Han sido dos partos, mi título como IBCLC (que ha costado mucho de parir) y mi hija, que me ha traído el mejor de los regalos: MI PARTO.

publicado en: Nuestras historias | 3

Cuántas cosas en pocos meses… Ahora me parece increíble todo lo que me ha pasado.

Han sido dos partos, mi título como IBCLC (que ha costado mucho de parir) y mi hija, que me ha traído el mejor de los regalos: mi parto.

En este caso fácil, tranquilo y confiando en mi capacidad como mujer mamífera realizando una función fisiológica básica y robusta para la que estamos perfectamente preparadas por la naturaleza.

Mis dos partos anteriores fueron inducidos e intervenidos, y al saber que estaba embarazada empecé a plantearme el trabajar de una forma más profunda para conseguir que esta vez fuera diferente.

Lo primero que decidí fue contar con el acompañamiento de una doula (entre otras cosas yo también me he formado como doula y quería vivir la experiencia) y que fuera Concha, a la que conocía como compañera de la asociación Sina y confiaba plenamente en ella.

Además, se lo he dicho en muchas ocasiones, que para mí ella es la figura de LA DOULA.

Empezamos a trabajar juntas a partir del quinto mes, profundizando en muchas cosas personales con la finalidad de restaurar la confianza y seguridad en mí misma, en sentirme capaz de conseguir las cosas que me proponga, entre ellas ponerme de parto yo sola, “sin ayudas”. Además, todo este trabajo iba paralelo a mi preparación para el examen de IBCLC y también me servía.

Fuimos trabajando con afirmaciones, visualizaciones, niña herida… Luego en verano nos estuvimos viendo menos a menudo porque estábamos fuera y yo me tenía que centrar más en el examen que era el 25 de Julio. Pasado el verano, reanudamos nuestros encuentros de forma más intensa para preparar el parto.

Fueron encuentros cada vez más intensos donde visualizaba mi parto tal y como yo lo quería, cada vez me sentía más confiada, esta vez sería como yo quería.

Se acercaba el momento y empecé con un nivel de actividad muy alto, no paraba de limpiar y arreglar mi casa, estaba preparando mi nido, pero Concha me explicó que con ese nivel de estrés Mónica no iba a salir, tenía que “cerrar temas” para simplemente esperarla.

Lo curioso es que, como he comentado, el nacimiento de Mónica y la preparación para IBCLC iban a la par.

Yo salía de cuentas el jueves 27 de octubre y el viernes 28 salían las notas. El caso es que al final las notas las colgaron el 27 a las 11 de la noche. Tenía tantos nervios al mirarla que Mónica no paraba de moverse. Incluso le entró hipo, pero el resultado no pudo ser mejor: ¡¡¡era pass!!! La llorera fue inevitable, tanto esfuerzo y sacrificio habían tenido su resultado.

Al día siguiente hablé con Concha emocionada, éste era el último cabo suelto que me quedaba por cerrar antes de la llegada de mi hija… Ahora sí estaba preparada.

Después de tanta adrenalina por la emoción, poco a poco fue bajando el nivel de estrés, y el sábado por la tarde estando tranquilamente en casa decidí ir arreglando la última habitación de la casa en la que no había entrado: el despacho. Estuve arreglando papeles, tirando cosas y escuchando música (me dio por escuchar a Shakira). Mientras, le decía a Mónica: “esto sí que ya es lo último que me quedaba por hacer, ya estoy preparada y totalmente disponible para que vengas”.

Y así fue. Después de cenar empezaron las molestias, decidí no acostarme porque aunque un día también tuve una falsa alarma estaba segura de que esta vez sí que venía.

Estuve deambulando por casa mientras Javi me acompañaba con sus ronquidos. Es extraño decirlo, pero estaba a gusto, incluso hubo un momento que me dormía entre contracción y contracción, hasta que sobre las cinco de la mañana me vestí porque ya eran muy fuertes.

Llamé a Concha para que me acompañara por teléfono y escuchar su voz fue muy tranquilizador para mí y sobretodo para Javi que estaba más nervioso. Yo ya estaba, como se suele decir, en el planeta parto. Llegó un momento en que empecé a sentir ganas de empujar y Concha ya le dijo a Javi que era momento de ir al hospital.

Llamamos a mi madre (vive arriba) para que se quedara con los niños, y salimos corriendo porque no llegaba. De hecho fue llegar y a la media hora salió. Y porque la estuve reteniendo, si no, hubiera salido antes.

Me la pusieron encima y estuvimos más de una hora solos haciendo piel con piel antes de subir a la habitación. Era como vivir un sueño, no me lo podía creer: ¡¡¡había conseguido tener mi parto!!!

A los dos días, al llegar a casa miramos el buzón y allí estaba mi carnet y mi certificado que me acreditaban como IBCLC. Este fue mi otro parto, ¿se podía pedir más? ¡¡¡La felicidad era absoluta!!! Me acordaba de Paloma, una de mis compañeras, cuando me decía: “esta niña vendrá con tu título debajo del brazo”. Y así fue.

Terminaré diciendo que para mí la experiencia de ser acompañada por una doula (concretamente mi doula) ha sido reveladora. No tengo palabras para agradecerle todo lo vivido con ella, aunque creo no equivocarme si digo que el mejor agradecimiento es la sensación de un trabajo muy bien hecho con unos resultados inmejorables:

¡¡¡GRACIAS CONCHA!!!

Ruth y Mónica

Teresa (izda.), Ruth con Mónica, Paloma y Laura (dcha.).

.

Todavía no me parece cierto que lo hayamos conseguido: somos IBCLCs

Gracias a la asociación y a tantas personas que nos han apoyado

Cuatro IBCLCs en Sina, las cuatro primeras IBCLCs de la Comunidad Valenciana.

IBCLC, en un largo camino

Asesora de Lactancia Sina: Qué es, requisitos, cualidades, responsabilidades, servicios que realiza.

Código ético Sina

IBCLC: Consultores de lactancia certificados

Catherine Watson Genna BS, IBCLC NYC. Entrevista

Día del Consultor internacional de lactancia (IBCLC)

IBCLC: “International Board Certified Lactation Consultant”, o Consultora de Lactancia Certificada

3 Respuestas

  1. ¡Ay, Ruth! He seguido ambos procesos contigo, y aún así, al leerte, lágrimas de emoción bañan mis ojos.
    Enhorabuena MAMÁ, ¿¿¿ves como tú sí podías???
    Besazos.

  2. ¡¡¡Enhorabuena!!!, gracias por contarlo, por compartirlo…

  3. felicidades ruth!!! precioso parto,gracias por compartirlo.Felicidades tambien por ese titulazo que bien merecido es,a disfrutar mucho.

    UN besazo.

Comentarios Cerrados.