Vivir y acompañar un parto vaginal después de cesárea (PVDC)

publicado en: Parto / embarazo, VIDEOS | 18

Viure i acompanyar un part vaginal després de cesària

Inma Marcos. Llevadora. Consultora de lactància certificada IBCLC.

En los últimos años se ha disparado de forma alarmante la tasa de cesáreas. Mi idea es transmitir que la cesárea no es una forma de nacer normal, que se trata de cirugía mayor y entraña sus riesgos.

Actualmente el 28 por ciento de mujeres (con variabilidad entre el 15 y el 45 por ciento según el hospital o clínica) dan a luz con cesárea. El sentido común nos hace sentir que NO es posible que una de cada tres mujeres no tenga capacidad para parir. Por lo menos la mitad de esas cesáreas son “innecesáreas”.

Aunque tenga una cicatriz en la matriz, el parto vaginal siempre es más seguro para la madre y comparando con la cesárea se reducen las siguientes complicaciones:

Infección, hemorragia, histerectomía, transfusiones, lesiones a la vejiga y/o intestinos, endometriosis incisional, complicaciones cardiacas y pulmonares, coágulos en las piernas, complicaciones debidas a la anestesia, re-hospitalización debido a las complicaciones quirúrgicas

Con cesárea, a pesar de que hoy en día la mortalidad materna es muy baja, la tasa se duplica debido a los riesgos propios de una cirugía abdominal mayor y a los riesgos del uso de la anestesia.

También se ha demostrado que en los siguientes embarazos hay mayor riesgo de sufrir placenta previa, acreta o abrupta, de sufrir infertilidad secundaria, abortos espontáneos, muerte fetal intrauterina inexplicable en tercer trimestre y embarazo ectópico.

El parto vaginal siempre es preferible porque incrementa el porcentaje de éxito en la lactancia materna y su duración, porque aumenta el bienestar psicológico y reduce el trauma emocional, y porque reduce los costos del sistema de salud y la duración de la estancia hospitalaria.

Y también es mucho más seguro para el bebé nacer vaginalmente porque se reduce la probabilidad de sufrir el síndrome de distrés respiratorio. Esto consiste en una dificultad seria para respirar bien que sufren muchos bebés que nacieron mediante cesárea programada pues las contracciones uterinas del parto no le han incitado a segregar una sustancia que prepara sus pulmones y también porque no nacen exprimidos por el canal muscular del suelo pélvico.

Si nacen vaginalmente tienen menos riesgo de sufrir prematuridad iatrogénica (cuando se realiza la cirugía electiva y existe un error en el cálculo de la fecha probable de parto).

Evitando la cesárea se reduce también la posibilidad de que el bebé sufra hipertensión pulmonar persistente y lesiones relacionadas con la cirugía como las laceraciones.

En un estudio multicéntrico prospectivo de cesárea electiva repetida versus trabajo de parto, Flamm y colaboradores descubrieron que la incidencia de transfusiones post-parto y fiebre era significativamente más alta en el grupo de cesárea electiva repetida comparada con mujeres que optaban por trabajo de parto (nivel II-2 de evidencia).

Además, el riesgo de histerectomía (quedarse sin útero) era mayor en el grupo de cesárea electiva repetida comparado con el grupo de trabajo de parto (0.27% versus 0.12%). En dicho estudio un 75 % de las 5.022 mujeres que participaron lograron un parto vaginal con éxito.

Una cesárea proyecta una larga sombra sobre el resto de la vida reproductiva de una mujer. Si ya es difícil (aunque por suerte cada día menos) conseguir un parto fisiológico no dirigido y respetado para una mujer que no tiene una cesárea anterior, para una que la tiene resulta a veces casi imposible. Muchos de los hospitales que ofrecen la atención del parto natural no aceptan atender de ese modo los PVDCs por considerarlos de alto riesgo.

