Caries del biberón

A la caries en bebés y en niños pequeños se le llama caries del biberón.

Está causada principalmente por un contacto frecuente con líquidos endulzados como leche o zumos, especialmente si se deja al bebé con el biberón para dormir, usándolo como un chupete.

.

¿Qué es la caries?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la caries se puede definir como:

Un proceso patológico, localizado, de origen externo, que se inicia tras la erupción y que determina un reblandecimiento del tejido duro del diente, evolucionando hacia la formación de una cavidad.

La caries se caracteriza por una serie de complejas reacciones químicas y microbiológicas que acaban destruyendo el diente. Se acepta que esta destrucción es el resultado de la acción de ácidos producidos por bacterias en el medio ambiente de la placa dental.

Clínicamente, la caries se caracteriza por cambio de color, pérdida de translucidez y la descalcificación de los tejidos afectos. A medida que el proceso avanza, se destruyen tejidos y se forman cavidades.

Los últimos estudios epidemiológicos en preescolares españoles indican que, independientemente de la comunidad autónoma, casi el 20 % de los niños a los 3 años tienen caries y el 40 % a los 5 años. Afecta a la calidad de vida infantil, por producir dolor e infecciones que pueden desencadenar enfermedades sistémicas o la destrucción de la pieza dental.

.

Mecanismos de producción de la caries

La caries es una enfermedad producida por la concurrencia de varias circunstancias. Los tres factores principales implicados en la caries son las bacterias, los azúcares y la susceptibilidad dental. Es necesario también un cierto tiempo para que se forme.

Los alimentos con mayor potencial cariógeno son los que contienen azúcares refinados y sobre todo pegajosos, teniendo en cuenta que la frecuencia de su ingestión es más importante que la cantidad ingerida de una vez.

Por tanto, y dado que el tipo de carbohidrato y el tiempo de retención bucal son más importantes que la cantidad consumida, se deben evitar las ingestas frecuentes entre comidas, así como la retención de alimentos azucarados en la boca (biberón para dormir y chupete endulzado).

.

Grupos de riesgo de caries en la infancia

Todos los niños pueden padecer caries, pero existen grupos de riesgo que tienen mayor probabilidad de desarrollarla.

Los factores de riesgo de caries en la infancia son:

.

¿Y la lactancia materna?

Cuando el niño mama, la punta del pezón llega hasta la parte posterior del paladar. Como la leche no sale del pecho durante la succión no nutritiva (SNN), aunque la teta esté en la boca del niño, no hay leche circulante.

Si hay succión eficaz (diferente a la succión no nutritiva), cuando se succiona, la leche cae directamente dentro de la garganta, sin tocar en ningún momento los dientes. Por eso la leche materna no produce caries, incluso en lactancias no interrumpidas, en niños que maman durante varios años.

Sin embargo, el biberón funciona de manera muy distinta. La leche sale aunque no haya succión, inundando toda la boca incluidos los dientes. Como además, los líquidos que suele contener llevan azúcares añadidos, el biberón sí puede causar caries si permanece mucho tiempo en la boca del niño o si después no hay cepillado de dientes.

En los casos en los que un niño que toma leche materna tenga caries, se puede decir que la tiene “pese a tomar lactancia materna” y no “por culpa de la lactancia materna”, ya que posiblemente tenga un esmalte dental muy fino, o propenso a ellas, y el niño tome otros alimentos cariogénicos tras los cual no se limpie los dientes.

Si el bebé necesita del biberón para usarlo como chupete, sólo debe contener agua. Nunca se debe mojar con miel ni azúcar.

Según La Liga de la Leche Internacional (LLLI):

Habitualmente se considera que la lactancia materna es la causa de la caries, puesto que no se hace distinción entre las diferentes composiciones de la leche materna y artificial, y entre los diferentes mecanismos de tomarla.

Al pecho, el pezón se sitúa al final de la cavidad bucal, evitando que la leche caiga alrededor de los dientes, a diferencia de cuando se succiona de una tetina.

Sólo tenemos que considerar la abrumadora mayoría de niños amamantados con dientes sanos para saber que debe de haber otros factores implicados.

Kevin Hale, asesor de pediatría dental de la academia Americana de Pediatría, comenta que: “la mayoría de dentistas y madres lactantes no se llevan muy bien porque los dentistas no acaban de creerse los estudios científicos que demuestran que la lactancia no contribuye a la caries.”

Según la Academia de Medicina de la Lactancia:

Sería evolutivamente suicida que la leche materna causara caries porque la selección natural hubiera eliminado los casos más serios. Hay 4.650 especies de mamíferos y todos ellos amamantan a sus crías. La raza humana es la única con problemas serios de caries.

