Mamás voluntarias de Sina en el IV Curso de Formación FEDECATA sobre Lactancia Materna 2010

Mamás de Sina en el curso FEDECATA 2010 (de izda. a dcha.): Sofía, Adelaida, Paloma y Ruth con Javi.

Todas teníamos muchas expectativas puestas en este curso y muchas ganas, a pesar de que durante seis sábados alternos teníamos que dejar a la familia, teniendo en cuenta que todas tenemos hijos pequeños, y realizar un gran esfuerzo no sólo por el coste del curso, sino por los viajes del tren, metro, comidas, etc.

Yo además acudía con mi pequeño Javito, que ahora tiene 9 meses y es ya un experto en lactancia materna, lo cual era una ventaja porque lo tenía conmigo. Pero también acabábamos el día derrotados y claro, la atención que prestas al curso no es la misma.

El caso es que con todo esto explicado, he de decir que el curso ha merecido muchísimo la pena, ya que ha sido de gran calidad de contenidos (no hay más que ver los ponentes que participaron) y una perfecta organización.

Además debo añadir, porque no puedo dejarlo pasar, que he quedado impresionada con el nivel y la profesionalidad de la asociación Alba y otras que había allí. Pero nombro a Alba porque era la más presente en el curso y me motivó muchísimo ver su trabajo, me hizo reflexionar sobre todo lo que nos queda por hacer, aunque ya estamos en el camino.

Ruth (voluntaria de Sina)

.

Sofía (izda.), Adelaida y Ruth con Javi (dcha.).

Un día empezaron a llegar correos de una formación para asesoras en lactancia materna en Barcelona, organizado por la Federación Catalana de Grupos de Apoyo a la Lactancia Materna y ví que había socias de SINA que estaban interesadas.

Yo, con la ilusión de formarme y de adquirir conocimientos avanzados curioseé la planificación del curso y pensé que era imposible hacerlo desde Valencia. Había que ir 6 sábados a Barcelona.

Se lo comenté a mi marido, como una curiosidad y me dió todo su apoyo para poder ir a la formación. Me dijo que él sabía la importancia que yo le daba y que no le importaba nada que yo me organizara para ir. Pero no me decidía.

Y un día, recibí un correo de Sofía y de Paloma que decían que se habían apuntado. Y se lo volví a decir a mi marido. Y me volvió a decir lo mismo, que él me apoyaba y que no fuese tonta y que me apuntara. Así que fuimos un día y lo pagamos. Si no hubiese sido por él, no me habría apuntado.

Al principio pensabamos ir en coche, pero era una locura y la vuelta, podía ser muy peligrosa por el cansancio. Al final nos decidimos por el tren, con el que sólo nos perdíamos media hora en la mañana y media hora al final de la tarde. Y empezamos a comprar billetes de tren.

El curso me ha encantado, hemos conocido a mucha gente, ya conozco y soy seguidora y admiradora de todos los ponentes del curso. Me encanta oir lo que dicen y lo que hablan de la lactancia. Cada sábado, deseábamos que no llegara la hora de salir, porque queríamos seguir escuchando cosas, y por las mañanas siempre íbamos rápido, porque nos interesaba la primera charla de la mañana. Hemos podido escuchar a Alba Padró, Sofía Bagüés, Eulàlia Torràs, Julio Basulto, Carlos González, Rosa Jové, Cristina Silvente, Imma Marcos, Neus Querol y Ana Morales, A. Gomez Papí, y muchos más.

Y aparte del curso, estoy encantada con todas las horas que he compartido con Ruth, Javi, Paloma y Sofía. El tren era nuestro lugar de reunión y nos ha permitido conocernos más entre nosotras. Hemos hablado de muchas, muchas cosas.

Y no me olvido de nuestras compañeras de mesa a la hora de la comida, con las que hemos compartido muchas historias.

Adelaida (voluntaria de Sina)

.

Disfruté desde el primer día de este curso. Es un verdadero placer escuchar hablar de la lactancia materna a profesionales y madres formados y con experiencia.

Allí hemos aprendido a ayudar a las madres que quieren dar de mamar -para que puedan hacerlo gozosamente y durante el tiempo que deseen- con conocimientos e información actualizados, basados en las últimas investigaciones científicas. Y desde el respeto, la escucha y la empatía. Eso implica hacerles más fácil la lactancia; que no suponga una carrera de obstáculos –que son, en su inmensa mayoría evitables con información, apoyo, buenas prácticas y no interfiriendo en el proceso natural del parto y la lactancia-.

Hemos conocido a personas extraordinarias: los profesores del curso son, además, voluntarios de todo tipo a tiempo completo; siempre disponibles para resolver nuestras dudas, escuchar nuestras inquietudes personales y ofreciendo a muchas más madres y profesionales también fuera de allí sus conocimientos y apoyo sin límite.

Sofía (abajo, dcha.) junto a Adelaida y Paloma, con asistentes al curso FEDECATA de otras asociaciones de apoyo a la lactancia.

También ha sido muy enriquecedor conocer a otras alumnas, convivir tantas horas y compartir comidas, clases, conversaciones… Además esto ha hecho que podamos intercambiar experiencias y contactos entre nuestros respectivos grupos de apoyo.

Hemos tenido encuentros sorprendentes con personas desconocidas pero que conocían a amigos nuestros, o a las que conocíamos sólo por escrito, por las listas apoyocesareas o de la Asociación El parto es nuestro, o que simplemente asistían al curso, como nosotras, pero con las que conectamos desde el primer día.

Adelaida, Paloma y Ruth con Delfina de Mamare-Castellón (izda.)

Los desplazamientos de Valencia a Barcelona resultaron agotadores, aunque siempre que teníamos energías aprovechábamos para comentar, reflexionar, pensar, proyectar… entre nosotras. Qué buenas compañeras de viaje… Adelaida, Paloma, Ruth -y su bebé Javier, siempre sonriendo-; y alguna vez coincidíamos con Delfina, de Mamare (Castellón), con la que no nos cansábamos de hablar y hablar.

Agradezco a la fantástica organización del curso haber podido vivir esta experiencia inolvidable y que me encantaría poder repetir. Ojalá…

Sofía (voluntaria de Sina)

.

172 mujeres finalizan el IV Curso de Formación FEDECATA sobre Lactancia Materna 2010

Comentarios Cerrados.