Los protocolos hospitalarios para atender PVDCs incluyen monitorización continua preferentemente interna para marcar con exactitud los milímetros de mercurio de presión intrauterina, lo que conlleva una técnica invasiva que incluye romper la bolsa y penetrar en la cavidad uterina con una sonda y perforar el cuero cabelludo del bebé para marcar la frecuencia cardiaca fetal. También incluyen anestesia epidural para poder acortar el expulsivo utilizando fórceps o espátulas en el caso de que el bebé no salga con tres empujones, o sea, casi siempre. Esto se hace para minimizar la posibilidad de rotura uterina que en la fase del expulsivo está aumentada.

.

Posibilidad de ruptura uterina

Un estudio publicado en julio del 2001 en el New England Journal of Medicine (NEJM) analizaba datos de 20.500 mujeres del Estado de Washington con cesáreas previas.

Los investigadores descubrieron que el riesgo de rotura uterina durante un parto PVDC espontáneo era del 5/1.000, lo mismo que otros estudios han demostrado, 7/1.000 con inducción de oxitocina, pero un tremendo 25/1.000 con inducción de prostaglandinas.

Aquellas mujeres a las que se les practicaba una cesárea electiva por el hecho de tener otra tuvieron un índice de rotura uterina de 2/1.000, no muy lejos de las que intentaron parto vaginal.

Una revisión hecha para la Guide to Effective Care in Pregnancy and Childbirth, 3ª edición, por Enkin, Kirse y colaboradores, encontró en diferentes investigaciones tasas de rotura uterina que iban desde 9/100.000 (o sea menos de 1/10.000) a 8/1000. En la mayoría de estudios incluyen como rotura uterina las dehiscencias o aberturas asintomáticas de la cicatriz.

La dehiscencia sólo se aprecia cuando se repite una cesárea por razones diferentes a los síntomas de ruptura uterina, o cuando se realiza una exploración manual del útero después de un PVDC. Para ello el médico coloca su mano en el útero e intenta sentir algún desgarro. Actualmente, no se realizan estas exploraciones rutinariamente debido al riesgo de molestias e infección en la madre.

Por lo tanto, muchas dehiscencias pasan desapercibidas en un PVDC.

La ruptura real es sintomática, es decir, la madre pierde la sangre suficiente como para que ella y su hijo se vean afectados; su presión sanguínea baja, su pulso varía, puede que tenga un dolor anormal en un área, aún bajo los efectos de la epidural. Se produce sufrimiento fetal pues el suministro de oxígeno se interrumpe. La situación es muy peligrosa para la madre y el bebé debe nacer inmediatamente por cesárea para que sobreviva.

En otro estudio se revisaron todos los nacimientos en la provincia de Nova Scotia (Canadá) en 10 años: un total de 114.933. En total hubo 39 roturas uterinas: 16 roturas completas y 23 dehiscencias asintomáticas. De los 114.933 nacimientos, un 10% eran PVDCs (11.585). De estas mujeres 4.516, menos de la mitad intentaron un parto vaginal. De estas la incidencia de rotura uterina fue 3/1.000 y de dehiscencia 5/1.000. El uso de oxitocina se había dado en un 50% de los casos con rotura y en un 25% de las dehiscencias. Ninguna madre murió, pero el 25% de las madres con rotura precisaron una transfusión sanguínea. Hubo una muerte neonatal atribuible a la rotura.

Hace 13 años que soy comadrona y aún no he visto una rotura uterina. Mi madre es comadrona, se jubiló hace tres años, y en 43 años de ejercicio profesional no ha visto una rotura uterina. Lo cual me hace pensar que la incidencia de la misma es muy rara.

.

Índice de éxito en PVDC

Múltiples estudios coinciden en que si se les permite intentar parir, alrededor del 75% de las mujeres con una cesárea anterior lo consiguen. O sea que no hay diferencias comparando con el resto de las madres que no tienen una cesárea anterior.

La tasa de éxito de PVDC varía mucho entre diferentes asistentes al parto, por lo tanto éstos deben elegirse cuidadosamente basándose en las estadísticas personales de PVDC y una tasa baja de intervenciones, dado que la relación entre intervenciones y tasas elevadas de cesárea está bien documentada. El parto natural es una opción segura y viable para las mujeres que desean un PVDC.

