Lactancia, ¿sin límites?

Extraído de: www.marie-claire.es

Marie Claire abre un gran debate: “Lactancia ¿sin límites?” Dar o no dar de mamar, ésa es la cuestión.

Para algunas mujeres es casi una religión y para otras, un acto prescindible. Cinco madres cuentan su experiencia con la lactancia en la revista del mes de noviembre de 2010.

Nosotros abrimos el debate entre todos los internautas.Te dejamos unos datos para la reflexión. Mamar o no mamar, he ahí la cuestión.

¿Por qué? Las cifras son claras. Mientras la Organización Mundial de la Salud recomienda que el periodo de lactanciade un infante se prolongue hasta los 24 meses, sobre todo en el Tercer Mundo, en España, apenas un 36% de mujeres superan los seis meses dando el pecho.

Las razones son diversas, pero los argumentos suelen repetirse: dar el pecho esclaviza a la mujer y no es compatible con el trabajo.

Por el contrario, quienes defienden la lactancia natural esgrimen un único argumento: la leche materna es por excelencia el mejor alimento para el niño y la acción de amamantar establece un vínculo único entre madre e hijo, además de brindar toda clase de beneficios físicos y psicológicos. Así, la diferencia de posturas ha hecho que la más natural de las acciones se transforme en una lucha ideológica en la que muchas veces se pierde de vista que más que un derecho (o deber) de la mujer, hablamos de un derecho del niño.

Para el pediatra Luis Ruiz, de Gavá Salut Familiar, «no hemos ayudado a las mujeres desde las instituciones, hemos permitido que la desinformación y la publicidad engañosa nos lleven a este debate». Pero ¿cuál es la razón de esta publicidad? Ruiz tiene una idea clara al respecto: «Es el negocio de las leches artificiales. También se debe a una especie de feminismo mal entendido y a una legislación que buscaba incorporar a la mujer a la vida laboral, algo que hay que celebrar, pero que es muy mejorable por su impacto en la lactancia».

www.marie-claire.es

2 Respuestas

  1. sonia tapia

    La decisiòn de amamantar requiere la paciencia de un santo, esto es para los trabajadores de la salud y la fuerza de un gigante, esto es para la madre que tiene que debatirse entre ser “yo misma” y ser la mujer mas multifacètica del mundo.
    La intervenciòn de nosotros, los trabajadores de la salud llàmemonos mèdicos, enfemeras, farmaceùticos, etc en la vida particular de la familia durante el embarazo, parto y lactancia nos ha concedido un sitial preponderante en la toma de decisiones que toma o no la familia queinfluenciamos con nuestros pareceres.
    En mi opinion lo màs interesante es dar informaciòn desapasionada y permitir que la pareja decida què plan de acciòn quiere llevar con su embarazo, parto y lactancia.
    Los pro-lactancia nos empeñamos en aterrorizar a los padres con la no-lactancia materna, cuando lo que debemos es darles confianza en que escogiendola hacen una inversiòn de vida.

  2. ¿Esclavizar? Me parece que el biberón esclaviza más, sobre todo a las mamás al 100% y a las que trabajan igual: lavar, desinfectar, hervir el agua, COMPRAR la leche, COMPRAR el agua limpia, no entiendo como es esclavizar, si solo lo sacas el bebé se prende y tu sigues en el libro, el tejido, la compu, lo que sea, sigo sin entender ese argumento que me parece tan falaz.

Comentarios Cerrados.