Conferencia de Carlos González en Godella “Alimentación infantil”, el 15/V/2009. Resumen

teatro CAPITOLIO GodellaCarlos González comenzó su conferencia hablando de la “evolución” calórica de la leche materna, tanto a lo largo de una tetada como a lo largo de los meses, incluso años.

La composición de la leche materna varía: al comienzo de la tetada es más rica en agua y azúcares y su contenido en lípidos es bajo. A medida que el bebé sigue mamando, los lípidos van en aumento, hasta 5 veces más; de ahí la importancia de que se complete una tetada y no se retire al bebé de un pecho antes de que acabe.

También la composición calórica de la leche materna cambia durante la edad del bebé: tiene más calorías al año que a los 3 meses, y más a los dos años, así sucesivamente, con lo que la afirmación de mucha gente sobre que la leche materna a partir de “x” edad no alimenta, es totalmente falsa y contraria a la realidad.

La composición de la leche la regula el bebé de acuerdo a 3 factores: la duración de la tetada, el tiempo entre tomas y su succión.

El tamaño del estómago de un bebé es pequeño, así que, si se retira a un bebé del pecho antes de que llegue a la parte grasa, tendría que tomar mucho volumen de la leche del otro pecho (más aguada por estar al inicio de la tetada) para conseguir las mismas calorías. Puede suceder que tal gran cantidad no les quepa, y por lo tanto no tomen las calorías que necesitan.

Como es imposible, hasta para la madre, saber lo que ha tomado el bebé, es importantísimo que no se interfiera en ninguno de los factores. Eso se consigue con una lactancia a demanda.

En la actualidad, se recomienda la incorporación de la alimentación complementaria (esto es, otra cosa que no sea leche), a partir de los 6 meses.

Esta recomendación ha ido variando a lo largo de la historia, y no digamos ya, el orden de los alimentos… Llamó nuestra atención el que nuestros antepasados no dejaban comer fruta a los niños hasta pasados los 4 ó 5 años…; pero lo curioso del caso es que en un principio se introducía muy tarde la alimentación complementaria: a los 12 meses. Luego, a raíz de la incorporación de la leche de vaca en lugar del pecho (revolución industrial), se tuvo que adelantar muchísimo la incorporación de alimentos para paliar las deficiencias, sobre todo de vitaminas, de la leche de vaca.

Se continuó adelantando hasta tocar suelo, llegando a recomendar la incorporación de alimentos a los 15 días de vida del bebé. Posteriormente, y gracias a que las farmacéuticas han ido incorporando vitaminas a la leche de fórmula, se ha ido alargando otra vez la edad en la que se recomienda incorporar alimentos hasta la edad actual, 6 meses, pero hay visos de que esta edad todavía se va a retrasar más.

Por todo esto, vemos que no debe haber una urgencia real por hacer comer a nuestros pequeños. Por un lado, la leche materna (y también la de biberón) tiene más calorías que la fruta y las verduras (recordemos el pequeño tamaño del estómago de los bebés), por tanto no tiene sentido sustituir tomas de leche por papillas de verdura o fruta.

Si fuese una cuestión de carencia de algún nutriente realmente importante para el desarrollo del niño, los pediatras no se arriesgarían a que un bebé quiera comer o no, a que su mamá le prepare una buena papilla o no, darían unas gotas con el suplemento y listo. Entonces… ¿cuál es el motivo para introducir alimentos?, pues según Carlos González, el aprendizaje.

Es bueno que un bebé se “siente” a la mesa con los adultos, vea cómo comen, se interese por la comida…

Cuando un bebé coge un guisante con los dedos y se lo mete en la boca está aprendiendo mucho (psicomotricidad fina): acertar en la boca y no en un ojo (esto lo dijo en plan risas), aprender a decidir (si le gusta o no), a distinguir sabores y texturas, a comer solo…; en cambio, un bebé que se toma un puré no está aprendiendo nada, se lo da su madre, no distingue sabores ni texturas porque está todo triturado, y para el futuro no le sirve de mucho ya que los adultos no comemos la comida triturada.

En cuanto a la incorporación de alimentos, no está demostrado qué es mejor incorporar antes, así que eso da lo mismo. Hay que tener cuidado, sin embargo, con los alimentos alergénicos como huevo, leche (y derivados) y pescado. Carlos González no recomienda que se incorporen antes del año, hayan o no condicionantes familiares (por si acaso), la leche y derivados. Se refiere en este caso a niños de pecho, pues no necesitan tomar ningún lácteo más. Si el bebé ya toma biberones de leche artificial no hay problema en que tome yogures, incluso un poco de canelones con bechamel.

También nos habló de los cereales preparados para bebés. Este nombre obedece al marketing, lo mismo que los “cereales de desayuno”, pues su nombre correcto sería “harinas”. Con el nombre de “harinas” este producto sería mucho peor aceptado en el mercado. Es mucho más recomendable (y barato) prepararle al bebé cereales de verdad de forma casera que darle estos compuestos industriales. Por ejemplo, arroz hervido y aplastado (si el bebé lo acepta mejor).

Hizo referencia a la única carencia que puede haber si un bebé sólo toma leche, y es el hierro. La leche materna tiene muy poco hierro, pero es que debe llevar poco. Es curioso que el cuerpo materno filtra el hierro: si la madre toma suplemento de hierro la leche no se ve afectada. Dijo que los bebés tienen reservas incluso hasta bien pasado el año, y ¿de dónde las sacan?, pues del cordón umbilical. Si éste no se corta demasiado pronto el bebé dispone de reservas de sobra, pero hay bebés con los que no se ha tenido este cuidado.