En mi experiencia de asistir PVDCs fisiológicas o naturales, aquellas mujeres que tuvieron cesárea programada por ejemplo por presentación de nalgas o que no tuvieron la posibilidad de demostrar que podían parir suelen tener partos bastante fáciles y suaves.

Las mujeres a las que se les realizó cesárea tras un fracaso de intento de parto vaginal por falta de progresión o descenso del bebé intrauterino suelen tener partos más largos y duros, con fases previas de pre-parto largas y especialmente molestas. De este grupo de mujeres, aquellas que alcanzaron una dilatación de más de 5cm antes de ser cesareadas suelen dilatar también con mucha facilidad, pues el cérvix tiene memoria celular y si dilató una vez dilata con facilidad.

La diferencia está en que las del segundo grupo tienen una herida no sólo en la matriz, sino emocional, un sentimiento de inseguridad en sí mismas y de incapacidad de su propio cuerpo en dar a luz.

Un parto vaginal previo aumenta enormemente la probabilidad de trabajo de parto exitoso después de cesárea previa. Un parto vaginal después de una cesárea también otorga más éxito en el parto que un parto vaginal antes de una cesárea.

Un PVDC es mucho más que un parto, es un triunfo personal para estas madres. Las mujeres que lo consiguen se sienten fuertes y poderosas y esto revierte para siempre en su vida emocional y personal.

Las mujeres que desean un PVDC fisiológico y respetado han hecho un largo camino hasta llegar al parto, muchas leen e investigan durante años, se convierten en activistas por los derechos de las familias y sus bebés en el nacimiento y están especialmente motivadas. No es justo pensar que estas mujeres quieren parir vaginalmente sólo para auto-sanarse y salir triunfantes. Todas coinciden en la necesidad de poder dar al nuevo bebé la bienvenida amorosa y respetada que no pudo tener su bebé nacido por cesárea.

.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=Z_AwzrGfONI&feature=fvsr]

.

El dolor

Las mujeres que quieren vivir un siguiente parto respetado, fisiológico y vaginal no temen el dolor del parto. Dicen que se sienten preparadas para vivir el dolor que puede conllevar un parto normal, pero para nada quieren volver a vivir el dolor y el sufrimiento emocional que tuvieron a causa del parto por cesárea y los meses y años posteriores.

.

PVDC natural

He visto centenares de PVDC hospitalarias con prostaglandinas, oxitocina y pujos forzados y no hubo ninguna rotura uterina, lógicamente la posibilidad en un parto fisiológico en el que todo sucede espontáneamente y no se fuerza nada será mucho menor.

Michel Odent dice que un PVDC necesita todavía más paciencia y menos perturbaciones para que sea fluido que un parto sin cesárea anterior, y por ello es mas seguro el parto natural.

Si no se manipula ni perturba ni se intenta acelerar el parto rompiendo bolsa, poniendo oxitocina o practicando dilatación manual, si se respetan los tiempos no haciendo empujar a la mujer antes de que ella lo haga espontáneamente, ni se le aplica maniobra de kristeller en el expulsivo, se disminuye de manera muy importante la posibilidad de rotura uterina.

El parto humano parte del hecho de que la relación entre el tamaño de la cabeza fetal y la pelvis por donde ha de pasar es la más ajustada que existe entre las hembras mamíferas, debido a la bipedestación de las mujeres mas el hecho de que los bebés humanos son muy inteligentes y nacen provistos de un gran cerebro que necesita una gran cabeza para alojarse.

Esto crea la necesidad de que para que todo parto humano avance fácilmente es importante que se cumplan tres premisas:

-Verticalidad

-Libertad de movimiento

-Tiempo

En una PVDC es todavía más importante que se cumplan para así facilitar el parto y minimizar los riesgos.

