Salas de lactancia

Publicado en El Parto de Nuestro

¿Estaríamos dispuestos a comer un bocadillo o cualquier otro alimento en un baño publico?

 Es muy cómodo tener un cambiador para cambiar los pañales en el cuarto de baño, pero crear un espacio en el que unir  el cambio de pañales  y el acto de la alimentación es como poner la mesa de la cafetería en el cubículo del retrete.


www.mamadelola.com

 ¿Qué es una Sala de Lactancia?

En el Diccionario de la RAE no aparece ninguna definición. Lo más parecido es “sala pública”, (y se indica que es “de gran tamaño”). Quizá sería más adecuado el término “habitación” o “cuartucho”, pero claro, no vende tanto.

Ni el término está en el diccionario ni las salas de lactancia han existido nunca. De hecho ahora sólo las encontramos con tan rimbombante nombre en los centros comerciales, con lo que podemos pensar que son invento de esos mismos centros, como un componente más de la cultura consumista, la del biberón y sus intereses.

¿Sala de lactancia prehistórica?

Si consideramos la Lactancia Materna sólo como alimento (que ya es verla muy parcialmente) como se entiende desde la cultura del biberón, no se entiende por qué hay que esconderla. Nadie se esconde para comer ni para alimentar a los niños.

Si vemos la Lactancia Materna en toda su globalidad, y somos conscientes de que cubre todas las necesidades físicas y afectivas del niño, que no sólo es alimento sino también calor, cariño, contacto, seguridad… nos damos cuenta de que no hay ningún motivo para esconderla ni relegarla a otro lugar. Lo que se debería hacer es ensalzarla y promocionarla, como la mejor muestra de salud, equilibrio y respeto de una sociedad.

La sensación que trasmite una sala de lactancia es de claustrofobia, es un lugar destinado a esconderse para hacer ¿algo vergonzante?. Son el paradigma de la anti- normalización de la Lactancia Materna y una muestra del encumbramiento de la cultura del biberón.

Esta cultura del biberón tiene una contradicción que nos hace pensar a las modernas mujeres de hoy: Hace años era normal amamantar a los niños hasta los 3 años o más. En esos tiempos las mujeres no eran consideradas ciudadanas de primera: sin derechos, vivían en el más puro recato, no votaban ni se les permitía tener cuenta corriente, no existían.

Y ahora, que se supone somos superliberadas, independientes, cultas, nos cuidamos, no llevamos casi ropa en verano, hacemos topless en cualquier sitio, etc. nos ponen “salas de lactancia”.

¿Por qué cuando entra la modernidad por la puerta, tiene que saltar la naturalidad por la ventana?

Está muy bien tener un microondas a nuestra disposición para calentar un potito o un biberón, pero,  pongamos el microondas en la cafetería y el cambiador en el cuarto de baño, cada cosa en su sitio.

Desde El Parto es Nuestro defendemos la cultura de la teta, pues consideramos que el mundo entero es una sala de lactancia. Te animamos a la decisión consciente: infórmate y decide.

¿Cuál es tu sala de lactancia?

Publicado en El Parto de Nuestro

.

Cuando la Teta es mala para el negocio

Tabúes en la lactancia materna, por Inma Marcos

Leche materna: la mejor marca

 

4 Respuestas

  1. Estoy totalmente de acuerdo con no escondernos para dar lo más bonito que tenemos a nuestros hijos, pero hay que respetar que algunas madres les puede dar vergüenza hacerlo en público, además en ciertas ocasiones es mucho más cómodo sentarse en un sillón a la medida, tranquila y relajadamente que acoplarse de mala manera en cualquier sitio que encuentres libre. Y lo digo después de 18 meses de sacarme la teta donde pillo.

  2. Pues yo doy gracias a estas salas de lactancia y a los centros comerciales o tiendas que las tienen porque dar de mamar en la calle o en un banco en el medio de un pasillo del centro comercial lleno de gente o en el coche o incluso no poder dar de mamar es bastante peor y que conste que yo doy de mamar donde me cuadra y no tengo ningún pudor pero puestos a elegir…

  3. Estoy totalmente de acuerdo con que dar de mamar es natural pero el pudor también lo es, yo como madre de tres hijos que he amamantado me siento mucho más cómoda en una sala de lactancia que en cualquier sitio público.
    Carolina

  4. Me parece muy bien que hayan salas de lactancia así puedes estar tranquila con tu bebe, en “silencio” y sin todo el ajetreo de la gente. Piendo que es mejor dar de pecho en un lugar tranquilo y en la intimidad. Yo me siento más cómoda así, quizá porque no me gusta ir por ahí con “la teta al aire” jejeje. Eso sí, Ole por las que no les importa ir dando pecho por los centros comerciales mientras hacen la compra. El otro día vi a una chica en el carreforur comprando con una amiga y llevaba el niño en brazos mamando: ADMIRABLE.

Comentarios Cerrados.