Carta de Mar C. en Las Provincias

A Mar Carrascosa (socia de sina) le publicaron ayer (domingo, 31 de agosto) una carta en el periódico Las Provincias. Una carta en nombre de todas nosotras. Léela aquí.

Señora Ministra,
con gran consternación escucho que su gobierno pretende conciliar la vida familiar y la laboral invirtiendo 1000 millones de euros en 300.000 plazas de guardería de 0 a 3 años.
Según Usted, esto se realiza “mirando a las mujeres”.

Doña Mercedes, ¿de verdad cree usted que las mujeres queremos dejar a nuestros bebés de 0 AÑOS en una guardería?
Eso no es conciliar vida familiar con vida laboral.  Eso es renunciar a tu vida familiar para dedicarte a la laboral, especialmente teniendo en cuenta los horarios de trabajo que hay en España.

Nuestros niños se educan sin padres y después nos asombramos de su violencia, su pasotismo y su fracaso escolar.

Un bebé, un niño pequeño tiene que estar con su madre y no en guarderías cogiendo virus para los que su organismo no está preparado, sufriendo mordiscos y golpes por parte de compañeros sin poder huir ya que no saben andar y sin ser calmados sus llantos porque las maestras tienen a 14 niños más a los que atender.
Créame, soy maestra de infantil y sé de lo que hablo.

Por otra parte, la OMS recomienda Lactancia Materna Exclusiva durante los seis primeros meses. ¿Cómo pretende usted que amamantemos a nuestros bebés durante esos 2 meses que estamos trabajando?

Lo que las mujeres queremos no es parir y dejar a nuestros bebés todo el día en guarderías.
Lo que las mujeres queremos es una baja maternal digna a la altura de otros países europeos donde cada niño tiene la gran suerte de tener a su madre a su lado durante la etapa más importante de su vida.

Le saluda atentamente,

M. Carrascosa

2 Respuestas

  1. Completamente de acuerdo. Acabo de dejar a María en la guardería (he tenido “suerte” y he podido apurar hasta que ha tenido 6 meses) y no se me quita el nudo de la garganta.

  2. Un fuerte aplauso. Desdeluego es lo que pensamos muchas madres pero por desgracia no todas. Pero es un
    mensaje que debería leer unas cuantas veces la señora ministra. Que por lo menos sepa que no nos engaña con lo de la conciliación de la vida laboral con el desastre de la vida familiar y social.

Comentarios Cerrados.