Los pujos dirigidos en el parto medicalizado, con o sin epidural suelen realizarse en posición tumbada en litotomía, se empuja dos o más veces con cada contracción, de manera larga y sostenida, hasta quedarse sin aire, cuando a la mujer se le acaba el aire se le insta a coger aire de nuevo y volver a empujar seguido seguido…

Si se espera a que la mujer tenga su reflejo de eyección fetal se observará que ninguna mujer empuja espontáneamente de esa manera tan exagerada. Suelen pujar intenso unos 15 segundos, no más y no pujar más hasta que vuelve la siguiente contracción al cabo de 2 ó 4 minutos. La primera media hora de expulsivo los pujos no suelen estar aún definidos, empujan sólo un poco y no en todas las contracciones.

El expulsivo así puede ser un poco más largo pero también más suave que es lo importante en un PVDC: no forzar nada.

Ayudaremos a la mujer a buscar posturas verticales facilitadoras del descenso del bebé, la gravedad acorta tiempos y previene las bradicardias del bebé en el expulsivo.

En cuanto al tiempo: el tiempo es bueno y necesario en los partos y la paciencia es la madre de la ciencia. Y algunos PVDC suelen ser especialmente largos. Siempre que el parto sea espontáneo y natural, y ni la madre ni el bebé intrauterino den signos de malestar o peligro se puede seguir esperando. Los tiempos los deberían marcar las madres y los bebés, no los profesionales.

En cuanto a la libertad de movimientos: las mujeres en trabajo de parto fisiológico a las que se les permite moverse a su gusto buscan de manera espontánea posturas que les ayudan en el descenso fetal. Y las mujeres y las matronas sabemos que tumbada es como más duelen las contracciones y peor avanza el parto.

.

PVD2C Dos cesáreas anteriores…

Cuando se realiza una nueva incisión en la matriz de una mujer para realizar otra cesárea siempre se hace sobre la antigua cicatriz. Con lo cual la mujer finalmente sólo tiene una herida, sólo una cicatriz en la matriz aunque tenga varias cesáreas.

Tanto los protocolos de la SEGO como los protocolos recomendados por las instituciones sanitarias catalanas y españolas incluyen como candidatas de una prueba de trabajo de parto a las mujeres con dos cesáreas, si son transversales bajas y la mujer está informada y es su deseo.

Pero hay una gran distancia de la teoría escrita a la realidad. Ya que las mujeres con dos cesáreas que quieren parir vaginalmente no encuentran quien les atienda. Casi todos los ginecólogos se niegan a permitir un trabajo de parto en mujeres con dos cesáreas previas.

.

¿Qué dice la ciencia?

Landon, publicado en Obstetrics & Gynecology 2006;108:12-20, Risk of Uterine Rupture With a Trial of Labor in Women With Multiple and Single Prior Cesarean Delivery

975 mujeres con múltiples cesáreas anteriores que intentaron PVDC, durante un período de 2 años y el porcentaje total de porcentaje de ruptura uterina del 0.9%, o sea 9 de 1.000.

En mujeres cuyo PVD2C se produjo a los 2 años o menos después de la última cesárea, el porcentaje de ruptura uterina era del 1,1%. En mujeres que habían tenido algún parto vaginal anterior, el porcentaje de ruptura era del 0,5%.

Según número de cesáreas anteriores los resultados fueron:

  • Mujeres con 1 cesárea anterior: Parieron con éxito 12.490 de 16.915, o sea un (74%).
  • Mujeres con 2 cesáreas anteriores: Parieron con éxito 584 de 871 o sea un 67%.
  • Mujeres con 3 cesáreas anteriores: 53 de 84, o sea 63%.
  • Mujeres con 4 cesáreas previas: 11 de 20, o sea 55 %.

En términos de resultados perinatales:

No parece haber un aumento del riesgo en prueba de trabajo de parto comparado con cesárea electiva de repetición después de múltiples cesáreas, aunque reconoce que el tamaño de la población estudiada es insuficiente para detectar diferencias en estos resultados.

