Mis macarrones son agua

Estoy inquieta y preocupada por algo que ha ocurrido hoy.

Es verano, estamos de vacaciones en un precioso pueblo costero de la Comunidad Valenciana. Y como buen veraneo playero que se precie, no faltan las oportunidades de disfrutar del buen tiempo y de las actividades a pie de playa, como la pesca con caña en el espigón.

Teníamos una buena pesquera de los días pasados y he aprovechado que viene a comer toda la familia para preparar unos macarrones a la marinera. Me los imagino ricos y sustanciosos, pues es un lujo hacer un caldo con pescado recién sacado del Mediterráneo para toda la familia, me encanta además cocinar para mucha gente…

Servida la comida y alabada por todos los comensales, los sabrosos macarrones van desapareciendo de los platos…

Sin embargo, algo no va bien. Mi sobrina de dos años que ya se los ha acabado se dirige a su madre y le pide teta. Permanece enganchada un buen rato con ansia y desespero. Después de ese largo rato llega incluso hasta casi dormirse de gusto.

Está claro que tenía hambre, mucha hambre… Y puede que hasta sed.

Pero cómo puede ser si se ha comido su buen plato.

Está claro que no le han alimentado nada. Es porque se han vuelto agua, mis macarrones son agua. Pero entonces, ¿cómo es que parecía también muerta de sed? No comprendo nada.

Observo al resto de los comensales, que siguen alabando el buen sabor de mis macarrones, lo sanos que deben ser, qué diferencia con otras comidas… Pero no me importa ya lo que digan, ni que sean perfectos, ni inigualables, ni nada de nada.

Mi sobrina ha quedado exhausta con su teta, eso está claro, no hay más que verla. Y los  demás los habrán alabado porque lo habrán leído de algún estudioso sabelotodo, que si el pescado fresco es sano y etc.

Pero mis macarrones son agua, y poca, porque no alimentan a mi sobrina y ni siquiera pueden calmarle la sed. Los demás, cuando salgan de su ensimismamiento de los discursos sobre la salud, de estudios científicos que habrán leído por ahí, empezarán a comer y beber de cualquier otra cosa, menos sana pero que les alimente y sacie de verdad.

Mis macarrones son agua. ¿Quė peor cosa podría sucederme? Yo, que quería preparar con todo el esmero y dedicación un plato especial para deleitar a mi familia al completo.

Me da igual ya lo que me digan, si tienen buen sabor o si son sanos o no, porque son agua. ¿Pero cómo puede haber ocurrido esto? ¿Será por la luna llena? ¿Algún proceso degenerativo de mi cerebro que ahora me impide procesar bien los pasos de una receta culinaria que tantas veces antes había preparado con éxito?

Miro a mi sobrina sin pestañear y es seguro, mis macarrones son agua… Hace calor, mucho calor, estoy sudando, me muevo y estoy en la cama… ¿Qué ocurre?

Está oscuro y voy en pijama, la casa está en silencio, sólo se oye el maravilloso sonido del mar, de fondo.

Está claro que he tenido una pesadilla, qué mal lo he pasado… Una pesadilla veraniega de maravillosos alimentos y cuidados amorosos que se convierten en agua (y poca), que desaparecen de repente como por embrujo.

Que no me vuelva a ocurrir, que no le ocurra a nadie. Por favor.

Relato basado en hechos reales. Cualquier parecido con la realidad NO es pura coincidencia.

Mar Alegre

.

Si tu leche es agua…

Folleto Sina: Mitos y falsas creencias

Biberones de “apoyo”, una reflexión

Cuando la Teta es mala para el negocio

Tabúes en la lactancia materna, por Inma Marcos

Nuestro artículo en la revista “Crianza Natural”: “Las madres lactantes no son de cristal. Falsos mitos sobre alimentación y lactancia”

Amamantando el Planeta

Leche materna: la mejor marca

Lactancia Materna Exclusiva: la única fuente de agua que necesita un bebé

6 Respuestas

  1. karminha

    Muy bueno Mar!!!!

  2. Vaya pesadilla!!
    Recuerda tantísimo a alguna situación vivida por muchas de nosotras…
    Menos mal que lo tenemos claro: la teta es el mejor alimento para nuestros hijos, y no se convierte en agua por arte de birli-birloque ;-))
    ¡Besazos!

  3. Genial, Mar. He tenido que llegar al final… ¡vaya susto! Gracias por permitirnos una sonrisa.
    Abrazos.

  4. Marian vlc

    jajajajaaj!!!!
    Yo quiero una tetita para mí!!!!

  5. Jajaja… Doy fe de que esos macarrones ya no le alimentan… Se queda con hambre, se queda con sed (sin embargo son agua)… Qué locura…

  6. Que pesados los “estudiosos sabelotodos”, también los enterados sabelotodos que se los creen y los citan…
    los niños hace tiempo que saben que los macarrones, y todo lo demás que ponemos en sus platos…sólo son agua, y poca ;-).

Comentarios Cerrados.