¿Fecha de caducidad? Consideraciones sobre Gestación Cronológicamente Prolongada en el parto en casa

publicado en: Parto / embarazo | 0

Publicado por Inma Marcos en http://inmamarcos.blogspot.com

Diferentes equipos y comadronas que atienden parto en casa tienen diferentes actitudes al respecto. La guía de atención al parto en casa indica lo más políticamente correcto: solo asistir en casa hasta el día que cumplen 42 semanas. Pero trabajar con este límite puede resultar injusto para esa familia. Reflexionando sobre ello me surgen estos pensamientos:

Deberíamos ver esta circunstancia desde el pensamiento positivo de que la naturaleza es sabia y tener fe en la capacidad de la madre para parir cuando le toque y la del bebé para nacer cuando es su momento.

Cada bebé intrauterino tiene su tiempo adecuado de gestación, de igual modo que durante la infancia unos aguantan la cabeza, se sientan y caminan antes que otros. No todas las manzanas caen del árbol el mismo día. El parto lo deciden los bebés, más que las madres, por que si no fuera así no existiría la gestación cronológicamente prolongada.

Nuestra función es desangustiar y neutralizar en lo posible la presión del entorno que irá aumentando conforme pasen los días. Nunca hemos de transmitir nuestra ansiedad. A mayor ansiedad más difícil que se inicie el parto. Cuanto más relajado y apagado está el neocórtex y menos adrenalina segrega la mujer más fácil que este se inicie.

Cierto que hay situaciones y conflictos que influyen, y pueden causar algún bloqueo y alargar el embarazo. Como por ejemplo tener familiares inesperados viviendo en casa, o un conflicto familiar importante. Es posible que sospechemos problemas emocionales en la mujer. Pero no podemos comportarnos como “psicoanalistas baratas”. Entre otras cosas porque no sabríamos qué hacer con todo lo que puede salir si “levantamos la tapa”. A veces es suficiente con corroborar que el bebé está bien y nosotras estamos tranquilas y cerca.

En ocasiones funciona tranquilizar a los padres o familiares más cercanos de la mujer, se puede concertar una visita expresamente para ello.

Es una buena idea por ejemplo si una mujer tuvo algún embarazo previo que se alargó de fechas, comunicar a la familia que la fecha de parto es dos semanas más tarde de la que toca. Es una mentira piadosa que puede disminuir la ansiedad del entorno al final.

Las duraciones de los embarazos, en una misma mujer se suelen parecer. Incluso es frecuente que las hijas nacidas de embarazos prolongados tengan a su vez embarazos prolongados. Es importante cuadrar fechas al principio y la forma más fiable de hacerlo es mediante la ecografía del primer trimestre. Pero tendremos en cuenta como muy fiable si la madre lo aporta el dato de la fecha de concepción, las gráficas de temperatura basal, de Billings o de método sintotérmico.

Bienestar fetal

"Placenta sanísima y hermosa de casi 43 semanas de gestación. La bebé nació con abundante vernix caseoso en su piel". Inma Marcos

El supuesto peligro de la gestación cronológicamente prolongada está en que la placenta envejezca y deje de llevar oxígeno y alimento suficientes al bebé intrauterino y éste padezca a causa de ello sufrimiento fetal y desnutrición, e incluso muerte intrauterina.

Pero algo así no sucede de la noche a la mañana y da sus signos. Un bebé intrauterino que deja de recibir alimento y oxígeno lo primero que hace es moverse menos para ahorrar. Si el bebé se mueve como siempre de forma activa y espontánea entonces es seguro que se encuentra bien y la placenta lo alimenta de forma suficiente.

.

El seguimiento en casa de una gestación prolongada

Es posible que a las 42 semanas la madre haya tenido que “bajarse del tren” y ya no puede volver al hospital porque no le permiten salir de allí sin inducir. Si las visitas prosiguen suelen ser muy angustiantes, la mujer debe firmar cada vez un consentimiento informado donde está escrito que puede morir su bebé. Entonces nosotras haremos un plan de seguimiento intensivo del bienestar fetal:

  • Cada día la madre comprobará los movimientos fetales del siguiente modo: contará desde que se levanta por la mañana 10 movimientos fetales y se fijará en la hora en que cuenta el último. Si cada día que pasa, el tiempo en sentir los 10 movimientos se alarga, nos puede hacer sospechar una falta de bienestar fetal.

  • Informar a las madres de lo siguiente: Los bebés se mueven hasta el final, cierto que el último mes ya no hacen “volteretas” pero sí mueven nalgas, pies , rodillas y manos. Normalmente alternan periodos de sueño de 45 minutos con periodos de actividad de unos 20 minutos. Si notan disminución de movimientos deben tumbarse de lado izquierdo y tomar algo dulce. Antes de media hora el bebé se habrá movido vigorosamente, si no lo ha hecho nos han de avisar inmediatamente.