Landon concluye el estudio diciendo que no hay un aumento significativo del riesgo de rotura uterina en mujeres que tienen dos o más cesáreas comparado con las que tienen una y el riesgo absoluto de complicaciones es pequeño. El parto vaginal después de múltiples cesáreas debería ser una opción para las mujeres.

Otro estudio:

Maconnes Ob outcomes in women with 2 prior cesarean deliveries: is VBAC a viable option? AJOG, 2005: 192, p.123.

Comparación de todas las pacientes con 1 versus 2 cesáreas anteriores que intentaron un PVDC:

20.175 pruebas de PVDC

3.970 pruebas de PVD2C

Resultados:

  • El porcentaje de éxito fue similar: (75.5% versus 74.6%)
  • El riesgo de morbilidad fue mayor en las pruebas de PVD2C, pero el riesgo absoluto era muy bajo (Odds ratio ajustada 1.61 versus 2.26)

.

Inma Marcos

Comadrona colegiada 29.299

Barcelona, 16-5-2009

 

Inma Marcos es comadrona y reciente madre de su 4º hijo. Actualmente, trabaja por libre como comadrona independiente. Tras 7 años de experiencia hospitalaria, desde el 2001 atiende partos en casa. Consultora en lactancia materna (IBCLC), secretaria de la asociación Alba Lactància Materna y secretaria de la Federación Catalana de grupos de apoyo a la lactancia materna, además de vocal de la asociación Dona Llum y miembro de www.nacerencasa.org.  Da charlas en Barcelona en torno a temas de parto y lactancia materna y participa activamente en las listas de “apoyocesáreas” y de  www.elpartoesnuestro.es cuando su apretada agenda se lo permite, aportando desinteresadamente su inestimable experiencia y consejo. En la página web de su hermana Mireia podemos leer su propia presentación.

IMG_2108

Inma Marcos (centro) y su hijo Ramón, con madres voluntarias de SINA en el pasado Congreso FEDALMA de lactancia materna (junio 2009)

18 Respuestas

  1. Me encanta leer cómo trata Inma Marcos este tema, con respeto hacia la fisiología del parto y hacia la mujer y el bebé; con empatía por el miedo y los daños que sufren y pueden sufrir; con absoluta profesionalidad, valentía, rigor científico, sentido común…

    Personas como ella hacen a muchas mujeres descubrir su capacidad de decidir, de preguntar, de pensar… su dignidad.

    Gracias.

  2. Espero que al leer este artículo muchas mujeres se atrevan a decidir sobre sus segundos partos, sin dejarlo todo únicamente en manos de sus ginecólogos.

  3. Realmente muy interesante por cómo plantea Inma Marcos el tema y como expone, desde su experiencia y la de otros profesionales, algo que tristemente está ocurriendo en nuestros días: el abuso de cesáreas en cualquier situación.
    Pero yo iría más allá. Si los médicos lo saben -o deberían- y las matronas también, ¿porqué todavía se atreven a decidir la manera de traer al mundo niños que no son suyos?
    Creo que como todo, está en la información. Debería ser parte del “protocolo” en todos los hospitales, en los centros de salud y en todos los centros donde se atiendan a mujeres embarazadas, el informar con VERACIDAD Y CLARIDAD a las futuras madres de lo que es parir.
    Con una buena información, un personal sanitario que trabaje desde el respeto y la humanidad, con un buen apoyo a todos los niveles, pocas serían las madres que optarían por traer a su hijo al mundo mediante una cesárea. Pero si les venden que es lo mejor para su hijo y para ellas… no les dejan opción.
    Es algo que realmente me entristece. Pensar que algunas mujeres no confían en su cuerpo, en su capacidad para parir… y creo que la culpa no es sólo de ellas.
    Es mi opinión.
    Con cariño.