La Liga de La Leche insiste en que “un pequeño porcentaje de niños amamantados desarrolla caries a pesar de la leche materna, no por su culpa”, y añade “cuando se plantea el destete, se deberían tener en cuenta las múltiples ventajas de la leche materna frente a la leche artificial, por lo que se debería respetar la decisión de la madre. En lugar de proponer un destete por culpa de la caries, el dentista debería investigar la causa de fondo del problema.”

.

¿Qué se puede hacer para prevenir la caries?

Los procedimientos más útiles en la profilaxis de la caries se pueden agrupar en cuatro apartados:

  • Empleo de flúor.
  • Higiene bucodental.
  • Medidas dietéticas.
  • Tratamiento de las lesiones activas.

.

Empleo del flúor

El flúor es una sustancia natural que refuerza el esmalte dental haciéndolo más resistente a la caries. También interfiere en el proceso en el que las bacterias metabolizan el azúcar para producir ácido, denominado glicólisis.

Cuando se consume en cantidades óptimas se consigue aumentar la mineralización dental y la densidad ósea, reducir el riesgo y prevalencia de la caries dental y ayudar a la remineralización del esmalte en todas las épocas de la vida.

En todos los casos parece que el factor más importante en la prevención de la caries es la exposición a bajas dosis pero continuadas de fluoruro en la cavidad oral. La fluoración del agua es un método efectivo de administración tópica de flúor

.

Higiene bucodental

Después de que erupcionen los primeros dientes se debe comenzar con la limpieza bucodental 2 veces al día. Para esta etapa se pueden utilizar dedales de silicona o cepillos dentales infantiles.

Después de que erupcionen los primeros molares primarios, alrededor de los 18 meses, se debe optar por el uso del cepillo dental. El cepillo debe presentar un mango recto y largo; una empuñadura gruesa, cerdas suaves con las puntas redondeadas y un tamaño compatible con la boca del niño.

.

Medidas dietéticas

Los hidratos de carbono dan lugar, a través de las acciones enzimáticas bacterianas, a metabolitos ácidos (láctico, butírico y acético), provocando la descalcificación dental. Parece ser más importante la frecuencia de la ingesta de sacarosa que la cantidad total ingerida, siendo, además, más cariógenas las formas pegajosas o adhesivas que las sólidas y éstas más que las líquidas.

Se desaconsejará firmemente endulzar el chupete y dejar dormir al niño con un biberón de leche o zumo en la boca.

 .

Tratamiento de las lesiones activas

El tratamiento de las lesiones activas debe efectuarse en la dentición caduca y en la permanente, pues se reduce la colonización bacteriana y el riesgo de destrucción para los dientes sanos. Es una medida especializada reservada al estomatólogo.

La rápida formación de nuevas caries o la destrucción acelerada de piezas ya dañadas obliga a exámenes periódicos de la dentadura por parte del odontólogo.

Que un bebé tenga caries, nos puede indicar una predisposición genética a tener caries.

.

Grupo de Trabajo Sina Comunicación y Reivindicación

Agradecemos su colaboración en este artículo a Irene Iglesias (licenciada en Odontología, nº de colegiado 40005606) y a Laura Villanueva (presidenta de Sina, Consultora Internacional de lactancia IBCLC).

.

http://www.aepap.org/previnfad/Dental.htm (para más información y Bibliografía, consultar este enlace, del que se han obtenido gran parte de los datos ofrecidos).

.

Otro artículo relacionado: Las Caries  Dentales Durante la Lactancia Materna   Por: Ana M. Parrilla Rodríguez, MD, MPH, FABM

..

ENLACES DE INTERÉS EN SALUD BUCO-DENTAL EN INTERNET

.

Succión no nutritiva: chupete y teta

Succión no nutritiva: “te usa de chupete…”  

Lactancia no interrumpida o “sobre cómo cuidar nuestro lenguaje”

.

4 Respuestas

  1. Genial artículo, espero que llegue muy lejos Otro mito a desmitificar…
    Gracias.

  2. hipócrates

    Una pregunta, ¿cómo habeis comprobado que la leche al mamar no toca los dientes?

  3. Hipócrates,
    se ha comprobado por ecografías de los niños al mamar.En ellas se ve cómo el pezón se elonga hasta el final del paladar duro, dirigiendo la leche directamente hacia la garganta, y despertando el reflejo instantáneo de tragar.
    Un saludo

  4. […] Os hacemos llegar un nuevo artículo de la Dra. Irene Iglesias, odontóloga que tuvimos la oportunidad de escuchar el pasado 17 de noviembre de 2012 en la charla que organizamos con ella sobre Odontopediatría y Lactancia y que, además, publicó en diciembre de 2011, en nuestra web, una entrada sobre caries del biberón (que puedes consultar aquí). […]

Comentarios Cerrados.