.

Cómo comprobar en casa el bienestar fetal

1) Con las manos

Palpando la matriz, además de las maniobras de Leopold que nos indicarán cómo está colocado el bebé y el grado de encajamiento, podemos sentir la cantidad de líquido amniótico que queda. Conforme el embarazo avanza hacia el final, la cantidad de líquido amniótico se reduce de forma fisiológica.

Cuando falta poco para el parto, apenas se palpan bolsas entre las formas fetales, palpas casi toda la matriz “rellena” de bebé intrauterino y poco líquido.

Cuando todavía queda líquido en abundancia es una señal de que el parto aun está lejano. También es un signo de que la placenta está funcionando a “toda máquina” y el bebé está cómodo. Si encontramos poco líquido y el control de bienestar fetal es correcto no hay que preocuparse.

Con las manos podemos intuir también si el parto está cerca o no. Si al palpar con nuestras manos unos minutos buscando las partes fetales, el líquido y cómo reacciona el bebé, no aparece ninguna contracción y el tono basal uterino es blando, el parto está lejano. Si al palpar levemente la matriz enseguida sobreviene una contracción y hemos de parar varias veces nuestra evaluación porque nuestras manos provocan una contracción detrás de otra, el parto es inminente.

Del mismo modo, con nuestras manos podemos sentir si el bebé responde con movimientos y patadas a nuestra intromisión. Es un buen signo de bienestar fetal.

2) Con el Doppler o Sonycaid

Tras la palpación y sabiendo cómo está colocado exactamente el bebé, aplicaremos la sonda del doppler estando la madre semisentada o tumbada de lado preferentemente y escucharemos el latido fetal. Mientras, con la otra mano, estimularemos fundus uterino para provocar una contracción de Braxton-Hicks. Escucharemos durante la contracción y después de ella cómo reacciona el latido fetal. Es un buen signo de bienestar fetal que acelere al terminar la contracción.

Si no aparece ninguna contracción, estimularemos los movimientos del bebé o esperaremos a que los tenga espontáneos, escuchando mientras el latido. Es un buen signo que el bebé intrauterino acelere su latido con cada movimiento o estimulación táctil (moverle las nalgas de un lado a otro por ejemplo o masajear su espalda con firmeza).

Este seguimiento se efectuará día sí y día no hasta que el parto se produzca y lo intercalaremos con la realización de alguna ecografía Doppler que compruebe que la placenta está funcionando de manera correcta y que el bebé no corre ningún peligro por continuar dentro de la barriga de su madre. Para ello, será importante que nosotras tengamos contacto con algún obstetra ecografista “abierto de mente” que no cuestione la situación.

.

Acciones para propiciar el inicio del parto

A continuación, describo acciones recomendadas por diferentes comadronas o equipos para propiciar el inicio de un parto en una gestación prolongada.

Entendiendo como prolongada la que supera las 42 semanas. Todo esto también sirve en el caso de que la mujer haya roto bolsa y el parto no se haya iniciado.

Probablemente muchas de ellas funcionen por efecto placebo, lo cual no está nada mal.

Para explicar a las madres que necesitan iniciar ya su trabajo de parto

He escrito al final las acciones más intervencionistas. La idea es probar una o varias cosas cada día que pases de la fecha límite. Pero sabiendo que si tu bebé no está preparado nada va a funcionar. No son acciones para provocar el parto, solo para propiciarlo.

En general, todos estos métodos aumentan su eficacia si se realizan al anochecer. Ya que la noche en sí misma propicia el inicio de los partos.

.

1- Es importante relajarse, la adrenalina inhibe la producción natural de oxitocina, así que si el entorno te está presionando es mejor ponerle límites, como por ejemplo desconectar teléfonos dejando un mensaje en el contestador que diga algo así: “No, aun no ha nacido el bebé, estamos los tres muy bien, necesitamos intimidad para ayudar a que nazca, así que ya os llamaremos nosotros si hay algo nuevo”. También es una buena idea realizar una escapada de fin de semana (o entre semana si se puede) tranquila y relajada a la naturaleza con tu pareja, donde el entorno familiar no te pueda afectar y puedas bajar la guardia.

.

2- Iros al cine a ver una película de risa, es importante que te rías mucho. Suele ser muy eficaz si te sueltas, te aflojas, te olvidas por un rato de todo y dejas de usar intensamente tu cerebro moderno pensante, entonces se dispara el primitivo que te hace parir.

.
3- Para remate, al volver del cine relaciones sexuales. Si puede ser con orgasmo mejor. Y si durante, te estimulan los pezones, mejor aún.

.
4- Andar por la montaña por terreno irregular, o bajar escaleras de lado si eso no es posible. Bailar haciendo rotar las caderas. Todo ello puede ayudar a tu bebé a descender y encajarse, presionando así el cuello uterino y ayudando a segregar oxitocina.

