Carta de un bebé, parte II: la reclamación oficial

publicado en: LM-primeros moment., Varios crianza | 1

Publicado en el blog de El Parto es Nuestro

A raíz de la carta de un bebé a la que respondimos en el post de ayer hemos entregado también una reclamación oficial en nombre de la Asociación al hospital. La publicamos aquí a continuación.

Aprovechamos para decir que esta carta, habría que mandarla a muchos hospitales de este país. Sólo un pequeña minoría de las Unidades de Neonatología tienen sus cuidados actualizados, promueven buenas prácticas e integran a los padres en los cuidados de sus hijos incluyendo el acompañamiento contínuo.

Además está comprobado que estas medidas de mejora, aparte de repercutir sobre la salud física y mental del bebé, suponen un importante beneficio económico para el hospital.

Si quieres unirte a esta causa, averigua, investiga y escribe a tu hospital para que sus prácticas y protocolos se modernicen.

.

A la atención de los directores médicos de las unidades neonatales y demás responsables de la actividad asistencial en el área perinatal de Complejo Hospitalario Clínico Universitario de Santiago de Compostela:

.

Patricia López Izquierdo, residente en Lugo (DNI:), como representante de la asociación El Parto es Nuestro y FEDEGALMA que persiguen ambas la mejora de la atención al nacimiento y la lactancia en nuestro país, así como el estricto cumplimiento de la Estrategia del Ministerio de Sanidad y de las normas internacionales en esta materia.

Se pone en contacto con ustedes para dejar constancia de nuestra profunda preocupación por el modo en que se realizan los cuidados de los bebés ingresados en la unidad de neonatología de este hospital. Que quedan patentes en la carta que las enfermeras entregan a los padres explicando su protocolo basado en la separación madre hijo, en los horarios restrictivos y en una serie de normas de funcionamiento que no se sustentan por evidencia científica alguna y ponen en grave peligro la instauración de la lactancia materna y su mantenimiento en el tiempo.

En 1923 se redacta la primera declaración oficial para proteger los derechos del niño hospitalizado, a la que sustituye otra de 1959, que insiste en que la inmadurez física y psíquica hace imprescindible un especial cuidado de su salud.

Actualmente debemos tener presente la Carta europea de derechos de los niños hospitalizados (1986), de la que se extraen, entre otros, los siguientes principios:

  • Salvo causa justificada, debe evitarse la hospitalización, que, de ser necesaria, será lo más breve posible.
  • El niño o niña debe estar acompañado por sus representantes legales el máximo tiempo posible durante su estancia hospitalaria.
  • Tales representantes legales deben recibir información constante y detallada de los tratamientos a los que se somete a su hijo o hija. Tienen derecho a estar presentes en las pruebas que se le realicen.

    Recordemos que, conforme al artículo 154 de nuestro Código Civil, la patria potestad comprende, entre otros derechos-deber, el de que los padres velen por los hijos e hijas no emancipados, los tengan en su compañía, los alimenten…

  • La hospitalización debe realizarse con recursos adecuados: personal sanitario especializado, facilidades para la presencia de los padres…

Por su parte, la Declaración de Fortaleza de la OMS (1985) prevé lo siguiente:

El recién nacido sano debe permanecer con su madre siempre que sea posible… Debe recomendarse la lactancia inmediata, incluso antes de que la madre abandone la sala de partos… El equipo perinatal debe ser motivado conjuntamente para fortalecer las relaciones entre la madre, su hijo y la familia.

Desde hace más de 30 años viene recomendándose el cuidado madre canguro (CMM), que supone el contacto piel con piel ininterrumpido de la díada madre-hijo y la lactancia materna exclusiva desde el nacimiento. Cientos de estudios (Nathalie Charpak, Nils Bergman…) corroboran esta orientación, ya que la separación de su madre es lo peor que le puede ocurrir al recién nacido. Al alejarlo de su hábitat (el pecho materno), se activa su programa cerebral de defensa, con nefastas consecuencias:

  • Riesgo de bajada de la temperatura y de la frecuencia cardíaca.
  • Aumento del estrés (los niveles de glucocorticoides son hasta 10 veces superiores a lo normal).
  • Dificultades para la instauración del vínculo afectivo.
  • Aumento de las posibilidades de infección.

La atención a recién nacidos prestada en el hospital al que se dirige el presente escrito contradice la normativa aludida y la evidencia científica que la respalda.

Por tanto, SOLICITAMOS:

  • Que el bebé esté en contacto piel con piel con su madre desde el nacimiento.
  • Que sea alimentado con lactancia materna exclusiva y a demanda, lo cual implica no interferir con chupetes y biberones. Los recién nacidos no necesitan suero ni leche de vaca, sino leche de su madre, que además tiene una especial composición en el caso de prematuros. Los sustitutos de la misma ponen en grave riesgo su salud.
  • Que padre, madre, hermanos y hermanas se conviertan en sujetos activos de la vida hospitalaria del bebé. Teniendo un acceso permanente a la unidad las 24h, todos los días. Y contribuyendo así a su pronta recuperación.

Queremos dejar constancia así mismo de que no existe objetivamente ninguna razón real de naturaleza práctica o logística que impida realizar de la manera correcta-según la evidencia científica actual- el cuidado de los recién nacidos ingresados. Dado que existen numerosos ejemplos en muchos hospitales de todo el mundo (España incluida) de similares características a nivel de infraestructuras y presión asistencial. Que poseen ya unidades neonatales abiertas a los padres la 24 h y realizan Cuidados Centrados en el Desarrollo (CCD).

Entendemos por tanto que la decisión de cambiar estos protocolos está exclusivamente en sus manos y en su voluntad de hacerlo.

Y que no pueden existir ya más excusas para no aplicar los conocimientos actuales en cuidados perinatales, y sobre todo para seguir violando los derechos de sus pacientes y sus familias en materia de acompañamiento y derecho a la óptima alimentación (lactancia materna) dentro de su hospital.

Esperamos obtener una pronta respuesta a este escrito. Y quedamos a su disposición para cualquier duda o aclaración que deseen al respecto, tanto por vía telefónica, e-mail o entrevista personal.

Santiago de Compostela, 24 de Marzo de 2011

Atentamente:

Patricia López Izquierdo.

Presidenta de FEDEGALMA. Coordinadora Local en Galicia de El Parto Es Nuestro.

.

Carta de un bebé al servicio de Neonatología del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela

Derechos del niño hospitalizado

Decálogo de los Derechos del bebé prematuro

El Método Madre Canguro: ciencia y ternura

LM-primeros momentos

Una respuesta

Comentarios Cerrados.