  4. Lamentablemente, soy una mujer cesaresada. Que creyéndome informada y preparada, en los últimos momentos de mi embarazo, fui engatusada por un equipo poco dispuesto, que me hicieron creer que mi bebé estaba en peligro, cuando lo que peligraba era su agenda y tiempo libre. Gracias que hay personas como Inma Marcos. Me he visto reflejada en este artículo, y lucho y lucharé por mi PVDC, y porque otras madres abran los ojos, por la humanización de los partos ( o como dice Odent, por la deshumanización, tenemos que volver al parto “animal”). Yo creo que poco a poco se está consiguiendo algo, El Parto es Nuestro, y otras asociaciones están haciendo moverse las conciencias. Gracias a todos ellos y ellas. No le deseo a ninguna mamá el dolor de alma que yo he pasado. Creo honestamente que un dolor de parto es mucho mejor. Al menos no se prolonga en el tiempo. Chicas, que no os engañen.

  5. hola me llamo Gabriela soy de Argentina estoy embarazada de mi cuarto hijo tuve 2 cesareas anteriores y mi primer parto fue vaginal, asi q desde acá yo voy a intentar tener mi pvd2c la verdad q parir es mejor y es muy emotivo, puedo decirlo porq tengo experiencia en las dos, lamentablemente la cesaria de mi segundo hijo fue necesaria xq tenia un problema y debia nacer de urgncia y no se podia inducir x la falta de oxigeno. Pero vamos a ver q pasa con mi cuarto bebe luego les cuento, muy interesante todo lo q lei, y si aca nadie me apoya pero ya vere la manera me estoy informando besos a todos

  6. mariela

    Hola mi nombre es Mariela soy Argentina y tuve a mi bebe por cesarea, ya que mi parto vaginal no progresó, llegué a una dilatación de 7cm inducida pero el doctor me dijo que mi bebe tenía la cabeza ubicada de una manera que no podía salir… por ello me practicaron la cesarea. Mi partera me dijo que podía llegar a tener parto natural ya que mi cervix habia dilatado y tenía memoria… espero que asi sea ya que muero por tener mi parto natural.

  7. Hola Dios me las Bendiga a todas las felicito por sus comentario muy intersante quisiera parir tengo fe en que puedo perp los doctores insisten que no podre porque tengo 4 cesareas yos iento que si ten go l capacidad hace 7 anos fue mi ultima cesarea…me practicaron 4 cesaria porque supuestamente soy estrecha esta vez quiero hacerlo desenme suerte y tambien quisiera opiniones una gran abrazo!!

  8. Hola vivo en los Angeles California e tenido 2 cesareas y estoy esperando mi tercer bebe y quiero intentarlo normal tengo miedo por eso que dicen de una ruptura vaginal pero algo muy dentro de mi me dice que lo puedo lograr espero mi ginecologo me apoye, pues no se lo e comentado aun. Estoy en mi semana 17 espero lograrlo no quiero pasar por la horrible experiencia de otra cesarea

  9. Hola soy Olga
    Vivo en Los angeles tuve 2 cesareas en la primera pq no dilate y la segunda despues d 10 años pq me dijeron q la vida d mi bb peligraba y era muy grande lo cual fue falso pq me di cuenta q solo querian practicar conmigo para enseñar a realizar cesareas ahora estoy embarazada tengo 12 semanas y mi hija tiene un año 2 meses deseo un parto vaginal y la verdad no c q doctor me vaya a querer atender con esta idea ademas q mis cesareas me las hicieron no en el mismo lugar yo espero q c pueda pq el tiempo entre una y otra es mucho es decir una esta mas sana q la otra y a mi me encantaria experimentar esa experiencia ustedes q creen!!!

  10. elblogdesina

    Estimada Olga,
    Te deseamos la mejor experiencia para ese próximo parto. Sin duda, la buena información, basada en la evidencia científica (recomendaciones de la OMS, etc.) van a serte de gran ayuda y apoyo. Te animamos a seguir informándote. Y por último, te decimos: INFÓRMATE Y DECIDE.
    Mucha suerte.