Así que, puestos a incorporar alimentos, hacerlo con carnes, y si el bebé no quiere y se sospecha que le puede faltar hierro hacerle análisis y darle el suplemento necesario.

Recordemos que el estómago de los niños es pequeño, que necesitan tomar cosas que les aporten calorías con poco volumen, de ahí la explicación de que les gusten poco o nada las verduras y mucho la pasta, pero es porque las verduras les aportan muy pocas calorías. Si a un niño no le fuerzas a comer la verdura llegará un momento que comerá una poca, y luego más, pero si le fuerzas lo más probable es que acabe aborreciéndola.

Hizo mucho hincapié en dejar al niño “tranquilo”, en permitir que coma de lo que quiera, que los gustos cambian con la edad y con las necesidades de crecimiento y desarrollo. Tal vez un bebé con 9 meses come más que ese mismo bebé a los 2 años y es debido a que el crecimiento es más rápido con 9 meses que con 2 años. Y en caso de que ese niño no gane peso o incluso lo pierda, si tras los análisis y pruebas está bien, hay que dejarlo “tranquilo”. Si en los análisis se demuestra que presenta alguna carencia, se le dá el suplemento que le falte y se le deja tranquilo también, no hay que forzar a comer a los niños.

Haciendo historia, nos comentó que la preocupación por la cantidad que comen los niños no aparece en los libros de pediatría hasta que no se empezó a adelantar la edad de introducción de alimentos y las cantidades “fijas”: un plátano, una pera, una naranja, cuarto y mitad de pollo…, y que hoy en día es la causa principal de visitas al pediatra. Él lo atribuye a las expectativas, las recomendaciones de comida que ha de tomar un bebé son tan rígidas y exageradas que raro es el niño que las cumpla, ni un adulto diabético está sometido a tan férrea disciplina alimenticia.

Para terminar nos mostró las indicaciones alimentarias de un panfleto irlandés que se encontró un día y le llamó poderosamente la atención, por lo diferente que es de nuestros patrones y por que él considera que es el patrón correcto de introducción de alimentos.

IMG_1986--

Para empezar, es ilustrativo el dibujo: se ve a un niño comiendo solo (con la cuchara en una mano) y con un vaso (sin tapa de aprendizaje) en la otra, contento, con el plato lleno de trocitos (no triturado). Ya dentro se ve una gran cruz para que los alimentos no se den en biberón, cosa que aquí está muy extendida. Y otra clara diferencia, hablan de introducción de la cuchara, no introducción alimentaria.

Esperamos que disfrutárais de la conferencia los que asististeis, y para los que no pudisteis venir, de alguna manera os queremos transmitir la información.

Gracias a todas las mamás voluntarias de Sina y a las amigas de Sina que se han implicado con nosotras: Lorena (que ha hecho muchísimas fotos), Lilian (por su colaboración en el resumen), Chelo (nuestra magnífica becaria) y tantas otras. También al Ayuntamiento de Godella. Desde aquí nuestro agradecimiento.

Grupo de Trabajo Sina Comunicación y Reivindicación

.

Conferencia de Carlos González en Godella (15/V/2009): crónica y fotos

Alimentación complementaria: folleto recomendado por Carlos González en su Conferencia (Godella, 15/V/2009)

¿Por qué existen las leches de continuación?

“Comer, amar, mamar: Guía de crianza natural”: los tres clásicos de Carlos González en un solo volumen

“Extracción, conservación y administración de leche materna I”: EXTRACCION DE LECHE

“Extracción, conservación y administración de leche materna II”: CONSERVACION DE LECHE

“Extracción, conservación y administración de leche materna III”: ADMINISTRACION DE LECHE

¿Amamantar y Trabajar? SÍ, puedes.

Cómo saber que un profesional de la medicina NO apoya la Lactancia Materna

Menos del 30% de las madres españolas amamanta a su bebé hasta los seis meses

3 Respuestas

  1. amparo

    Antes de nada agradecerte esta sinopsis de la conferencia de Carlos Gonzalez.

    Yo tengo un Bebe de 6 meses y una semana, y aunque es mi segundo hijo, en el tema de la alimentacion tengo muchas dudas. Pues los consejos pediátricos han cambiado mucho(mi hijo mayor tiene 8 años), y aún así no son , a mi juicio, los más adecuados a la fisiologia del bebe.

    Compraré el libro de Carlos Gonzalez y en la medida de lo posible procuraré seguir sus consejos que me parecen de un sentido común aplastante.

    Saludos
    Amparo

  2. Lucia Vlc

    hola chicas,
    ya os di las gracias en otro lado sobre la conferencia. Estuve buscando el vínculo para las recomendaciones irlandesas al respecto de la introducción de cuchara “spoonfeeding”, y hasta que no lo he encontrado, no he parado. Es el que mostró C.Glez y es muy simpático e ilustrativo. Está en inglés, obviamente, pero seguro que alguna de vosotras lo quiere conservar.

    http://www.irishhealth.com/clin/documents/Starting_to_spoonfeed_your_baby.pdf

    Un saludo a todas, y nos vemos en la feria alternativa.
    Lucía vlc

  3. Hola Lucía vlc,

    ya tenemos traducido el folleto que mencionas, a petición de algunas de nuestras socias que no hablan inglés. En breve lo encontraréis en esta misma web.
    Saludos

Comentarios Cerrados.