.
5- Ritual en la bañera con Hierba Luisa caliente. Preparar un par de ollas grandes de esa infusión y echarlas al agua de la bañera. El ritual consiste en hacerlo antes de acostarse, la casa en silencio y tranquila, el baño caldeado, la luz apagada y encender una vela. Introdúcete en el agua caliente, respira profundo y relajate. Entonces acaricia tu barriga y conecta con tu bebé, siéntelo, visualízalo y háblale. Dile que estás preparada y que deseas con toda tu alma que venga, que no tenga miedo, que tú estarás con él y le ayudarás. Es probable que en ese momento te emociones y fluyan las lágrimas. Muchas mujeres han iniciado el parto después de salir de la bañera.

.
6- Tomar una taza de chocolate caliente negro, con la máxima concentración de cacao posible. La pega es que es estimulante y si lo tomas por la tarde-noche es posible que no puedas dormir.

.
7- Infusión de canela: Tres ramas de canela partidas en medio litro de agua hirviendo hasta que el agua toma color oscuro y el ambiente huele a canela de forma intensa. Unos minutos antes de apagar el fuego se echa la piel de un limón. La decocción ha de reposar por unos 10 minutos. Luego se cuela y se endulza con miel. La canela es estimulante uterina.

.

8- Estimula tus pezones. Estimular los pezones segrega oxitocina, que es la hormona que desencadena el parto. Puede hacerse de forma manual, con la succión humana o con un sacaleches, se comienza estimulando un solo pecho. Es mejor parar la estimulación durante las contracciones. Si la estimulación de un pecho no produce contracciones, entonces hay que estimular ambos.

.
9- Que una comadrona con cuidado te haga el despegamiento de membranas, o maniobra de Hamilton: Consiste en introducir los dedos profundamente en el cervix mediante un tacto vaginal y separar la bolsa de las aguas del cervix rodeándolo por dentro con un dedo. Se ha de ser muy cuidadosa porque hay la posibilidad de romper la bolsa sin querer. Es mejor que coloques cojines o mantas dobladas bajo tu pelvis para que el cuello de tu matriz sea más accesible y todo más fácil. Puede ser doloroso. Tras hacer esto se segregarán prostaglandinas debido a la respuesta inflamatoria y ello puede ser la “última gota que colma un vaso” para que se inicie el parto. Es decir, si todo está muy favorable. Será normal que luego pierdas algo de tapón mucoso.

.
10- Acupuntura: Acudir a un especialista que te aplique acupuntura para desbloquear y propiciar el inicio del parto. Según la habilidad del acupuntor la eficacia puede ser muy alta. Sobre todo si se aplica con el factor nocturnidad.

.
11- Reflexología podal: Mucho mejor si es tu propia comadrona la que sabe y te aplica reflexología específicamente para embarazadas, ya que hay unos puntos específicos para estimular y activar el parto que algunos reflexólogos generales no conocen. En Inglaterra se han llevado a cabo proyectos piloto de inducción de parto con reflexología podal con un éxito entre el 50 y 70%. A parte de estimular contracciones, la reflexología ayuda relajando a la madre para que permita a su cuerpo hacer su trabajo. Por eso, cuando no es el momento adecuado, el cuerpo no inicia el parto por mucha reflexología que le hagas. Pero si es el momento, los resultados son bastante rápidos.


12- Tomar aceite de ricino: Se compra en farmacia, es muy barato, lo suelen vender en botes de 25ml, pero has de tomar unos 40ml. Si pesas más de 80kg es mejor que tomes 50ml. Tómalo junto con algún zumo para disimular su mal sabor y hazlo por la tarde, sobre las 17h o 18h. Pues es más efectivo si empieza a actuar por la noche. Al cabo de 3 ó 4 horas empezarás a tener retortijones y ganas de ir al baño, defecarás en abundancia varias veces. Con los movimientos intestinales suelen iniciarse las contracciones. A veces las primeras son muy intensas, luego se van aflojando. Sabrás si te ha funcionado porque ya no se detienen. Funciona en un 75% de los casos.

Inma Marcos

Comadrona Independiente

Asesora de Alba Lactancia (Barcelona) e IBCLC

Noviembre de 2010

Publicado por Inma Marcos en http://inmamarcos.blogspot.com

.

Nacer bajo el agua

¿Qué es “parto natural”?

El corte del cordón umbilical

Del parto ‘perfecto’ al parto respetado

Partos con menos bisturí

“Mi fenomenal parto en un hospital normal”, por Ana Calso Fernández

“Nacer en casa, mi segundo parto”, por Ana Calso Fernández

Parto: nadie debe decidir por ti

Carta a mi matrona

“De qué manera la globalización está afectando al parto y al nacimiento”, por Ina May Gaskin

.

 

Comentarios Cerrados.