Sres. de la S.E.G.O. (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia), discúlpense (y no solo por la viñetas)

publicado en: Parto / embarazo, Reivindicación | 1

Publicado por Myriam Moya, en el blog “en minúsculas”.

A los Sres. y Sras. de la S.E.G.O. (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia), al Dr. Javier Server Gosálvez,

gracias por ponérnoslo tan fácil para pedir una disculpa pública dirigida a todas las pacientes pasadas y presentes de muchos de ustedes, obstetras del estado Español,

gracias -irónicas y dolidas- por mostrar a la opinión pública disfrazado de “humor” (especialmente al público masculino, que no siempre tiene la oportunidad de presenciar las mil y una “bromitas” que ustedes han cometido y cometen) el pensamiento transversal de una parte de los ginecólogo/as de este país, puede que los más antiguos, pero los más poderosos, los que jamás se reciclaron.

Hoy les hablo como mujer, como madre, como hija, como nieta, como hermana, como amiga, como compañera de trabajo, como profesora, como vecina, como paciente, como cuidadana de este país… Hablo como ser humano en conjunto, que merece ser tratado con dignidad; como el ente complejo que soy, con nombres y apellidos, con historia familiar propia, con cuerpo sagrado y emociones, hablo para exigirles que nos pidan disculpas.

Sres. y Sras. de la S.E.G.O. (Sociedad Española de Ginecologái y Obstetricia), discúlpense:

Discúlpense ante mi madre separada de su primer bebé (que nació enferma) poco después del parto y mantenida en otro hospital, discúlpense por no dejarla presenciar la muerte de su propia hija, sé que hace muchos años, pero discúlpense.

Discúlpense ante mi abuela que con casi 90 años padece incontinencia urinaria severa (y usa pañales). Discúlpese Dr. Javier Server Gosálvez por haber ridiculizado a las mujeres mayores y sabias en sus viñetas, discúlpese.

Discúlpense ante mi amiga X que abortó espontáneamente y de forma muy dolorosa en la sala de espera de un hospital, que no fue atendida ni acompañada, discúlpense por no tener la decencia de retirarle la cuna vacía de la habitación, discúlpense.

Discúlpense ante todas y cada una de las prostitutas que son pacientes suyas, a menudo juzgadas e incomprendidas, luchen para que puedan realizar su trabajo en las mejores condiciones posibles, no las juzguen porque no son ustedes nadie, discúlpense.

Discúlpense ante mi amiga M que tras una cesárea (más que cuestionable) fue abandonada temblando en una sala sola para su reanimación, discúlpense por no atender sus lágrimas, ni los gritos que pedían a su hija; por forzar esa separación… No sabe si volverá a ser madre, discúlpense.

Discúlpense ante mis alumnas adolescentes por animarles a usar los anticonceptivos hormonales con apenas 15 años, por no permitirles amar su ciclo, discúlpense también ante los chicos por no educarlos en la corresponsabilidad, discúlpense.

Discúlpense ante mis 5 amigas que tienen el VPH, con toda la incomodidad que conlleva, no vuelvan a cuestionar su vida sexual en la consulta, no son ustedes jueces ¿recuerdan?, discúlpense.

Discúlpense por no tener ni idea de lactancia, si no saben de un tema no opinen, discúlpense ante las asesoras de lactancia que a veces ningunean y aprendan a derivar. Discúlpense también ante todos los bebés que por culpa de ciertos partos han tenido dificultades con la lactancia materna, acepten su parte de culpa y discúlpense.

Discúlpense ante mis 3 amigas cuyos embarazos acabaron de forma brusca un día antes de la semana 42. Discúlpense por tantos partos inducidos, por no permitirles la emoción y el placer de ponerse de parto, por no ofrecer otras alternativas, discúlpense también ante cada uno de esos bebés por negarle su derecho a decidir libremente cuándo nacer, discúlpense.

Discúlpense ante mí por mi cicatriz, por esa maldita episio cosida a cuatro manos que tardé más de un año en rehabilitar (tras un tratamiento costosísimo que la Seguridad Social no cubre), discúpense ante mi marido por la espera que esto ha supuesto y ante miles y miles de maridos y mujeres más, que han visto afectada su vida conyugal durante meses e incluso años, discúlpense.

Discúlpense ante mi hija por hacer de nuestro parto una clase magistral, por haber cabreado a su madre en sus primeros minutos de vida, por haber vulnerado su /mi derecho a la intimidad, saben que no es la única, discúlpense.

Y por último, discúlpense ante las nuevas generaciones de matronas, doulas, ginecólogos/as, asociaciones y grupos de mujeres que luchamos por un parto mejor, seguro, no medicalizado, ni intervenido, discúlpense por “ridiculizarnos” y vayan dejando hueco que ya va siendo hora…

Pero antes, discúlpense una y otra vez, saben, no es una broma, les va en ello su dignidad.

Myriam Moya

Publicado por Myriam Moya, en el blog “en minúsculas”.

26 cosas que nadie me dijo sobre la lactancia materna…

¿Por qué doy de mamar?

Carta abierta a la S.E.G.O.: La tolerancia de lo inaceptable. Por Jesusa Ricoy-Olariaga

Las reacciones sobre las viñetas “humorísticas” de la SEGO

Carta abierta de Ana Alvarez-Errecalde al Dr. Lailla, presidente de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO)

Las viñetas de la gaceta electrónica de la SEGO ofrecen una imagen degradante de las mujeres españolas

Una respuesta

  1. Ana Sanchis

    Estimad@s Sr@s de Sina:

    Me siento totalmente indignadA ante todo el revuelo que las “viñetas” han causado, compruebo lo sumamente facil que resulta “hacer sangre” en este pais, lo que triunfa el sensacionalismo y el aventar a la masa.

    Por un casual, ¿alguien se ha preguntado como es el Dr. Server como profesional de la ginecología?¿Como trata este Dr. a sus pacientes en la consulta?¿Hasta que punto esta este Dr. implicado en su trabajo?

    Pues bien, por si alguien esta interesado….les diré que este señor esta totalmente implicado en su trabajo…mucho mas alla de lo que es el puro interes crematistico, que es capaz de romper un placido fin de semana por atender a una paciente que necesite su ayuda o su consejo. Algo que dudo que muchos de sus detractores fueran capaces de hacer. Es una persona tranquila y apacible, dotada de paciencia en la consulta y un excelente profesional de la ginecologia.

    Se preguntaran ¿Y quien soy yo? Claramente, no les interesa, pero por si les sirve de algo nada mas necesitan saber que conocí primeramente al Dr. Server como cliente.(..y no me dedico a la prostitucion), posteriormente como paciente y finalmente, me converti en amiga personal. Me duele, terriblemente, ver como se vilipendia a una persona unicamente por convertir el humor (dentro del ambito profesional) en una via de escape para una patologia en la que está tan seria y concienzudamentemente implicado. Atentamente, Ana Sanchis

Comentarios Cerrados.