Sanitarios gestan la plataforma “No, gracias” contra la dependencia de las farmacéuticas

El movimiento persigue la trasparencia y mantener la distancia en las relaciones de los profesionales con las industrias.

Las Provincias (10/VI/2010)

Transparencia y distancia. Estas son las dos premisas con las que se rige un movimiento que promulga un cambio en las relaciones diarias entre las industrias farmacéuticas, los profesionales sanitarios y las administraciones públicas.
.
La plataforma ‘No, gracias’, que surgió en 2008 en Asturias de la mano de un reducido grupo de médicos y farmacéuticos, también estará presente en la Comunitat.
.
El Grupo del Medicamento, de la Svmfyc, y la Asociación Ciudadana para la Defensa de la Salud Pública están organizando un acto de presentación oficial de este colectivo -para el próximo día 10 de junio– con el objetivo de que sea un punto de partida para gestar un grupo estable y de referencia en la Comunitat para que pueda coordinarse con el resto de plataformas que ya están funcionando en otras autonomías.
.
Una pediatra atiende a una madre con su hijo en una consulta
Según el coordinador del grupo de Medicamento, Ermengol Sempere, este movimiento –‘No gràcies, ja pague jo’– forma parte de uno más amplio e internacional y conocido como ‘No free lunch’ en USA y Reino Unido, mientras que en Italia funciona ‘No grazie, pago io’, donde también están comprometidos desde hace tiempo en el cambio de estas relaciones.
.
  • Independencia y ética profesiona.
  • Transparencia como norma de conducta profesional ante los conflictos de intereses.
  • Acceso a una información veraz.
  • Formación independiente y no dirigida por las empresas.
  • ningún regalo es gratis («se desaconseja el agasajo individual y la hospitalidad de la industria desproporcionada al objetivo científico o profesional»).
  • Compromiso con la viabilidad del sistema de salud promocionando las prácticas asociadas al uso racional de medicamentos y a la prescripción de genéricos.
Son los seis objetivos que presenta esta plataforma, que se pueden conocer a través de su página web www.nogracies.eu, y que en ningún caso pretende tampoco criminalizar a las empresas. Todo en su justa medida.
.
Sempere reconoce que, en ocasiones, estas relaciones entre profesional e industrial se pueden «emborronar» cuando existe un contacto directo y una vinculación que genera un sentimiento de estar en deuda, por ejemplo, tras la asistencia a un congreso, por lo que hay que saber separar bien la información de la promoción comercial.
.
Actualmente, este tipo de formación -acudir a congresos- es muy caro y en un alto porcentaje son costeados por las empresas, lo que permite que el profesional siga reciclándose.
.
Una formación que siempre es necesaria para los sanitarios para que puedan estar al día de las últimas técnicas y tratamientos. Bajar el coste de los congresos a un precio razonable sería una medida, al igual que evitar esta vinculación directa mediante el contacto de la empresa con la dirección del departamento de salud, que sería la encarga de distribuir los fondos que recibiese.
.
El movimiento, según Sempere, está abierto no sólo a los profesionales sino también a los ciudadanos, y entre los ponentes que acudirán el 10 de junio al Aula Magna de la Facultad de Medicina de Valencia estará Carlos Ponte, el portavoz de la Plataforma No Gracias en España.
.


Comentarios Cerrados.