  11. Me ha encantado leer este artículo sobre el PVDC, mi hija acaba de cumplir 8meses, es mi primer bebé! Ella nació por cesárea después de una inducción a las 41 semanas+4, el parto se prolongó durante 12 horas, estaba dilatada de 10 cms y me practicaron una cesárea de urgencia después de dos intentos infructuosos al empujar. Me sentí TAN frustrada, rota, desvalida, qué sentimiento desgarrador…Ocho meses después, sigo emocionándome y con las lágrimas en los ojos y un nudo en la garganta leo ésto “las del segundo grupo tienen una herida no sólo en la matriz, sino emocional, un sentimiento de inseguridad en sí mismas y de incapacidad de su propio cuerpo en dar a luz.” Deseo tener más hijos y deseo con toda el alma poder tenerlos de forma natural y volver a sentirme fuerte…Gracias por este post.

  12. hola yo tengo 3 cesareas y estoy embarazada nuevamente de 4 meses quiero intentar parto vaginal y nadie quiere ayudarme que puedo hacer ???que riesgo corro si sigo con mi decision?? soy de argentina y nadie se anima a hacer un parto natural aqui,necesito un consejo x favor.me llamo constanza!!

  13. elblogdesina

    Te recomendamos la magnífica herramienta que supone la lista apoyocesareas. En nuestor blog: ¿Qué es Apoyocesareas?
    Encontrarás mucha más información en el blog y la web de la Asociación “El Parto es Nuestro”. Te deseamos mucha suerte en tu búsqueda y ánimo.
    Un abrazo y gracias por seguir nuestro blog.

  14. Mia Madison

    hola muy buenas tades; mi caso es de dos cesareas previas, tengo 32 semanas de embarazo y me quieren programar para cesarea por tercera vez, pero yo no lo quiero asi hay algo en mi que me dice que debo intentarlo que me eh dejado engañar la veces anteriores,quiero intentar un parto vaginal ahora, podrian darme apoyo sobre alguien que este dispuesto a apoyar esta idea y llevarla a cabo, yo vivo en cabo san lucas baja california sur en mexico, les dejo mi correo: barbie1917@hotmail.com espero me puedan ayudar, d antemano muchas gracias!!!

  15. hola Mia,

    Te recomiendo que te pongas en contacto con la asociación ICAN México, a ver si ellas pueden ayudarte.

    Saludos,

  16. carmen

    hola me llamo carmen soy española y este es mi historial:tengo 14 hijos de los cuales: 1ºcesar.por no prog.parto,2ºnormal conduci.expuls.,con vacuo,3ºnormalconduc.,4ºnormal induc.por liq,teñido,5ºnormal,6ºnormal,7ºnormal ind.,8ºnormal,9ºnormal,10ºnormal,11ºcesar.presentac.nalgas,12ºnormal induc.13ºnormalconduc.,14ºcesar.sufrim.fetal. me encantaria tener otro parto normal,yo lo intentaria pero no encuentro profesionales q. me quieran asisstir q puedo hacer, a quien puedo acudir. creo q podria tener otro vaginal.estoy de 17 semanas actualmente.

  17. hola soy yo de nuevo, carmen:

    ya estoy de 32 semanas, he tenido algunas contracciones ,pero sigo en casa. aun no me han programado la cesarea. y vosotras no me habeis respondido a mi comentario anterior.por favor, me respondan. gracias.

  18. elblogdesina

    Hola, Carmen:
    Disculpa la tardanza en contestarte.
    Como bien sabes, Sina es una asociación de apoyo a la lactancia materna y crianza con apego llevada por madres voluntarias. La formación que tienen las asesoras es exclusivamente sobre temas de lactancia. Por lo tanto, desgraciadamente, desde Sina no podemos ayudarte con tu consulta sobre facultativos que realicen PVDC.
    En nuestro blog hay varios enlaces a otras webs entre las que se encuentra la de El Parto es Nuestro. ¿Has tratado de contactar con ellas?
    Te deseamos mucha suerte y quedamos a tu disposición para cualquier consulta sobre lactancia que necesites hacernos.
    Un saludo

Comentarios Cerrados.