debería hervir siempre y la mezcla hacerse cuando el agua hervida se haya enfriado ligeramente hasta a una temperatura no inferior a 70ºC. Echar el agua hirviendo también es una mala práctica.

La leche en polvo NUNCA es estéril, por eso, la recomendación de la OMS es la de que la mezcla debe hacerse con el agua a por lo menos a 70ºC, ya que solo de esa forma estaremos esterilizando la leche en polvo.

Se debe constituir el preparado cada vez que se necesite y que no transcurra mucho tiempo antes de la ingestión, ya que si se deja que la temperatura del preparado llegue a temperatura ambiente y se estabilice en ésta durante un tiempo, el microorganismo se desarrolla con mucha rapidez, pues se encuentra en un medio perfecto para su crecimiento.

Por lo tanto, no es adecuado reconstituir el preparado en casa y calentarlo de nuevo en el microondas (por ejemplo, si nos hemos ido a comer fuera), ya que la bacteria habrá crecido de forma muy abundante.

Los biberones se podrían hacer también con agua embotellada, pero esta opción sería únicamente para casos de emergencia en los que no hay acceso a agua corriente o que no pueda hervirse en modo alguno, ya que siempre es más segura el agua embotellada que un agua del grifo de la que no se conoce su salubridad. En modo alguno puede generalizarse esta opción, si no existe situación de emergencia, ya que el agua embotellada sigue sin garantizar la esterilización de la leche en polvo.

.

Medidas de higiene

La incorrecta esterilización o limpieza de los biberones, la recontaminación por una mala higiene o la contaminación de la leche, son los factores de mayor riesgo. Por ello, unas adecuadas prácticas higiénicas al preparar el producto son fundamentales para evitar la multiplicación del patógeno.

Como hemos comentado antes, esta bacteria tiene una gran facilidad para producir biofilms, de forma que si no se esterilizan o se lavan de forma correcta los biberones que se han contaminado, el biofilm permanece en el envase aunque no queden restos aparentes del preparado alimenticio, por lo que al volver a gastar ese recipiente aunque sea con un alimento no contaminado, se contamina de nuevo mediante las bacterias adheridas a las paredes del biberón.

Las condiciones adecuadas de esterilización, de manera que se eliminen los biofilms, dependen en general del país o ciudad de residencia y de la familia en concreto.

En general, en los países industrializados con buenas condiciones higiénicas, suele ser suficiente con el lavado en el lavavajillas, ya que suele limpiar a altas temperaturas durante bastante tiempo.

El lavado a mano es menos recomendable porque no se suelen usar temperaturas tan altas y hay una gran variabilidad en cómo limpia cada uno. Es difícil recomendar en base a esto, por ello, se recomienda esterilizar en un esteriliza-biberones o en olla a presión, por ejemplo, o simplemente en el lavavajillas.

María Víllora Montero

Microbióloga
Colaboradora en “Institut Cavanilles de Biodiversidad i Biologia Evolutiva”

.

Gracias a Laura G. Carrascosa (Dra. en Bioquímica), por su colaboración.

.

BIBLIOGRAFIA:

  • Beuchat LR, Kim H, Gurtler JB, Lin LC, Ryu JH, Richards GM. Cronobacter sakazakii in foods and factors affecting its survival, growth, and inactivation. Int J Food Microbiol. 2009 Dec 31;136(2):204-13.
  • Ginty L. Using bottled water to make up infant formula: ‘safe’ not to boil? Community Pract. 2010 Apr;83(4):32; author reply 32.
  • HANCOCK, M. E. and BROWN, J. (2010), What Nurses Need to Teach Parents Who Choose to Formula-Feed. Nursing for Women’s Health, 14: 302–309.
  • J. Chap, P. Jackson, R. Siqueira, N. Gaspar, C. Quintas, J. Park, T. Osaili, R. Shaker, Z. Jaradat, S.H.P. Hartantyo, N. Abdullah Sani, S. Estuningsih, S.J. Forsythe. International survey of Cronobacter sakazakii and other Cronobacter spp. in follow up formulas and infant foods. International Journal of Food Microbiology, Volume 136, Issue 2, 31 December 2009, Pages 185-188
  • Jacobs C, Braun P, Hammer P. Reservoir and routes of transmission of Enterobacter sakazakii (Cronobacter spp.) in a milk powder-producing plant.  J Dairy Sci. 2011 Aug;94(8):3801-10.
  • M. Prescott, John P. Harley, Donald A. Klein. Microbiology, 5th Edition. McGraw-Hill Science/Engineering/Math. 2002. ISBN-10 / ASIN:* 0072829052
  • Michael Madigan, John Martinko, Jack Parker. Biología de los Microorganismos. Brock. PEARSON EDUCACION, 2003. ISBN 9788420536798
  • Osborn K, Lyons M. Is bottled water really unsafe for making up infant formula? Community Pract. 2010 Mar;83(3):31-4.

.

Riesgos de la lactancia artificial

.

Una respuesta

  1. Genial y riguroso articulo. Está bien que cuando se habla de algunos peligros de la lactancia artificial, las madres sepan a qué se puede referir. Y éste es uno de ellos.
    Gracias por la información.

Comentarios Cerrados.