Referencias a la lactancia materna en el libro “La tierra de las cuevas pintadas”, de Jean M. Auel

Este es el sexto libro de la serie de enorme éxito editorial “Los hijos de la Tierra” de Jean M. Auel, recientemente publicado. Constantemente aparecen en él alusiones a la lactancia y porteo, que reproducimos a continuación.

Ayla, la protagonista, es la madre de Jonayla, un bebé de unos siete meses. Su madre la lleva en una “manta de acarreo”:

-La caverna les ayuda –afirmó Tizona, saliendo en defensa de la Novena caverna, a la que ahora pertenecía-. Las otras madres amamantan a la pequeña por turnos.

-Precisamente eso me he preguntado yo cuando has dicho que Tremeda no volvió y que la pequeña tiene poco más de un año -dijo Levela.

-Tremeda se quedó sin leche hace un año -precisó Ayla.

«Eso pasa cuando se amamanta poco», pensó, pero no lo dijo. Había razones, a veces válidas, por las que una madre se quedaba sin leche. Recordó que cuando murió Iza, su madre en el clan, fue tal su dolor que ella misma descuidó las necesidades de su propio hijo. Las otras madres en periodo de lactancia del clan de Brun se prestaron a dar el pecho a Durc, pero Ayla en el fondo nunca lo superó.

Las demás mujeres del clan entendieron mejor que ella que Creb era culpable de aquello tanto como el que más. Cuando Durc lloraba de hambre, en lugar de ponerlo en los brazos de su madre afligida para que la animara, llevaba al bebe a una de las otras mujeres para que lo amamantara. Estas sabían que sus intenciones eran buenas, que no quería molestar a Ayla en su aflicción, y no podían negarse. Pero como Ayla no amamantaba, contrajo la fiebre de la leche, y para cuando se recuperó, ya se le había cortado. Ayla estrecho a su hija entre sus brazos.

.

 -¿Te gustaría venir a visitar Vista del Sol, Ayla? No queda muy lejos –ofreció Falithan.

-Lo siento. Con mucho gusto iré de visita en otro momento, pero le he prometido a Proleva que estaría de vuelta por la tarde. Le he dejado a Jonayla, y necesito volver al campamento –respondió Ayla. No añadió que le dolían los pechos, necesitaba dar de mamar y se sentía muy incómoda.

.

 Ayla extrajo el cuenco de agua de Lobo, que le servía asimismo como plato para comer cuando era necesario, y pensó que pronto debería confeccionar los de Jonayla. Aunque tenía previsto amamantarla hasta que contara al menos tres años, le daría a probar la comida mucho antes.

.

“La tierra de las cuevas pintadas

Jean Marie Auel

Traducida a 35 idiomas, LOS HIJOS DE LA TIERRA® es una de las series más conocidas y de más éxito de la historia del mundo editorial. Sus ventas suman por el momento más de 45 millones de ejemplares, 3 de ellos sólo en España y América Latina. Jean M. Auel combina sus brillantes dotes narrativas y unos personajes atractivos con una sorprendente recreación de la manera de vivir de hace miles de años, plasmando el terreno y convirtiendo los lugares, los deseos, las creencias, la creatividad y la vida cotidiana de los europeos de la Era Glacial en algo muy real para el lector de hoy en día.

Hace ya muchos años que Ayla, la niña cromañón, fue expulsada del Clan del Oso Cavernario y que inició su largo viaje por todo el continente europeo. Finalmente, en este libro, La tierra de las cuevas pintadas, se ha establecido en la cueva de donde procede su compañero Jondalar, con quien ha tenido una muy deseada hija llamada Jonayla. La joven lucha por encontrar un equilibrio entre sus nuevas obligaciones como madre y su preparación para convertirse en líder espiritual y en curandera. Durante su formación queda muy impactada al contemplar las maravillosas pinturas que se encuentran en algunas cuevas y le ayudan a sentirse especialmente cercana a la Madre Tierra.

.

https://crianzanatural.com/forum

www.maeva.es

Una respuesta

  1. En el libro La isla bajo el mar, de Isabel Allende, cuya trama gira en torno al esclavismo en América, también hay varias referencias al porteo. Incluso hay una al método canguro, en el que la protagonista lleva al bebé prematuro de otra mujer, al que también amamanta, piel con piel, para que logre sobrevivir.

Comentarios Cerrados.