Mamás de SINA I: Mª José

publicado en: Nuestras historias | 0

Con motivo del próximo día de la madre, iremos publicando unas cuantas historias de nuestras mamis.

felicidades

.

¡FELICIDADES A TODAS!

felicidades-ii

ññ

ll

ññ

La historia de Mª José

mjose1Desde el principio de mi embarazo decidí dar de mamar a mi hijo, así que cuando estaba en los últimos meses empecé a recopilar información sobre la lactancia materna. Acorde con los tiempos que corren, me conecté a Internet y entre la información que encontré había una referente a grupos de apoyo a madres que dan de mamar a sus hijos.

Me pareció curioso y decidí acudir a uno de ellos: elegí el de SINA por estar en el centro de Valencia. Y allí me dirigí una tarde y me encontré con madres que daban de mamar a sus hijos y me contaron sus experiencias, me recomendaron un libro de un tal Carlos González “Un regalo para toda la vida”, y me dieron sus teléfonos.

Mientras me dirigía esa misma tarde a comprar el mencionado libro, pensé que eran muy agradables, pero difícilmente las volvería a ver porque mamar debía ser tan fácil como tener unas tetas y un bebé, y yo dentro de poco tendría a ambos.

En la última semana de mi embarazo, mi ginecóloga decidió que debería tener a mi hijo mediante una cesárea programada. Me resistía a la idea e incluso pensé en cambiar de ginecóloga pero también pensé que era una locura debido a mi avanzado estado de gestación.

Y además en la última visita me indicó que esas “nuevas ideas” sobre dar de mamar al bebe inmediatamente después de nacer ni se me ocurrieran; como manda la tradición deberían transcurrir no sé cuántas horas entre el momento del parto y el amamantamiento. Inmediatamente recordé el libro de Carlos González, donde indica las dificultades de dar de mamar a tu bebé cuando se trata de cesárea y sobre todo si el bebé no se pone al pecho inmediatamente; y el pánico y el miedo me inundaron. Así que mientras hacía los preparativos para ir al hospital, cogí los teléfonos que me habían dado en SINA.

El parto fue mediante cesárea pero salí del quirófano con mi hijo encima de mi pecho y le di de mamar inmediatamente en la habitación. Mientras mis manos inexpertas y torpes intentaban acariciar a mi bebe llevándole hacia donde estaba mi pecho, me crucé con los ojos azules de mi ginecóloga que me miraban con mucho afecto desde el otro lado de la cama. Pensé que “esas ideas nuevas y raras” ya no le parecían tan desafortunadas.

Aunque estuve todo el día con mi hijo en la cama ofreciéndole el pecho, éste se mostraba muy nervioso, parecía no querer el pecho, apenas mamaba y me dolía mucho cuando intentaba succionar el pecho izquierdo. Ni la familia, amistades y mucho menos el personal sanitario supieron ayudarme, y como ocurre en estos casos todos me dijeron “que eso de dar de mamar era muy difícil y que lo mejor debido a los continuos llantos del bebé era el biberón”.

Entonces saqué mi libro de Carlos González donde tenía los teléfonos de SINA. Llamé apresuradamente a Ana (creía recordar que así se llamaba la chica que me dio los números de teléfono de SINA) y acudió rapidísimamente al hospital. Se interesó muy afectuosamente por mí y por mi hijo, me escuchó con mucha paciencia y cariño y me dijo que había llamado a otra madre de SINA que pronto vendría. A los pocos minutos apareció, se llamaba Tania y no sólo estuvo conmigo durante esa mañana, sino que también me visitó durante esa misma tarde y los días siguientes que permanecí en el hospital e incluso el mismo día que me dieron el alta.

SANY1699Y así fue como día tras día con sus continuas visitas al hospital donde siempre me daba mucho cariño, ánimo y apoyo (además de utilísimos consejos sobre cómo dar de mamar, la postura adecuada, la posición del bebé…), salí del hospital dando de mamar a mi hijo.

Durante los meses siguientes nos seguimos viendo y sobre todo hablando continuamente por el móvil. Yo tuve otros problemas con la lactancia (que pueden ser objeto de otro relato), pero Tania siempre estuvo ahí ayudándome.

Y regresé al local de SINA donde he conocido a otras madres con las que me siento orgullosa de compartir mis aventuras en esto de la lactancia materna.

mc2aa-joseMi hijo tiene 13 meses y sigue mamando.

He sido y continuo siendo muy feliz cuando doy de mamar a mi hijo y sinceramente creo que lo he logrado gracias al apoyo y el cariño de las madres de SINA.

La historia ññ

Comentarios Cerrados.